Vida y Relaciones

Los niños pelean con sus padres con pasión y abandono completo. Debemos tomar nuestra lucha contra el pecado de la misma manera.

Ir a las preguntas

A los niños les encanta pelear. Son energéticos, enfocados, apasionados y se entregan a pelear totalmente. A veces los padres incluso tienen las cortaduras y raspones para probarlo. Actualmente, hay una lección espiritual que puede ser aprendida de la manera que nuestros hijos pelean.

Tu pelea en contra del pecado es una lucha

El apóstol Pablo habla bastante de pelear contra el pecado. De la misma manera que los niños pelean y luchan con sus padres, debemos pelear contra el pecado. Luchar contra el pecado es como un encuentro de lucha. No es algo que se hace a medias.

1 Corintios 9:26-27 Por eso yo corro cada paso con propósito. No solo doy golpes al aire. Disciplino mi cuerpo como lo hace un atleta, lo entreno para que haga lo que debe hacer. De lo contrario, temo que, después de predicarles a otros, yo mismo quede descalificado.

La Biblia dice que de la misma manera en que entrenas duro para ser bueno en un deporte, necesitas acondicionar tu cuerpo para pelear contra el pecado.

Debes tomar seriamente la lucha contra el pecado

Muchas veces, no tomamos el pecado muy seriamente. Los niños son apasionados cuando luchan. Le entran de lleno. Si eres cristiano, debes atacar el pecado de la misma manera. La Biblia dice que si tu ojo te es ocasión de pecar, sácatelo. Es a ese nivel que debemos pelear contra el pecado. Piensa en los pecados con los que estás batallando y las acciones que estás tomando para pelear en contra de ellos. Háblalo con un mentor, amigo o un grupo de conexión y ataca el pecado que está en tu vida.

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. Lee 1 Corintios 9:26-27. ¿Cómo compararías la disciplina para resistir al pecado con la disciplina necesaria para estar en buena forma o para ser un gran atleta?
  4. ¿Alguna vez te encuentras a ti mismo minimizando o racionalizando tu pecado? Explica.
  5. Lee Proverbios 6:16-19. Dios no se queda neutro cuando se trata del pecado. Comparte cualquier tendencia que notas en ti mismo,a que se mencionan en este versículo. ¿Existen otros pecados con los que batallas más?
  6. ¿Qué tan duro trabajas atacando o luchando con tu pecado?
  7. Lee Romanos 7:18-19 ¿En qué maneras te puedes relacionar con el apóstol Pablo en estos versículos?
  8. Lee Romanos 7:24-25. ¿Que esperanza encuentras en estos versículos?
  9. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

ENLACES Y DESCARGAS