Vida y Relaciones

Jesús ofreció una respuesta simple a una pregunta complicada, revelando un camino hacia una vida rica y satisfactoria en la tierra.

00a

Ir a las preguntas

Esta es la lección 2 de 5 en la serie El lente. Ver también la Edición Infantil y la Edeción Juvenil  de esta lección.


Todos tienen un lente – una manera de ver y vivir en el mundo. Muchas personas se ponen en el centro de ese lente, haciendo lo que les hace feliz y promoviendo sus opiniones personales. Es la tendencia natural de cada corazón humano, y aunque parece bastante inocente, la Biblia enseña que un lente de “yo primero” lleva directo a los problemas. La antigua sabiduría de los proverbios lo deja claro:

Proverbios 16:25 Delante de cada persona hay un camino que parece correcto, pero termina en muerte.

Jesús tiene un camino mejor.  Cuando los líderes religiosos le preguntaron sobre lo que él consideraba el mandamiento más importante (Mateo 22:37-40), Jesús ofreció una visión sorprendente. Él no dio una respuesta religiosa, enumerando uno de los Diez Mandamientos como se esperaba (Deuteronomio 5) Pero tampoco dio una respuesta secular, animando a la gente a que sólo sigan sus corazones. La respuesta de Jesús fue apuntar a la gente hacía tres principios simples centrados en el amor – que es el núcleo de una cosmovisión (visión del mundo) bíblica.

El primer principio:  Ama a Dios

Jesús comenzó su respuesta hablando de la relación más importante: la relación entre una persona y Dios.

Mateo 22:37-38 Jesús contestó: —“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente”. Este es el primer mandamiento y el más importante.

Amar a Dios significa estar en relación correcta con él. Una persona que ama a Dios con el corazón, alma y mente permite que Dios sea Dios – en lugar de tratar de tomar el control. Amar a Dios significa respetar y someterse a él. Esto significa que estás dispuesto a venir a Dios en sus términos, en lugar de exigir tu manera y alzando tus propias opiniones y sentimientos por encima de Su Palabra. Los primeros cuatro mandamientos que Dios dio a Moisés se tratan de poner a Dios primero. Dios es Dios y no nosotros – esa es la esencia de este primer principio.

[Tema relacionado: Soy cristiano, pero quiero a Dios a mi manera]

Una mentalidad de “yo primero”, por el contrario, podría dar la idea de amar a Dios de los labios para fuera – pero en realidad esa persona se ha comprometido con sus necesidades por encima de todo. Cuando llegan los problemas o el pecado es revelado, una persona de “yo primero” rápidamente corre a Dios y a su pueblo.

El segundo principio: Ama a los demás

De acuerdo con Jesús, el primer principio está conectado eternamente a un segundo principio. Cuando una persona aprende a estar en una relación correcta con Dios, él o ella puede comenzar a vivir en una relación adecuada con los demás.

Mateo 22:39 Hay un segundo mandamiento que es igualmente importante: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.

Este segundo principio se refleja en los últimos 6 mandamientos, los cuales tienen que ver con la forma en que tratamos a la gente. Cuando estamos bien con Dios (los 4 primeros mandamientos), podemos reflejar el amor de Dios a las personas que nos rodean.

Pero la mentalidad de “yo primero” voltea este principio. Simplemente no está en la naturaleza humana el sacrificar tus necesidades y deseos por otra persona. El orden natural favorece la “supervivencia del más fuerte” y a una mentalidad de “sálvese quien pueda”. Pero la visión del mundo de Jesús define el amor de una manera centrada en los demás.

1 Corintios 13:4-7 (RVC) El amor es paciente y bondadoso; no es envidioso ni jactancioso, no se envanece; no hace nada impropio; no es egoísta ni se irrita; no es rencoroso; no se alegra de la injusticia, sino que se une a la alegría de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

El tercer principio:  Ámate a ti mismo

Una visión bíblica del mundo no termina en el amar a Dios y la gente. Cuando Jesús dijo: ‘Ama a tu prójimo como a ti mismo “, estaba dando a entender claramente que un ser humano que funcione correctamente tiene amor para sí mismo. Las personas, después de todo, fueron hechas a imagen de Dios (Génesis1:27). Eso le da a cada hombre, mujer y niño valor y dignidad.

Una mentalidad de “yo primero” a menudo resulta de una falta de autoestima o confianza. Una mentalidad de “Dios primero” le permite a una persona que se apropie de su valor dado por Dios. Una visión del mundo secular disminuye el valor de la vida humana, resumiéndola al azar y a un proceso evolutivo impersonal. Un punto de vista bíblico celebra la belleza dada por Dios a cada persona.  

No todos tienen la claridad o la consistencia cuando se trata de los principios más fundamentales detrás de su visión del mundo. Jesús era diferente. Debido a que Dios es amor, él articuló el sentido de la vida en términos de ese amor. La visión del mundo de Jesús aplicada a la sociedad da una base para la moralidad (el amor de Dios), junto con sus límites (amar a los demás) al tiempo que afirma beneficios individuales y la búsqueda de la felicidad (amarse a sí mismo). Es el único lente que puede resistir el paso del tiempo.

“La raza humana es sólo una espuma química en un planeta de tamaño moderado, que orbita alrededor de una estrella promedio en el suburbio exterior de uno entre cien mil millones de galaxias. Somos tan insignificante que no puedo creer que existe todo el universo para nuestro beneficio. “- Stephen Hawking

“Podríamos llamar al orden por el nombre de Dios, pero sería un Dios impersonal. No hay mucho personal acerca de las leyes de la física”.

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Estás de acuerdo con cualquiera parte del video? ¿Qué saltó a la vista?
  3. ¿Cuáles son algunas maneras en que un enfoque a la vida de “yo primero” crea problemas?
  4. Lee Proverbios 16:25.¿Crees que este versículo está hablando de la muerte literal? ¿A qué otra cosa podría hacer referencia?
  5. Lee Mateo 22:36-40. ¿Cuál de los 10 Mandamientos se refiere a “amar a Dios”? ¿Cuáles se refieren a “amar a los demás”? (Véase Éxodo 20 para los 10 Mandamientos.)
  6. ¿Qué crees que Jesús tenía en mente cuando dijo: “Amarás al Señor tu Dios”? Da algunos ejemplos prácticos de cómo se ve esto en tu vida.
  7. Lee 1 Corintios 13:4-7. ¿Cómo sería vería la vida de alguien que ama a los demás diferente de alguien con una actitud de “yo primero”? Da algunos ejemplos.
  8. ¿Qué pasa cuando una persona ama a Dios, pero no ama a la gente?
  9. ¿Qué pasa cuando una persona ama a la gente, pero no ama a Dios?
  10. “Amarte a ti mismo” suena como una mentalidad de “yo primero”. ¿Cómo son los dos diferentes?
  11. Sobre la base de esta lección, ¿cómo resumirías “El lente” Jesús para tratar la vida?
  12. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

Herramientas ministeriales: