Equipos y Liderazgo

Convertirse en un mentor usando nuestros recursos en línea requiere un poco de planificación por adelantado. Comienza pensando en quién está en tu “lista negra”, en tu lista activa, y en tu lista pasiva.

Ir a las preguntas

Si estás listo a usar las herramientas y recursos de buscadeDIOS entonces debes tener en cuenta a quién mentorear. Hay 3 listas para clasificar a las personas y las relaciones de mentoría que tienes con ellos. Considera en qué lista encajarian las personas en tu vida.

[Relacionado: Cómo ayudar a alguien a buscar de Dios | El método “BAEX”]

  • Lista #1 es tu “lista negra”. En esta lista están las personas que estarías dispuesto a mentorear. Estas personas serían receptivas en una relación de mentoría.
  • Lista #2 es tu lista activa. Estas son las personas con las que has iniciado una relación de mentoría. Ellas entienden lo que es la mentoría y cómo usar el método BAEX. Te reúnes con ellos regularmente para discutir temas de buscadeDIOS.
  • Lista #3 es tu lista pasiva. Esta es la lista de personas que han llegado al final de una relación de mentoría activa. La esperanza es que cuando lleguen a esta lista ya están mentoreando a otros. Todavía los estás mentoreando pasivamente cuando están en esta lista, lo que significa que te reúnes con ellos menos seguido, pero todavía te mantienes en comunicación con ellos.

Ayuda comparar las relaciones de mentoría con la crianza. Activamente crías a tus hijos hasta los 18 años y luego los deja salir al mundo y pasivamente los crias. No te alejas por completo de sus vidas, pero los chequeas con menos frecuencia y dejas que ellos hagan las cosas por su cuenta. Esta es una gran manera de pensar acerca de cómo funcionan estas tres listas de mentoría. Vas paso a paso hasta que la persona que mentoreas llegue a mentorear a otros.

[Relacionado: Cuándo dejar de mentorear a alguien]

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. Escribe tus tres listas de personas. Habla al respecto. Prepárate para tomar medidas al respecto.
  4. ¿Cuántas personas puede tener un mentor en su lista “activa”? Explica.
  5. ¿Por cuánto tiempo es saludable tener a alguien en tu lista activa? Explica.
  6. ¿Cómo estas tres listas se pueden relacionar al ministerio de grupos de conexión en la iglesia? Si eres el líder del grupo de conexión, ¿debería todo tu grupo estar en tu lista “activa” de mentoría personal? Explica.
  7. Cuando se trata de actualmente mentorear a alguien, ¿qué tan importante es programar una hora semanalmente?
  8. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

ENLACES Y DESCARGAS