Fe y Crecimiento

Jesús tenía algo en mente cuando llamó a sus discípulos para que lo siguieran. Pero la mayoría de los cristianos no le dan al blanco.

Ir a las preguntas

Jesús tenía algo en mente cuando llamó a sus discípulos para que lo siguieran. Una lectura cuidadosa de la Biblia hará obvio que un cristiano bíblico hace tres cosas: confía en Jesús, honra a Dios y ayuda (discípula) a otros. Aquí está la imagen:

Pero la mayoría de los buscadores espirituales de hoy se detienen muy por debajo de la imagen que Jesús tenía en mente para sus seguidores. Esas personas caen en tres campos básicos, que se enumeran a continuación. Identifica dónde quedas en la imagen y, después, conéctate con un grupo o mentor para tomar el paso de acción prescrito.

[Serie relacionada: Fundamentos]

El “buscador de la verdad”

El “buscador de la verdad” va a la iglesia e incluso puede identificarse como un cristiano. Muchos buscadores de la verdad crecieron en un hogar cristiano – aunque algunos son nuevos en la iglesia.  Algunos buscadores de la verdad incluso pueden parecer que están yendo “círculo completo” – tratando de vivir vidas que honran a Dios y trabajan duro para ayudar a otras personas en la sociedad. Pero hay un problema simple: todavía no han confiado en Jesús para su salvación.

Romanos 10:9  Si declaras abiertamente que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de los muertos, serás salvo.

Según la Biblia, ir a la iglesia no te hace cristiano. Ni tampoco vivir una vida honorable. “Empezamos una relación con Dios confiando en Jesús”. Así que si tú no has puesto personalmente tu fe en Jesús – confiando en su poder para salvarte y su perspectiva para guiarte – entonces técnicamente no has comenzado. No puedes tomar el segundo y tercer paso si no has dado el primer paso.

Paso de acción: Habla con un grupo o mentor sobre cómo “llegar a tu momento de fe”.

El “Cristiano Carnal”

Las iglesias por toda América están llenas de estos “cristianos carnales” – aquellos que han llegado al Paso 1, pero no más. Tal vez han orado una oración en un retiro o durante una llamada al altar. Probablemente incluso han sido bautizados. Pero eso es lo más lejos que han llegado. Su fe es puramente teórica, rara vez entrecruzándose con la vida diaria. Luchan regularmente con el pecado. Si su versión del cristianismo fuese a juicio, no tendrían suficientes pruebas para ganar.

Santiago 2:18  Ahora bien, alguien podría argumentar: “Algunas personas tienen fe; otras, buenas acciones”. Pero yo les digo: “¿Cómo me mostrarás tu fe si no haces buenas acciones? Yo les mostraré mi fe con mis buenas acciones”.

La intención de Jesús no fue que nosotros usáramos su gracia ilimitada como una licencia para pecar. La actitud de arrepentimiento (presente en nuestro momento de fe) debe resultar en el fruto de arrepentimiento en nuestras acciones y hábitos diarios.

Paso de acción: Habla con un grupo o mentor sobre los Hábitos y una vida empoderada por el Espíritu.

El “Cristiano consumidor”

Hay un tipo más de cristianos por ahí que se queda corto de lo que Jesús envisiona para sus seguidores. El “cristiano consumidor” ama a Jesús, asiste regularmente a la iglesia e incluso participa en estudios bíblicos. Este seguidor de Cristo consume sermones, libros, devocionales, alabanzas y más. Esta persona vive una vida que honra a Dios, obedeciendo a todos menos a un mandato importante:

Mateo 28:19 Por lo tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Los seguidores de Jesús de círculo completo son llamados a ayudar a otros a buscar de Dios. Pero hacer discípulos (lo llamamos “mentoría”) puede ser intimidante incluso para los cristianos más experimentados. Como resultado, la mayoría de los cristianos nunca lo hacen, dejando esta tarea a los pastores y otros “profesionales”. Pero Jesús nos llama a todos a ser hacedores de discípulos, no sólo a ser consumidores de material de discipulado.

Paso de acción: Toma nuestra serie de Entrenamiento para el mentor para aprender a usar nuestros recursos para hacer discípulos.

Dondequiera que estés en tu búsqueda de Dios hoy, sigue avanzando hasta llegar a ser el discípulo que Jesús imaginó.

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. Piensa en la historia de tu vida. ¿Cuándo y cómo hiciste la transición de un buscador de la verdad a un cristiano de la Verdad 1?
  4. ¿Cuándo hiciste la transición de un cristiano de Verdad 1 a un cristiano de Verdad 2? ¿Qué factores ayudaron a que eso pasara?
  5. ¿Haz hecho la transición a un cristiano de “círculo completo”? ¿Qué  evidencia darías para apoyar tu respuesta?
  6. ¿Es posible de ir y venir entre las etapas? Explica.
  7. Llévatelo: Escoge uno de los pasos de acción dados en este artículo para completar con un grupo o mentor.

ENLACES Y DESCARGAS