Equipos y Liderazgo

Así que ya saben cómo hacer discípulos. Pero ¿cuál es el producto final?

Ir a las preguntas

Esta es la lección 3 de 3 en la serie Entrenamiento para el mentor.


En la primera lección de esta serie hemos explicado el por qué debes convertirte en un hacedor de discípulos. En la segunda lección explicamos cómo hacerlo en la práctica. En esta lección te mostraremos cuál debe ser el producto final.

El hacer discípulos debe ser algo normal para los cristianos y no algo excepcional

Se supone que el discipulado, o sea el hacer discípulos es algo normal y no algo excepcional. Si eres un seguidor de Jesús totalmente devoto, debes dar tu mejor energía a ayudar a la gente a buscar de Dios. Pero, ¿como es un discípulo de Jesús? Si no podemos responder a esa pregunta, realmente no sabemos lo que estamos tratando de hacer. En nuestros recursos, definimos el discipulado en términos de tres características principales como se indica en nuestra serie de Fundamentos.

[Serie Relacionada: Fundamentos]

Los hacedores de discípulos hacen discípulos de “Círculo completo” – o sea, seguidores de Cristo que confían en Jesús, honran a Dios, y ayudan a otros a buscar de Dios. Como mentor, tu objetivo no es pasar a la gente a través de un plan de estudios, sino llevarlos a través del“círculo completo”.

[Relacionado: 4 etapas de mentoría bíblica]

Paso uno: Confiar en Jesús

Cuando Jesús envió a sus discípulos a hacer discípulos, él no les estaba pidiendo que ayudarán a los cristianos a ser cristianos más inteligentes. Él quería que buscarán personas que estaban lejos de Dios y los invitarán a una búsqueda de Dios. Esa búsqueda empieza con una confianza personal en Jesús.

No olvides que el evangelismo es una parte del discipulado. Asegúrate de mantener en mente el “momento decisivo de fe” para las personas que aún no han confiado en Jesús para su salvación. Comienza con temas que añaden valor a la vida de las personas, pero ten en cuenta el tema más importante: el Evangelio de Jesucristo. Construye una relación que se gane el derecho de presentarle a Jesús a alguien. Este proceso puede tardar meses o años, pero no hagas a un lado este primer paso fundamental en la búsqueda de Dios de una persona.

[Relacionado: Escuchando por el momento decisivo de alguien]

Segundo paso: Honrar a Dios

Tu segundo objetivo en el discipulado es ayudar a alguien a vivir su vida diaria que honre a Dios. El fruto de una vida entregada a Dios es innegable. Un verdadero encuentro con la gracia y el perdón de Jesús nos lleva a actuar. La vida cristiana no se trata de un pase libre para vivir como queramos. Nos convertimos en gente nueva desde el interior, y eso significa un cambio en el exterior.

2 Corintios 5:17 Esto significa que todo el que pertenece a Cristo se ha convertido en una persona nueva. La vida antigua ha pasado; ¡una nueva vida ha comenzado!

Los seguidores de Jesús se someten a su perspectiva. Desarrollan un punto de vista bíblico y lo viven con la ayuda del Espíritu Santo y otros creyentes.

Tercer paso: Cómo ayudar a otros a buscar de Dios

Lamentablemente, la mayoría de los cristianos piensan que la vida cristiana sólo tiene dos fases. Ellos creen que si “oran la oración de fe” llegaran al cielo. Los discípulos fieles van un paso más allá, participando con Dios para vivir una nueva clase de vida. Pero muy pocos cristianos obedecen el llamado de Dios en sus vidas para activamente hacer discípulos.

Una vez que alguien ha confiado en Jesús para su salvación, y tan pronto como ha empezado a vivir una vida que honra a Dios, está listo para ayudar a otra persona a buscar de Dios a través de la mentoría bíblica (hacer discípulos). Ocurre algo especial cuando la gente común ha sido empoderada para desempeñar el ministerio verdadero, hablando la verdad en amor con las personas a su alrededor en relaciones del diario vivir. Aquellas personas comunes terminan profundizando su propia fe y madurando.

Efesios 4:15 En cambio, hablaremos la verdad con amor y así creceremos en todo sentido hasta parecernos más y más a Cristo, quien es la cabeza de su cuerpo, que es la iglesia.

La gente común crece cuando habla la verdad en amor. Dejan de ser los consumidores fe en busca de alguien más para alimentarlos y hacerlos fuertes. Este era el secreto de la iglesia cristiana primitiva: que no tenía pastores celebridades o conciertos cristianos. Eran hacedores de discípulos, y eran impulsados por un sentido de misión y por el poder del Espíritu Santo.

[Relacionado: Fundamentos – Lección #3]

El discipulado es un círculo completo

Una cultura discipuladora es donde todos entienden lo que significa el discipulado – ir círculo completo en los tres pasos presentados anteriormente. Cuando todos lo entienden, todos empiezan a hacerlo. En última instancia, eso significa que todos se convierten en mentores.

2 Timoteo 2:2 Me has oído enseñar verdades, que han sido confirmadas por muchos testigos confiables. Ahora enseña estas verdades a otras personas dignas de confianza que estén capacitadas para transmitirlas a otros.

[Relacionado: 3 Tipos de “casi” discípulos]

La mentoría comienza en el hogar y se extiende a otros en tu círculo de influencia. Jesús cambió el mundo con sólo mentorear a unos pocos y luego enseñándoles a hacer lo mismo. Esta es la estrategia simple de Dios para alcanzar cada generación. Si todos mentorean unos pocos en una forma simple y reproducible, entonces con el tiempo todos serían un mentor y tendrían un mentor. Esto es discipulado.

2 Timoteo 2:2 Me has oído enseñar verdades, que han sido confirmadas por muchos testigos confiables. Ahora enseña estas verdades a otras personas dignas de confianza que estén capacitadas para transmitirlas a otros.

[Relacionado: Tres listas de personas para mentoría bíblica]

Lo mejor que puedes hacer en la vida es hacer discípulos de Jesús – y lo segundo más grande que puedes hacer es que otros lo sean. No hay mayor vocación, porque la gente y sus destinos eternos es lo que más le importa a Dios.

[Relacionado: Compartiendo la verdad correcta en el momento correcto]

[Relacionado: Comprendiendo las etapas de la búsqueda de Dios]

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. Lista algunas palabras para describir cómo te sientes por mentorear (emocionado, nervioso, inseguro, etc). ¿Por qué usas estas palabras?
  4. ¿Por qué crees que Jesús confió su ministerio a personas comunes a quienes entrenó para el ministerio?
  5. Lee Deuteronomio 30:19-20. ¿Cómo es el mensaje de Moisés similar a nuestro mensaje cuando mentoreamos a los demás?
  6. Lee Efesios 4:15. Explica en tus propias palabras lo que significa“círculo completo” definición las tres verdades de Fundamentos.
  7. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

Herramientas ministeriales: