Vida y Relaciones

Todos se enfrentan al miedo e inseguridad, pero con la ayuda de Dios puedes superar estos sentimientos y experimentar la paz verdadera.

Ir a las preguntas

Esta es la lección 2 de 5 en la serie Increíble. Ver también la Edición Infantil de esta lección.


El miedo y la inseguridad son tan comunes que podrías pensar que son un requisito para el ser humano. Ten en cuenta las fuentes comunes de la inseguridad: nuestra apariencia física, la falta de control en nuestra vida, miedo a cometer las mismas decisiones malas que tomaron nuestros padres, no tener suficiente dinero, y el temor de lo que otros piensan de nosotros. Afortunadamente, Dios ofrece vencer nuestra inseguridad.

¿Escuchas a Dios o a la voz en tu cabeza?

Podemos ver cómo Dios se ocupa de la inseguridad a través de la historia de Gedeón en Jueces. La época de los jueces fue uno de los puntos más tristes de la historia de Israel. Las personas fueron aterrorizados regularmente por los invasores extranjeros, y, peor aún, estaban constantemente haciendo caso omiso de Dios. Dios levantó a jueces como Gedeón para liberar al pueblo. Gedeón, sin embargo, era un juez renuente.

Jueces 6:13 si el Señor está con nosotros, ¿por qué nos sucede todo esto? ¿Y dónde están todos los milagros que nos contaron nuestros antepasados?…Pero ahora el Señor nos ha abandonado y nos entregó en manos de los madianitas.

Jueces 6:15 —Pero, Señor —respondió Gedeón—, ¿cómo podré yo rescatar a Israel? ¡Mi clan es el más débil de toda la tribu de Manasés, y yo soy el de menor importancia en mi familia!

Gedeón no confiaba en el plan de Dios que había caído en sus propias inseguridades. Gedeón escuchó a la voz en su cabeza, no a Dios. Todos tenemos voces en nuestra cabeza que alimentan nuestra inseguridad. Estas voces pueden provenir de otras personas, de la desaprobación de un padre o un maestro, de nuestra cultura, o de nuestros propios sentimientos de culpa. Nuestra inseguridad se convierte en un gran problema cuando Dios nos dice que podemos hacer algo y respondemos, “Dios, no puedo.”

[Relacionado: El ciclo de pecado de Jueces]

Dios ve lo que puedes ser, no lo que eres hoy

Cuando el ángel del Señor encontró a Gedeón, él no era realmente un líder. Pero mira lo que el ángel le dice:

Jueces 6:12 Entonces el ángel del Señor se le apareció y le dijo: —¡Guerrero valiente, el Señor está contigo!

No importaba que Gedeón era un don nadie. Dios lo iba a utilizar de una manera grande. Esto es lo que Dios hace por nosotros. Él ve a la persona que podemos llegar a ser, con su ayuda. Puedes sentirte como un don nadie. Puedes pensar que solamente te define tu pasado. Pueda que solo puedas pensar en las cosas que no puedes hacer. Pero si estás en Cristo, Dios te ve como perdonado y adoptado en su familia, y como una nueva persona.

[Relacionado: Tu identidad en Cristo]

Dios es paciente mientras trabajas con tus inseguridades

Gedeón tuvo dificultades para creer todo lo que Dios le estaba diciendo. Por lo que ideó una serie de pruebas para ver si Dios realmente quiso decir lo que dijo. Esta parte de la vida de Gedeón nos muestra que dominar nuestra inseguridad no sucede en un momento. Tenemos éxito y fallamos. A pesar de todo, Dios es paciente con nosotros. Dios no siguió adelante haciendo a un lado a Gedeón al él  dudar de Dios. Dios fue bueno con Gedeón a través de sus luchas. Y Dios es bondadoso con nosotros también.

Dios te ofrece paz en lugar de la inseguridad

La historia de Gedeón termina con un giro interesante. Él no superó sus inseguridades. Él obedeció a Dios, pero lo hizo en la noche cuando nadie estaba mirando. Y después de que él liberó a Israel creó un ídolo que se convirtió en una trampa para su familia. Gedeón no es un ejemplo positivo. Es una advertencia de lo que puede sucedernos si continuamos viviendo con nuestras inseguridades.

En lugar de vivir con tu inseguridad, recibe la paz de Dios. La paz de Dios es descrita en el Antiguo Testamento con la palabra shalom. Shalom se refiere al gozo y plenitud. Cuando experimentas Shalom, estás en armonía con Dios y con su plan para ti. Esto es lo que Dios quiere para ti. De hecho, Jesús vino a traer la paz de Dios a cada área de tu vida. Cuando Dios nos llena de su amor, podemos dejar de lado nuestros miedos e inseguridades.

1 Juan 4:18 En esa clase de amor no hay temor, porque el amor perfecto expulsa todo temor. Si tenemos miedo es por temor al castigo, y esto muestra que no hemos experimentado plenamente el perfecto amor de Dios.

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. ¿Cuál es tu fobia mayor? ¿Cómo afecta esto tu vida?
  4. Al revisar la lista de inseguridades comunes, ¿que inseguridades ves más entre tú y tus amigos?
  5. Lee Jueces 6:12-15. ¿Cómo sabemos que Gedeón estaba escuchando a la voz en su cabeza y no a Dios?
  6. ¿Cómo se puede distinguir entre la voz de Dios y la voz en nuestra cabeza?
  7. Lee Jueces 6:12. ¿Por qué el ángel llama a Gedeón un “guerrero valiente”?
  8. Mira la lista de lo que eres en Cristo. ¿Con qué partes de esta lista luchas más  en aceptar? ¿Por qué?
  9. Describe el concepto de shalom en la Biblia. ¿Cómo es esto diferente a nuestro concepto típico de la paz?
  10. Lee 1 Juan 4:18. ¿De qué manera una relación basada en el amor supera sentimientos de miedo?
  11. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

Herramientas ministeriales: