Fe y Crecimiento

¿Sientes como si Dios no está escuchando – incluso cuando más le necesitas? Tenemos razones para confiar de que Dios se preocupa verdaderamente.

Ir a las preguntas

 

A veces, como cristianos, oramos por la ayuda de Dios, y parece como que nuestras oraciones rebotan en el techo. Dios parece preocupado en otros lugares. Salmo 13 nos ayuda a entender cómo responder cuando Dios no parece que está  presente o activo.

Aun los cristianos maduros pasan por momentos cuando Dios guarda silencio

Este salmo puede haber sido escrito cuando David era perseguido por un rey que quiso matarlo (1 Samuel 22-27) o cuando, él mismo era rey, huyó de una rebelión se alzó en contra de él (2 Samuel 15-16). Otros personajes de la Biblia tuvieron experiencias similares. Incluso Jesús, en la cruz, exclamó: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?” (Marcos 15:34).

Cada cristiano se enfrenta a momentos en los que clamamos a Dios, y él parece que no responde aun a nuestras oraciones más desesperadas.

Salmo 13:1 Oh, Señor, ¿hasta cuándo te olvidarás de mí? ¿Será para siempre? ¿Hasta cuándo mirarás hacia otro lado?

Salmo 13:3  Vuélvete hacia mí y contéstame, ¡oh Señor, mi Dios!…

Escritores cristianos han llamado a esta experiencia “la noche oscura del alma”, Usualmente nos sorprendemos cuando esto sucede, pero no es raro aun para los cristianos maduros.

[Tema relacionado: Luchando con la tristeza ]

A veces Dios está en silencio cuando lo necesitamos más. El rey David se vio en en apuros por sus enemigos. La derrota era inminente.

Salmo 13:2 … ¿Hasta cuándo mi enemigo seguirá dominándome?

Salmo 13:4 No permitas que mis enemigos se regodeen diciendo: “¡Lo hemos derrotado!”. No dejes que se regodeen en mi caída.

¿Por qué Dios se aleja durante nuestros retos mayores? Algunos dicen que sucede a causa del pecado en nuestras vidas. A veces eso puede ser cierto (Salmo 66:18). Nunca es una mala idea revisar tu corazón. Pero no se puede asumir que el silencio de Dios significa que estás pecando. Puede haber un panorama mucho más grande a la vista.

El ejemplo de David demuestra que está bien expresar tus sentimientos a Dios. Él expresó abiertamente una angustia desgarradora, tristeza y desesperación.

Salmo 13:2 ¿Hasta cuándo tendré que luchar con angustia en mi alma,  con tristeza en mi corazón día tras día?

Salmo 13:3 …Devuélvele el brillo a mis ojos, o moriré.

David no esperó a sentir a Dios cerca de él otra vez antes de orar.  Cuando sí oró, él  fue brutalmente honesto con Dios.

[Tema relacionado: Cómo orar en tu momento de profunda necesidad]

Cuando no escuches de Dios no significa que ya no le importas

A pesar de que David se desgarró por su situación, se aferró a lo que conocía de Dios. El carácter de Dios no había cambiado, lo que significa que su cuidado no había cambiado. . El amor y la bondad de Dios son constantes, no importando nada.

Salmo 13:5 Pero yo confío en tu amor inagotable;

Salmo 13:6 Cantaré al Señor porque es bueno para mí.

Con la esperanza encendida de nuevo, David se sintió seguro de que Dios todavía le rescataría, y se gozó en esto (versículo 5).

Los cristianos a menudo juzgan la presencia de Dios por los sentimientos y circunstancias. Cuando las emociones están a flor de piel, o las cosas van bien para nosotros, llegamos a la conclusión de que Dios está obrando. Este salmo, sin embargo, nos invita a confiar en la Palabra de Dios. Nuestra seguridad proviene de lo que Él ha revelado acerca de sí mismo en la Biblia. Nos invita a confiar en el historial perfecto de Dios. La Biblia llama repetidamente al pueblo de Dios a “recordar” (Salmo 105:5); (Salmo 77:11-12). El salmo nos recuerda también que seamos humildes de nuestra percepción de Dios. No es aconsejable hacer conclusiones acerca de Dios basadas únicamente en nuestra experiencia.

Al final, la confianza es una decisión. Al igual que David, podemos elegir reafirmar el cuidado de Dios en cualquier circunstancia. Podemos optar por adoptar una actitud positiva. El silencio de Dios es, de hecho, una oportunidad para crecer en nuestra fe. Esto no es una ilusión, pero el resultado del carácter inmutable de Dios.

Dios demostró su cuidado a través de la cruz

La única vez que Dios realmente estuvo ausente o en silencio fue hacia Jesús en la cruz. Cuando Jesús dijo: “Mi Dios, ¿por qué me has abandonado?” Él verdaderamente fue abandonado. En ese momento se estaba llevando la ira de Dios en lugar nuestro para pagar por nuestros pecados. Así, la cruz es la máxima expresión y la prueba de la misericordia de Dios de la que David escribió. Sí sientes  como que Dios no tiene un buen historial en tu vida, entonces mira a su historial perfecto en la cruz. Lo que Dios hizo allí por nosotros siempre es cierto independientemente de nuestros sentimientos o circunstancias.

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. Describe un momento en que sentiste como que Dios estaba en silencio o ausente.
  4. ¿Por qué piensas que los cristianos reaccionan con sorpresa durante momentos como éste?
  5. Lee Salmo 66:17-19. ¿Cómo podemos saber si el silencio de Dios se relaciona o no con el pecado en nuestras vidas?
  6. ¿Te sientes cómodo expresando emociones desgarradoras a Dios? Explica.
  7. Piensa en la trayectoria de Dios en tu vida. ¿Qué te ayuda a recordar Su fiel amor y bondad?
  8. Lee Hebreos 1:1-2. ¿Alguna vez realmente está Dios en silencio en nuestras vidas? Explica.
  9. ¿De qué manera la experiencia de Jesús en la cruz nos ayuda durante “la noche oscura del alma”?
  10. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

Herramientas ministeriales: