Fe y Crecimiento

Salmo 1 nos recuerda que todo el mundo está en un camino, y las decisiones simples que tomamos nos mueven un poco más lejos cada día.

Ir a las preguntas

Todos queremos felicidad – pero algunos la buscan en todos los lugares equivocados. Aun como cristianos es fácil que seamos tentados por el mundo que nos rodea y descuidar las cosas que son más importantes. Abre tu Biblia en el Salmo 1, escrito hace más de 2500 años, y verás que esto no es una lucha nueva. Esto es lo que aprendemos:

No puedes estar en neutro con Dios 

Salmo 1 dice que en realidad hay sólo dos formas de vida disponibles a nosotros: “el camino de los justos” y “el camino de los malos”. Estos caminos no sólo van en direcciones diferentes, van en direcciones opuestas. Y resulta que todos están en uno de estos dos caminos. Jesús enfatizó esto en su propia enseñanza cuando dijo: “El que no está conmigo, a mí se opone” (Mateo 12:30). En otras palabras, no hay  tal cosa de neutral. Las decisiones diarias que tomamos nos llevarán un poco más  lejos a uno de estos dos caminos. Salmo 1 nos da algunos consejos útiles.

No te dejes seducir por el mundo

Cuando permitimos que las cosas de este mundo capten nuestra atención y consuman nuestras vidas , tendemos a alejarnos de Dios. Por lo general, no es intencional y casi nunca pasa de la noche a la mañana. En el Salmo 1:1 vemos la progresión de 3 pasos:

Paso 1: Andar en el consejo de los malos.

La desviación comienza cuando empezamos a abandonar la sabiduría de Dios y en su lugar buscamos consejo o sabiduría mundana. Los “malos” aquí simplemente se refiere a aquellos que son controlados por sus propios deseos y no por lo que Dios quiere. 

Paso 2: Estar en el camino de los pecadores.

Sin pasar tiempo, habitualmente, en la Palabra de Dios, nos conectamos más y más con el mundo. En lugar de oponernos a un punto de vista impío, comenzamos a aceptarlo.

Paso 3: Sentarse en la silla de los escarnecedores.

El último paso consiste en participar activamente en menospreciar las cosas de Dios y Su Palabra. Si estamos “sentados”, significa que hemos llegado a una posición en la que nos sentimos muy cómodos, yendo “de lleno” en contra de Dios.

El salmista dice que los que siguen esta progresión son como “paja” (v.4), que no vale nada y es llevada lejos por la brisa. A corto plazo, esto proyecta una vida que es inútil y vacía, y últimamente llevando a la destrucción (v.6). ¿Qué solución ofrece el salmista? El segundo versículo da la respuesta.

Salmo 1:2 RVA [Bienaventurado (feliz) es el que] Antes en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche.

Se intencional en buscar de Dios.

El salmista nos apunta a la “ley del Señor “- que es la Biblia para los cristianos de hoy en día. Se utiliza el término “meditar”: para detenerse el tiempo suficiente para procesar verdaderamente lo que Dios dice y cómo se aplica a nuestras vidas. No es suficiente simplemente leer palabras de la Biblia; necesitamos dejar que esas palabras moldeen nuestro pensamiento y en finalmente, nuestra toma de decisiones. Ten en cuenta que esto no es algo que el hombre bendito tiene que hacer, sino algo que le gusta hacer. Él se “deleita” en ella. El apóstol Pablo hace eco de este consejo en su carta a los Romanos.

Romanos 12:2 No se conformen a este mundo; más bien, transfórmense por la renovación de su entendimiento de modo que comprueben cuál sea la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.

En el Salmo 1:3 leemos que la persona que se deleita en la Palabra de Dios será como un árbol plantado junto a un río. Los árboles plantados cerca del agua son fuertes, sanos, frescos y nutridos. Estos tipos de árboles producen frutos, no se marchitan, y prosperan en todo lo que hacen. Pero tal vez la verdad más importante para aquellos que se deleitan en la ley del Señor se encuentra en el verso 6.

Salmo 1:6 RVA-2015 Porque el SEÑOR conoce el camino de los justos, pero el camino de los impíos perecerá.

La vida está llena de decisiones importantes cada día. Pero al final, somos bendecidos o condenados sobre la base de una decisión importantísima: ¿justo o malo? El camino que elijas hará toda la diferencia.

[Tema relacionado: Introducción a los Salmos]

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. ¿Quién o qué tiene tu atención en este momento? ¿Es esto algo bueno?
  4. Las cosas que tienden a captar nuestra atención a menudo son las cosas que debemos evitar.  ¿Qué cosas negativas tienden a captar tu atención? ¿De qué manera son estas cosas indeseables?
  5. ¿Por qué es tan fácil estar de acuerdo con la forma en que el mundo ve las cosas?
  6. Describe la persona más sabia que conozcas. ¿Qué hace que esa persona sea tan sabia? ¿Qué evidencias puedes ver en tu vida que muestran que estás en el camino del justo?
  7. Este salmo declara bendito es el que “en la ley de Jehová está su delicia“. ¿Qué significa deleitarse en la ley del Señor?
  8. ¿Qué estás haciendo intencionalmente en este momento para ser más como el árbol plantado junto a corrientes de agua?
  9. ¿Cómo se vería tu vida si estuvieras dando frutos frescos cada mes?
  10. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

Herramientas ministeriales: