Fe y Crecimiento

A la mayoría de las personas les resulta difícil perdonarse a sí mismos por los errores que han cometido. Aquí hay tres razones por las cuales a las personas les resulta difícil perdonarse a sí mismos.

Ir a las preguntas

Esta es la lección 1 de 5 en la serie Increíble. Ver también la Edición Infantil de esta lección.


Dios promete cosas que parecen imposibles e inalcanzables. Él dice que puede sanarnos, transformarnos, perdonarnos e incluso hacernos una nueva persona. ¡Esas verdaderamente son promesas increíbles! Pero luego respalda su retórica exagerada con resultados increíbles.

Aquí te damos una afirmación increíble hecha por Dios: él puede ayudarte a perdonarte a ti mismo. A la mayoría de las personas les resulta difícil perdonarse a sí mismos por los errores que han cometido. Aquí hay tres razones por las cuales a las personas les resulta difícil perdonarse a sí mismos. La gente no puede perdonarse a sí mismos sobre:

Errores que no deberían haber cometido en primer lugar,

Algunas personas tienen una especie de “política de cero tolerancia” para sí mismos. Estas personas perfeccionistas experimentan una gran culpa cuando cometen errores que piensan que no deberían haber cometido en primer lugar. Y debido a eso no pueden perdonarse a sí mismos.

[Relacionado: Si luchas con la falta de perdón]

Errores que cometieron en el pasado

Estas personas tienen dificultad para perdonarse a sí mismas por transgresiones gravísimas cometidas en su pasado. Los recuerdos de los errores cometidos en el pasado se repiten una y otra vez en sus mentes una y otra vez en un ciclo sin fin de auto-juicio.

Errores que cometieron por las oportunidades perdidas

Muchas personas viven con gran pesar y culpa por las oportunidades perdidas que no aprovecharon en sus vidas. Los padres distraídos o adictos al trabajo experimentan tremenda culpa por la pérdida de oportunidades cuando sus hijos estaban creciendo. Maridos perdieron a sus esposas porque hicieron del trabajo o del dinero su amante y perdieron las oportunidades para invertir en su matrimonio.  

No hay mayor lección del perdón en la Biblia que la del apóstol Pablo. Saulo, que más tarde se convirtió en el apóstol Pablo tenía la necesidad de un gran perdón. A decir verdad, Saulo fue el original terrorista religioso. Terminar con el mayor número de cristianos fue su misión de tiempo completo y para llevarlo a cabo utilizó tácticas al estilo de la mafia (Hechos 9:1-2; Hechos 22:4-5).

[Relacionado: Estrategia de Satanás para destruir a la familia | Punta del hombre # 1]

Cómo perdonarte a ti mismo

  1. Se honesto acerca de tu pecado

Jesús hizo todo lo posible para confrontar a Saulo / Pablo con sus errores. Saulo iba en camino a perseguir a otro grupo de seguidores de Cristo cuando Jesús lo confrontó con su pecado. La honestidad es la mejor política si quieres aprender a recibir el perdón. Dios proveyó un lugar seguro para que seas honesto debido a la cruz.

[Relacionado: ¿Cuál es el verdadero arrepentimiento?]

  1. Valora el precio que Jesús pagó

La Biblia nos dice que un precio alto tiene que ser pagado para proporcionar el perdón. El precio es tan alto y tan costoso que sólo Jesús está capacitado para pagar la multa. Él es el cordero puro y sin mancha y sólo él está capacitado para pagar la multa total. Pero la buena noticia es que él sí pagó la multa y ahora nuestra culpa es eliminada.

Hebreos 10:11-14 Bajo el antiguo pacto, el sacerdote oficia de pie delante del altar día tras día, ofreciendo los mismos sacrificios una y otra vez, los cuales nunca pueden quitar los pecados; pero nuestro Sumo Sacerdote se ofreció a sí mismo a Dios como un solo sacrificio por los pecados, válido para siempre. Luego se sentó en el lugar de honor, a la derecha de Dios. Allí espera hasta que sus enemigos sean humillados y puestos por debajo de sus pies. Pues mediante esa única ofrenda, él perfeccionó para siempre a los que está haciendo santos.

“Sentarse” = En las Escrituras “sentarse” llevaba la idea de que una acción está terminada, está completa, está hecha, y declarada perfecta. Dios ya terminó con tu culpa por lo tanto tú también puedes terminar con ella.

[Relacionado: ¿Cómo funciona el perdón]

  1. No mires hacia atrás

Todos tenemos recuerdos y remordimientos que no sólo nos persiguen, pero nos impiden dejar ir el pasado y experimentar el perdón que Cristo tiene para nosotros.

Filipenses 3:13-14 … pero me concentro únicamente en esto: olvido el pasado y fijo la mirada en lo que tengo por delante, y así avanzo hasta llegar al final de la carrera para recibir el premio celestial al cual Dios nos llama por medio de Cristo Jesús.

El apóstol nos enseña una lección importante sobre el perdón- no podemos mirar hacia atrás. Ya no hay que estar viendo en el espejo retrovisor. No más estar viendo hacia atrás. Debido a que Cristo nos ha perdonado, podemos perdonarnos a nosotros mismos. Debido a que ya terminó con nuestro pecado, podemos terminarlo también.

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. Comparte algunas cosas increíbles que has oído que han hecho algunas personas.
  4. ¿Cuáles son algunos errores que la gente comete y se sienten mal?
  5. Comparte algunos ejemplos de cosas que has hecho en el pasado que te gustaría no haberlos cometido?
  6. Lee Hechos 9:1-2; Hechos 22:4-5. Comparte por qué crees que Jesús fue tan firme en la forma en que confrontó a Saulo.
  7. El primer paso para el perdón es ser honesto. ¿Por qué crees que sea tan difícil para nosotros admitir nuestro pecado a Dios y a los demás?
  8. Lee Hebreos 10:11-18. Describe la profundidad del sufrimiento que Jesús estaba dispuesto a soportar para comprar nuestro perdón.
  9. Lee Filipenses 3:13-14. ¿Por qué crees que Pablo nos dice que no miremos hacia atrás en nuestras vidas?
  10. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

Herramientas ministeriales: