Vida y Relaciones

Cuando te unes a Dios y a su voluntad, puedes estar seguro de las elecciones que hagas.

Ir a las preguntas

Esta es la lección 2 de 5 en la serie Enriquécete. Ver también la Edición Infantil y la Edeción Juvenil  de esta lección.


Cuando se trata de las grandes decisiones en la vida – como una carrera, el matrimonio, la familia, o el retiro – todos queremos que nos salgan bien. Pero a veces se siente como que sólo estamos tirando los dados. ¿Tiene Dios un plan para nuestras vidas en esas áreas? Si es así, ¿cómo podemos descubrirlo?

Tanto la voluntad de Dios como nuestras decisiones determinan nuestro futuro

Vivir en la voluntad de Dios implica una paradoja. Por un lado, Dios está en control aun del mínimo detalle de la vida.

Proverbios 16:33 Podremos tirar los dados, pero el Señor decide cómo caen.

Por otra parte, nuestras decisiones son importantes y nosotros somos responsables de ellas.

Proverbios 21:5 Los planes bien pensados y el arduo trabajo llevan a la prosperidad, pero los atajos tomados a la carrera conducen a la pobreza.

Estas dos perspectivas parecen ser opuestas, pero en la Biblia, ambas son verdaderas y compatibles. Los planes y propósitos de Dios se cumplirán. Al mismo tiempo, Dios nos ha dado la libertad de elegir. Tenemos que aceptar las consecuencias de nuestras decisiones. Sin embargo, podemos tomar esas decisiones con confianza bajo la protección de la voluntad de Dios.

[Relacionado: ¿Cómo puedo conocer la voluntad de Dios]

Toma tu mejor decisión y confía que Dios te dirigirá

El apóstol Pablo viajaba para hablarle a la gente de Jesús. Él tenía un plan para dónde ir, pero Dios lo seguía dirigiendo en una dirección diferente.

Hechos 16:6-10 Luego, Pablo y Silas viajaron por la región de Frigia y Galacia, porque el Espíritu Santo les había impedido que predicaran la palabra en la provincia de Asia en ese tiempo. Luego, al llegar a los límites con Misia, se dirigieron al norte, hacia la provincia de Bitinia, pero de nuevo el Espíritu de Jesús no les permitió ir allí… Esa noche Pablo tuvo una visión. Puesto de pie, un hombre de Macedonia —al norte de Grecia— le rogaba: “¡Ven aquí a Macedonia y ayúdanos!”. Entonces decidimos salir de inmediato hacia Macedonia, después de haber llegado a la conclusión de que Dios nos llamaba a predicar la Buena Noticia allí.

Pablo no esperaba pasivamente que Dios le revelará su voluntad. Continuaba siguiendo su plan. Sin embargo, Dios seguía obstruyendo los movimientos de Pablo hasta que al final Dios usó una visión para reorientarlo. Dios puede usar muchos factores para guiarnos. Pablo experimentó esa guianza mientras buscaba las decisiones que tenían sentido para él.

Proverbios 16:9 Podemos hacer nuestros planes, pero el Señor determina nuestros pasos.

Este versículo muestra ambos lados de la ecuación. Haz los mejores planes que puedas. Obten consejos. Considera todos los factores. Luego, a medida que avanzas, puedes confiar en que Dios dirigirá tus pasos hacia su voluntad.

[Relacionado: ¿Cómo discernir la guianza de Dios]

[Relacionado: ¿Verdaderamente escuché a Dios]

Confía en Dios  con las decisiones que otros toman

Génesis 37-50 describe muchas penalidades infligidas a José por otros. Sus hermanos lo vendieron como esclavo a un país extranjero. Allí, fue acusado falsamente y echado en la cárcel durante años. Finalmente, Dios abrió una puerta para que él trabajara para el rey. José se levantó a una posición prominente de poder. Él fue capaz de reunir a su familia y salvarlos de una grave hambruna. Mirando hacia atrás, a los años de maltrato, José dijo a sus hermanos:

Génesis 50:20 Usted se propusieron hacerme mal, pero Dios dispuso todo para bien. Él me puso en este cargo para que yo pudiera salvar la vida de muchas personas.

Las personas tomaron decisiones que perjudicaron a José terriblemente, pero la voluntad de Dios prevaleció. No asumas que Dios no está en el asunto si una situación es difícil o dolorosa. Él puede usar el mal de las personas para traer bien. Pase lo que pase, puedes confiar en que Dios está en control de tu ruta final.

A medidas que tratas de hacer lo que honra a Dios, puedes confiar en Dios con esas grandes decisiones en la vida – y con las pequeñas. Cometerás errores. Pueda que no veas el resultado. Pueda que no te lleve por un camino fácil. Pero aún así, puedes accionar en la confianza de que Dios te guiará hasta el final que él tiene en mente.

[Relacionado: No sólo sigas tu corazón]

[Relacionado: ¿Cómo puedo oír la voz de Dios]

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. ¿Cuáles son las decisiones más grandes de las cuáles te has sentido más inseguro en tu vida?
  4. Lee Hechos 16:6-10. ¿Qué podemos aprender acerca de la interacción de nuestras decisiones y la voluntad de Dios?
  5. Lee Proverbios 16:9. ¿Cuál es la relación entre nuestros planes y los planes de Dios?
  6. ¿Qué has aprendido en la vida acerca de cómo tomar buenas decisiones?
  7. Lee Génesis 50:20. ¿Refleja esto sólo la experiencia de José, o es una verdad universal? Explica.
  8. ¿Qué revela la historia de José acerca de cómo Dios nos puede llevar a su voluntad?
  9. ¿Qué decisiones importantes estás enfrentando? ¿De qué manera esta conversación te da una mayor confianza?
  10. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

Herramientas ministeriales: