Fe y Crecimiento

Jesús le recuerda a la iglesia de Éfeso que a pesar de su arduo trabajo y naturaleza perseverante y de discernimiento, no tienen nada sin amor

Ir a las preguntas

Esta es la lección 2 de 9 en la serie Señales de advertencia. Ver también la Edición Infantil de esta lección.


Probablemente todos hemos tenido una situación en la que realmente pensamos que vamos en la dirección correcta sólo para descubrir que en realidad estábamos lejísimos. Esto es lo que le pasó a la iglesia de Éfeso. Se sentían seguros en su espiritualidad porque eran muy trabajadores, perseverantes y doctrinalmente puros. Sin embargo, debido a que habían perdido su afecto verdadero para con Dios y los demás cristianos, Jesús tiene palabras fuertes para ellos.

Jesús se complace en los cristianos trabajadores, que enduran pacientemente, y son doctrinalmente puros

Al igual que con la mayoría de las cartas de Apocalipsis, Jesús comienza su mensaje con unas palabras de alabanza genuina de la iglesia.

Apocalipsis 2:2-3 “Yo sé todo lo que haces. He visto tu arduo trabajo y tu paciencia con perseverancia. Sé que no toleras a la gente malvada. Has puesto a prueba las pretensiones de esos que dicen ser apóstoles pero no lo son. Has descubierto que son mentirosos. Has sufrido por mi nombre con paciencia sin darte por vencido.

Los cristianos de Éfeso estaban lejos de ser perezosos espirituales o doctrinalmente débiles – ¡todo lo contrario! Estos eran el tipo de cristianos que estaban diligentemente dedicados a todo tipo de actividades y ministerios en la iglesia. A pesar de la oposición cultural en contra de ellos, nunca vacilaron en su compromiso con Dios. Además, incluso con todo tipo de falsas enseñanzas que estaban a su alrededor, se mantuvieron fieles a la Palabra de Dios y expulsaron a cualquier persona que enseñara lo contrario a la Biblia. Estas son todas cualidades muy admirables, sin embargo había un gran hueco en sus vidas espirituales.

[Relacionado: Al revés | El lente #2]

Jesús condena actividad sin afecto

A pesar de toda su fiel actividad espiritual, les faltaba la única cosa que se supone que lo mueve todo – amor.

Apocalipsis 2:4 “Pero tengo una queja en tu contra. ¡No me amas a mí ni se aman entre ustedes como al principio!”

Esta falta de “amor” no está sólo hablando de la emoción, pero más bien de la idea de afecto. Afecto implica emoción, pero también las ideas de cariño, una predisposición de cuidar a alguien, una preocupación genuina y un verdadero deseo de estar con alguien. Aparentemente, los Efesios una vez tuvo esto para con Dios y entre sí, pero de alguna manera se había perdido en el camino. Ahora, su relación que una vez fue de amor con Dios se había convertido en un sistema religioso frío y sin corazón. Fue algo así como de ser matrimonios con amor apasionado pasar a ser básicamente sólo compañeros de cuarto que llevan vidas paralelas.

[Relacionado: ¿Cómo puedo amar a los que no me caen bien?]

En un tiempo, los Efesios apasionadamente amaron y buscaron de Dios y en un tiempo verdaderamente se preocuparon los unos por los otros. Pero ahora, este amor había desaparecido y lo único que quedaba era un deber espiritual con falta de afecto. Así que Jesús les da un reto en términos muy firmes.

[Relacionado: Compartir la verdad en amor]

Jesús nos llama a volver al amor genuino

Jesús les da algunas instrucciones muy específicas, y una amenaza de consecuencias si las ignoran.

Apocalipsis 2:5 ¡Mira hasta dónde has caído! Vuélvete a mí y haz las obras que hacías al principio. Si no te arrepientes, vendré y quitaré tu candelabro de su lugar entre las iglesias;

Primero, Jesús los llama a recordar de donde han caído – que miren hacia atrás y recuerden lo que era tener un afecto genuino por Dios y por los demás. Entonces Jesús les dice que se arrepientan – para convertirse de su mal camino. El arrepentimiento es reconocer que vas en la dirección equivocada, y luego reorientar tu vida para que comiences a ir en la correcta. Por último, Jesús les dice que reaviven el amor que una vez tuvieron. Quiere que se involucren en el tipo de prácticas que una vez llenaron sus corazones y mentes con amor.

Jesús termina esto con una amenaza seria que quitara su bendición y luz en el mundo si no cambian. Esto nos muestra que el amor no es un asunto casual, pero algo muy serio. A los Efesios y a nosotros, se nos recuerda que si nuestra conexión con Dios simplemente gira en torno a la actividad religiosa estámos perdiendo el punto. Una relación genuina con Dios siempre está primeramente arraigada en el amor.

[Relacionado: RNC + Temas sociales + Amor + Mateo 22]

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. Lee Apocalipsis 2:2-3. Resume las áreas en las que los cristianos de Éfeso estaban haciendo muy bien. ¿Cómo piensas que esto parecía en su mundo? ¿Cómo se verían esas mismas cosas en el mundo de hoy?
  4. ¿Cómo podemos discernir la buena enseñanza contra la mala enseñanza hoy en día? ¿Cómo debemos responder donde descubrimos mala enseñanza?
  5. Lee Apocalipsis 2:4. ¿Qué piensas que Jesús quiso decir con “amor?” ¿Cómo crees que su falta de amor se manifestaba en su relación con Dios y con los demás?
  6. ¿Dónde ves una falta de amor entre los cristianos hoy en día? ¿Es más hacia Dios o hacia otras personas?
  7. Lee Apocalipsis 2:5. Resume las instrucciones de Jesús para los Efesios. ¿Cómo parecería cada una de ellas hace 2000 años, y como sería para nosotros hoy en día?
  8. ¿Qué crees que Jesús quiso decir con su amenaza de “quitar su candelero?” ¿Por qué?
  9. ¿Por qué crees que Jesús toma su falta de amor tan en serio?
  10. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

Herramientas ministeriales: