Fe y Crecimiento

Debido a que Jesús es totalmente humano y totalmente divino puede ser todo lo que necesitamos para nuestra salvación.

Ir a las preguntas

Esta lección es una adaptación de PursueGod vídeo del canal de YouTube. Esta es la lección 6 de 11 en la serie Principios bíblicos para nuevos creyentes.

En el corazón del cristianismo está la identidad de Jesús. Últimamente, la fe cristiana gira en torno a él y en las afirmaciones que hizo. Jesús está vivo hoy. Dado a que es totalmente humano como  totalmente divino puede ser todo lo que necesitamos para nuestra salvación.

La humanidad

Jesús se convirtió en humano y nació en la humanidad para que poder identificarse con nosotros en todos los aspectos.

Hebreos 2:17 Por lo tanto, era necesario que en todo sentido él se hiciera semejante a nosotros, sus hermanos, para que fuera nuestro Sumo Sacerdote fiel y misericordioso, delante de Dios. Entonces podría ofrecer un sacrificio que quitaría los pecados del pueblo.

Jesús no sólo parecía o actuaba como un ser humano. Él era verdadera y plenamente humano en todos los sentidos. Se cansaba y tenía sed. Se regocijó y lloró. Fue tentado en todos los sentidos – a pesar de que nunca pecó. Esta es una manera en que Dios tomó la iniciativa para salvar a la raza humana del pecado, enviando a su Hijo como Salvador a este mundo.

[Relacionado: Asegúrense de tener bien en claro quién es Jesús]

La deidad

Jesús no sólo es plenamente humano, sino también totalmente Dios. Él era más que un gran maestro moral o modelo de virtud. Él es Dios en carne humana. Esto estuvo anunciado en las profecías del Antiguo Testamento. Miqueas 5:2 predijo que la venida del Mesías “cuyos orígenes vienen desde la eternidad.” Isaías 7:14 profetiza acerca de un hijo nacido de una virgen cuyo nombre sería Emanuel (que significa “Dios está con nosotros.”)

El Evangelio de Juan comienza con una afirmación de la deidad de Jesús.

Juan 1: 1-2, 14 En el principio la Palabra ya existía. La Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios. El que es la Palabra existía en el principio con Dios. …. Entonces la Palabra se hizo hombre y vino a vivir entre nosotros.

Más tarde, cuando los líderes judíos tenían preguntas acerca de Jesús, él se identificó a ellos por el antiguo nombre de Dios: “YO SOY.”

Juan 8:58-59 Jesús contestó: —Les digo la verdad, ¡aun antes de que Abraham naciera, Yo soy! En ese momento, tomaron piedras para arrojárselas,…

Ellos tomaron piedras para ejecutarlo porque entendían que estaba equiparando a sí mismo con Dios. Esta era una blasfemia, una ofensa capital – a menos que fuera cierto. Juan también describe cómo Jesús usó la frase “Yo soy …” para identificarse a sí mismo: “Yo soy el pan de vida”; “Yo soy la resurrección y la vida”; Yo soy la luz del mundo.” Estas no son declamaciones que cualquier ser humano común hace.

[Relacionado: ¿Alguna vez Jesús afirmó ser Dios]

Sobre la base de las declaraciones de Jesús, tenemos que decidir quién él es. Si, al hacer estas afirmaciones, Jesús estaba tratando intencionalmente de engañar a la gente, entonces no sería digno de seguir. Más no hay evidencia en los relatos de su vida que cuestionen su integridad. Si pensó que era Dios, pero no lo era, entonces él era un loco. Una vez más, no hay nada en su vida que sugiera esa conclusión. Alternativamente, si Jesús estaba diciendo la verdad sobre sí mismo, entonces debe ser reconocido como Señor.

El hecho de que Jesús es Dios es importante para nuestra salvación. El Salvador tenía que ser divino con el fin de hacer un sacrificio lo suficientemente perfecto y lo suficientemente infinito para pagar por los pecados del mundo. Jesús no tenía pecados propios por los cuales pagar, por lo que podría pagar por los nuestros.

2 Corintios 5:21 Pues Dios hizo que Cristo, quien nunca pecó, fuera la ofrenda por nuestro pecado, para que nosotros pudiéramos estar en una relación correcta con Dios por medio de Cristo.

La resurrección

El mayor signo del señorío divino de Jesús es que él se levantó de entre los muertos. Esto lo separa de cualquier otro líder religioso en la historia. Jesús no se quedó muerto. Dios lo resucitó y vive en la actualidad. Mientras los discípulos proclamaron el Señor resucitado, habría sido fácil poner fin a su mensaje simplemente al producir su cadáver. El cristianismo habría terminado antes de empezar – pero ha prosperado durante siglos.

[Relacionado: 5 razones para creer que Jesús realmente resucitó]

[Relacionado: 5 razones para creer en la resurrección de Jesús]

Por todo esto es porque es tan importante para nuestra fe entender quién es Jesús. Su identidad es fundamental para todo lo que creemos y hacemos como cristianos.

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. ¿Por qué es la identidad de Jesús tan importante para la fe cristiana? ¿Cuáles son las consecuencias si no comprendemos quién es Jesús o sí lo mal entendemos?
  4. Lee Hebreos 2:17. ¿En qué sentido se puede decir que Jesús era auténticamente humano? ¿Cambia este hecho la forma en que piensas acerca de Jesús? Explica.
  5. Lee Juan 1:1-2, 14. Resume lo que dice este pasaje acerca de la identidad de Jesús.
  6. Lee Juan 8:58-59. ¿Por qué las personas recogieron piedras para arrojarlas a Jesús?
  7. Mira Hebreos 2:17 de nuevo. ¿Por qué Jesús tuvo que ser plenamente humano con el fin de ser nuestro Salvador?
  8. Lee 2 Corintios 5:21. ¿Por qué Jesús tuvo que ser completamente Dios con el fin de ser nuestro Salvador?
  9. Explica el desafío de “mentiroso, loco, o el Señor” en tus propias palabras. ¿Encuentras este argumento convincente? Explica.
  10. ¿Por qué es la resurrección de Jesús un aspecto tan vital de Su identidad?
  11. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

ENLACES Y DESCARGAS