Fe y Crecimiento

Este tema es una adaptación del canal de YouTube de Scott Creps.

Ir a las preguntas

El tema de la ira de Dios no es una de las doctrinas más populares. Para algunos, la idea de la ira de Dios evoca imágenes de un Dios vengativo que le gusta castigar a los malhechores. Otros piensan que Dios es un Dios todo aceptador y amador y nunca se enoja con nadie. Aunque esta idea sea tan popular, la Biblia tiene una visión diferente de lo que es la ira de Dios.

Comprendiendo la ira de Dios

La Biblia muestra que Dios ama todo lo que es bueno y correcto y se ajusta a su carácter moral. Por lo tanto, tiene sentido que iba a odiar todo lo que se opone a su carácter. Esta es la esencia de la ira de Dios. El teólogo Wayne Grudem ofrece una definición útil: “la ira de Dios significa que él intensamente odia todo pecado.” (Todo este artículo está gracias a la Teología Sistemática de Grudem). La ira de Dios se centra en el pecado. En otras palabras, Dios no odia a la gente sino el pecado.

La ira de Dios en el Antiguo y Nuevo Testamento

La ira de Dios se encuentra en toda la Biblia. En el AT, nos encontramos con numerosas representaciones de la ira de Dios, sobre todo cuando su pueblo en gran medida pecan contra él (ver Éxodo 32:9-10; Deuteronomio 9:7-8). Pero la ira de Dios no se limita al AT. En el libro de Apocalipsis, Dios nos dice que va a derramar su ira sobre los que no se arrepientan. Y el libro de Juan deja claro que la ira espera a aquellos que rechazan a Jesús.

Juan 3:36 Los que creen en el Hijo de Dios tienen vida eterna. Los que no obedecen al Hijo nunca tendrán vida eterna, sino que permanecen bajo la ira del juicio de Dios.

La ira de Dios es una respuesta

La ira de Dios es diferente de sus otros atributos. Por ejemplo, Dios es amor (1 Juan 4:8). Este es Quién Él es. El amor es central a su persona. Antes de que Dios creara algo o alguien, Dios todavía amaba a través de las relaciones amorosas de los miembros de la Trinidad. La ira de Dios, sin embargo, es una reacción contra el pecado humano. Y es bueno que Dios aborrece el pecado. Si Dios no odiara el pecado, entonces la única conclusión sería que a Dios le gusta o al menos tolera el pecado. Dios retarda su ira todo el tiempo que pueda. Él es paciente con nosotros, para que no tengamos que enfrentar su ira (Romanos 2:4).

No tienes que enfrentar la ira de Dios

La buena noticia es que no tienes que experimentar la ira de Dios. La Biblia deja claro que la fe en Jesús significa que ya no recibirás la ira de Dios.

Romanos 5:9  Entonces, como se nos declaró justos a los ojos de Dios por la sangre de Cristo, con toda seguridad él nos salvará de la condenación de Dios.

Jesús no te permite experimentar la ira de Dios. Pero la clara enseñanza de la Biblia sobre la ira de Dios significa que debemos estar dispuestos a compartir con otros las buenas nuevas de Jesús, para que puedan evitar el juicio.

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. ¿Por qué es importante entender lo que la Biblia dice acerca de la ira de Dios?
  4. ¿Cómo responder a las doctrinas que nos hacen sentir incómodo?
  5. ¿Por qué es la ira una respuesta adecuada de parte de Dios al pecado?
  6. Lee Juan 3:36. De acuerdo con este versículo, ¿qué tienes que hacer para recibir la ira de Dios?
  7. Lee Romanos 5:9. ¿Cómo nos salva Jesús de la ira de Dios?
  8. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

ENLACES Y DESCARGAS