Fe y Crecimiento

A menos que nos mantengamos alerta, el pecado nos arrastrará poco a poco y extinguirá la vitalidad de nuestra relación con Jesús.

Ir a las preguntas

Esta es la lección 6 de 9 en la serie Señales de advertencia.


La iglesia en Sardis tenía una reputación de vitalidad espiritual, pero no era nada más que una pantalla. De hecho, la iglesia estaba en terapia intensiva y ni siquiera lo sabía. El mensaje de Jesús a ellos fue de despertar de su complacencia acerca del pecado, y tomar medidas correctivas antes de que fuera demasiado tarde.

No seas tan despistado con respecto al pecado

La ciudad de Sardis era una fortaleza que nunca había sido tomada por la fuerza. Del mismo modo que esto llevó a los ciudadanos a estar complacientes sobre su seguridad, la iglesia se había vuelto complaciente con el pecado.

Apocalipsis 3:1-2 …“Yo sé todo lo que haces y que tienes la fama de estar vivo, pero estás muerto. ¡Despierta! Fortalece lo poco que te queda, porque hasta lo que queda está a punto de morir. Veo que tus acciones no cumplen con los requisitos de mi Dios.”

Esta iglesia estaba prácticamente muerta y sin darse cuenta de ello. Había un problema en sus acciones – su estilo de vida no estaba a la altura. Tenían que despertar y tomar conciencia de su verdadera condición, y tratar con ésta de inmediato, antes de que fuera demasiado tarde. También nosotros podemos no tener ni idea acerca de las maneras que permitimos que los pecados de nuestra cultura se metan en nuestras vidas. Gradualmente absorbemos la codicia, la violencia, la ética sexual, o la falta de veracidad de nuestra sociedad hasta que llega a parecer normal y ni siquiera nos dimos cuenta.

Jesús se toma muy en serio el pecado

Esta severa advertencia que Jesús le da a la iglesia de Sardis nos dice lo que piensa Dios sobre el pecado. Estaba preparado para enfrentarlos con decisión y rapidez por su pecado a menos que hicieran algo al respecto.

Apocalipsis 3:3 …Si no despiertas, vendré a ti de repente, cuando menos lo esperes, como lo hace un ladrón.

Nosotros podremos bajar la guardia en cuanto al pecado, pero Jesús nunca lo hará. No debemos confundir su gracia o la paciencia con la apatía hacia el pecado. Odia el pecado, ya que trae muerte (versículo 2). Nosotros también deberíamos adoptar la misma actitud con respecto al pecado.

[Relacionado: ¿Qué es la ira de Dios?]

Siempre debes estar alerta sobre el pecado

La fortaleza de Sardis nunca fue conquistada por un ataque directo – solamente por la espalda. La gente se siente tan segura que ha bajado la guardia y los enemigos han entrado. De la misma manera, si no vemos el pecado como una amenaza inmediata, podemos derivar de Dios. Dejamos de hacer lo que se necesita para mantenerse espiritualmente vivo. A la luz de esta tendencia, Jesús nos llama a una vida de constante renovación.

Apocalipsis 3:3  Vuelve a lo que escuchaste y creíste al principio, y retenlo con firmeza. Arrepiéntete y regresa a mí.

La vida cristiana debe incluir el de volverse a Dios continuamente. No esperes hasta que sea demasiado tarde o hasta que casi no quede nada. Que sea un hábito diario – o lo más a menudo como sea necesario – para despertar y evaluarte a ti mismo. Cada vez que te des cuenta de incluso la más pequeña desobediencia, arrepientete de inmediato, y vuélvete a lo que sabes que está correcto.

[Relacionado: Lo que mi hijo de tres años me enseñó sobre pelear contra el pecado?]

[Relacionado: ¿Cuál es el verdadero arrepentimiento?]

[Relacionado: La culpa y el arrepentimiento]

[Relacionado: ¿Tengo que confesarme con los demás?]

La batalla contra el pecado vale la pena

En Sardis, había algunos cristianos que no había dejado que el pecado influenciaron en sus vidas. Para ellos, Jesús prometió una recompensa.

Apocalipsis 3:4-5 Sin embargo, hay algunos en la iglesia de Sardis que no se han manchado la ropa con maldad. Ellos caminarán conmigo vestidos de blanco, porque son dignos. Todos los que salgan vencedores serán vestidos de blanco. Nunca borraré sus nombres del libro de la vida, sino que anunciaré delante de mi Padre y de sus ángeles que ellos me pertenecen.

Los que no dejan que el pecado se meta en ellos caminarán con Jesús. Será evidente para todos que pertenecen a él. Serán celebrados ante Dios y sus ángeles.

Jesús es “aquel que tiene el Espíritu de Dios de siete aspectos (o los siete espiritus de Dios” (versículo 1). Eso significa que tiene el poder para que podamos vivir una vida que le honra. Por el poder del Espíritu, podemos estar alerta a los efectos del pecado y vivir una vida que honra a Dios continuamente.

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. Cuenta acerca de un tiempo cuando pensabas que estabas haciendo realmente bien en algo, pero te diste cuenta de que ni tenías idea de lo que estaba pasando. ¿Qué pasó?
  4. Lee Apocalipsis 3:1-2. En tus propias palabras, explica el problema que Jesús identificó en la iglesia de Sardis.
  5. En tu opinión, ¿cuáles son algunas formas en que los pecados de la cultura circundante se ha metido gradualmente en la iglesia de hoy?
  6. Lee Apocalipsis 3:3. ¿Qué tenían que hacer los cristianos de Sardis? Explica.
  7. En el versículo 3, ¿en qué clase de peligro está la iglesia si no toman medidas de acción?
  8. Lee Apocalipsis 3:4-5. ¿Qué opinas que significa ser victorioso en esta situación?
  9. En el verso 5, ¿Qué te gusta más acerca de la recompensa prometida a los que son victoriosos?
  10. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

Herramientas ministeriales: