Fe y Crecimiento

Tenemos el privilegio de recibir la guianza de Dios, pero debemos tener cuidado de discernir lo que es de Dios y lo que no es de él.

Ir a las preguntas

Todo seguidor de Jesús tiene el privilegio de recibir la guianza de Dios. Pero tenemos que tener cuidado de discernir lo que proviene de Dios versus lo que quiere nuestro propio corazón.

Dios le habla a las personas en formas personales y subjetivas,

La Biblia tiene muchos ejemplos de personas que reciben guianza individual y directa de Dios a través de sueños, visiones o palabras proféticas. Dios habló al profeta Elías en “el sonido de un suave susurro” (1 Reyes 19:12). En la tradición cristiana, muchos creyentes han experimentado sueños, pero es más común que sintamos un “impulso” o sentir una “carga” del Espíritu Santo que vive en nosotros.

  • Impulso: Un pensamiento que se llega a tu mente que no habrías pensado por ti mismo. Puede venir como un empujoncito del Espíritu Santo para que tomes algún paso en particular.
  • Carga: Un creciente sentido de convicción acerca de la rectitud de algún curso de acción. Crece en tu alma hasta que te ves obligado a hacer algo al respecto.

Aprende a escuchar a solas con Dios en su Palabra

Aprendemos a cultivar el arte de escuchar a Dios al pasar tiempo leyendo, estudiando y meditando en la Biblia. A medida que aprendemos a discernir la voz de Dios en las páginas de la Biblia, donde su palabra es clara, podemos empezar a reconocer su voz cuando habla a nuestro espíritu. Ayuda pasar tiempo a solas con Dios, en soledad y silencio, para eliminar las distracciones y el desorden mental, con el fin de escuchar su voz.

No todo impulso viene de Dios

Muchos hoy en día pretenden escuchar a Dios, pero muchos están lejos de la verdad. Es fácil confundir lo que creemos que es un impulso de Dios con los deseos e ideas que provienen de nuestra propia alma, o con las ideas sugeridas por otros. Puedes saber si estás oyendo de Dios Si…

  • Tu impulso corresponde con la Biblia.
  • Tu sentido de guianza consiste en servir a los demás, no sólo a ti mismo.
  • Lo que oyes no es extraño.

Aplica cuidado al escuchar a Dios

El pastor Bill Hybels sugiere cuatro situaciones en la que debes ser muy cauteloso si crees que está escuchando de Dios.

  • Si eres guiado a tomar una decisión importante que cambia la vida en un período corto de tiempo.
  • Si eres guiado a ponerte a ti mismo o a otra persona en una posición de compromiso o peligro.
  • Si eres guiado a comprometer una relación familiar importante o amistad.
  • Si tu impulso crea desasosiego en el espíritu de los cristianos maduros con los que lo compartes.

Aprende a escuchar a Dios, a partir de la Biblia, y él te hablará. ¡Pero ten cuidado! Nuestros corazones pueden ser engañosos.

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. ¿Crees que Dios todavía habla a su pueblo a través de sueños, visiones o impulsos internos? ¿Por qué o por qué no?
  4. ¿Alguna vez has experimentado un impulso o carga en el corazón que crees que vino de Dios? ¿Qué pasó?
  5. ¿Has experimentado abusos en el nombre de escuchar de Dios? ¿Qué pasó?
  6. ¿Qué otras precauciones, si acaso, le agregarías a la lista de Bill Hybels?
  7. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

ENLACES Y DESCARGAS