Vida y  Relaciones

Hay tres estrategias principales que Satanás tiene para acabar con los hombres – y con toda su familia.

Ir a las preguntas

Dios ha creado al hombre para ser líderes espirituales en el hogar, sin embargo, muchos hombres no hacen el trabajo. Aquí hay tres estrategias principales que Satanás usa para acabar con los hombres – y con toda su familia.

Estrategia # 1: Romper la relación de un esposo con su esposa

La relación más importante en el hogar es la relación del hombre con su mujer. Algunos hombres pasan por alto a sus esposas y anteponen a sus puestos de trabajo, los niños, o los deportes. Pero Dios llama a los hombres a que amen a sus esposas como Cristo ama a la iglesia.

Efesios 5:25 Para los maridos, eso significa: ame cada uno a su esposa tal como Cristo amó a la iglesia. Él entregó su vida por ella.

[Relacionado: Cómo ser un mejor esposo]

Estrategia # 2: Romper la relación de un padre con sus hijos

En nuestra cultura, los hombres están manifiestamente ausente del hogar. Los hombres tienen que intencionalmente pasar tiempo con sus hijos, transfiriéndoles los valores a través de la mentoría. Si los hombres no guían espiritualmente, no sucederá como Dios lo quiere.

[Relacionado: Hombres, lideren a su Familia]

Estrategia # 3: Romper la relación de un hombre con Jesús

Si los hombres no tienen su relación con Dios correctamente, no habrá nada que derramar en sus relaciones con la esposa y los niños. Es por eso que la mentoría y los grupos de conexión para hombres son tan importantes. Desarrolla los hábitos de la oración, la lectura de la Palabra de Dios, y la mentoría a otros para fortalecer tu relación con Dios.

Proverbios 27:17 Como el hierro se afila con hierro,  así un amigo se afila con su amigo.

No es demasiado tarde para que los hombres se responsabilicen y empiece a ir al punto. Haz un compromiso nuevo  para conectarte con Dios, tus hijos y tu esposa – y neutralizar la estrategia del enemigo para derribarte y alejarte de tu hogar.

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. ¿Qué tan conectado estaba tu padre a tu madre? ¿A sus hijos? ¿A Dios? ¿Qué efecto tuvo sobre la familia o en su liderazgo?
  4. Lee Efesios 5:25. ¿Cuáles son algunas formas en las que la relación con tu esposa se ha debilitado en los últimos años? ¿Cómo pasó? ¿Qué puedes hacer al respecto?
  5. ¿Con qué frecuencia hablas (o hablabas) con tus hijos sobre las cosas significativas? ¿Cuáles son algunos de los temas que te gustaría cubrir? ¿Qué dificulta tener esas conversaciones significativas?
  6. “Si los hombres no lideran espiritualmente, no sucederá.” ¿Estás de acuerdo o en desacuerdo? Explica.
  7. En una escala del 1-10, califica tu vida de oración. ¿Y de tu tiempo con Dios en la Biblia? ¿Cómo crees que tener mejores hábitos en estas áreas podrían cambiar tu liderazgo en el hogar?
  8. ¿Alguna vez has considerado mentorear a alguien más (además de tus hijos)? ¿A quién podrías mentorear? ¿Qué temas tocarían? ¿Cómo esa experiencia moldearía tu propio crecimiento espiritual?
  9. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

ENLACES Y DESCARGAS