Vida y Relaciones

Dios le ofreció a Salomón cualquier cosa que su corazón deseara y Salomón, sorprendentemente,  eligió la única cosa que todos necesitan – a Dios y su sabiduría.

Ir a las preguntas

Esta es la lección 1 de 5 en la serie ¿Qué si?. Ver también la Edición Infantil de esta lección.


¿Has pensado en lo que harías si Dios te ofreciera lo que quisieras? Cuando Dios le hizo a Salomón esa pregunta, él, inesperadamente eligió la única cosa que todos realmente necesitan – a Dios y su sabiduría. Hoy comenzamos un estudio en el libro de Proverbios examinando el trasfondo de su autor, la persona más sabia que ha vivido.

Salomón amaba a Dios

Cuando se describe a Salomón, la primera cosa que resalta en la Biblia es su amor por el Señor (1 Reyes 3:3). Salomón amaba a Dios y demostró ese amor al caminar y vivir de acuerdo a la reputación de su padre David. Este es el fundamento básico de la verdadera sabiduría, como Salomón mismo lo recalcó en Proverbios.

Proverbios 1:7 El temor del Señor es la base del verdadero conocimiento,    pero los necios desprecian la sabiduría y la disciplina.

Salomón estaba juntándose en todos los lugares equivocados

Aunque Salomón amaba al Señor, estaba lejos de estar sin pecado. Dios había ordenado que su pueblo no debía adorar en lugares que adoraran a ídolos y dioses paganos. La prohibición de adorar en los lugares altos era para impedirle al pueblo de Dios que las prácticas paganas se metieran en su adoración del único y verdadero Dios. Pero Salomón desobedeció esta orden, al igual que otros habían hecho antes que él.

1 Reyes 3:3 Salomón amaba al Señor y seguía todos los decretos de su padre David; sin embargo, él también ofrecía sacrificios y quemaba incienso en los lugares de culto de la región.

La adoración de ídolos fue una cuesta resbaladiza para Salomón, una que más tarde en su vida haría que se desviara de Dios.

[Relacionado: Te convertirás en lo que adoras]

Salomón reconoció sabiamente tres cosas

A pesar del historial imperfecto de Salomón con la idolatría, su historia nos da una idea de la fundación de su grandeza. Cada hombre peca, y todo hombre en algún momento debe ser honesto acerca de Dios y de sí mismo. Salomón es un modelo antiguo de esto para todos nosotros en tres maneras claves.

  1. Salomón reconoció la fidelidad de Dios (1 Reyes 3:6). Salomón sabía que su historia no empezaba ni terminaba con él. Dios es soberano y fiel, y su plan siempre tendrá éxito.
  1. Salomón reconoció que él es un siervo del Dios Altísimo (1 Reyes 3:7). Cuando Salomón entendió la grandeza de Dios, su única respuesta fue caer de rodillas y ofrecer sus servicios .
  1. Salomón reconoció su incapacidad para llevar a cabo sus funciones (1 Reyes 3:7). Salomón está comunicando su sensación de insuficiencia, inexperiencia y falta de preparación para el trabajo. No hay exceso de confianza en sus habilidades o arrogancia en sus calificaciones en este momento de su vida. Al igual que Moisés y Jeremías antes de él, Salomón experimentó un profundo sentimiento de insuficiencia.

Salomón le pidió a Dios la única cosa que todos necesitan

Con el trasfondo de la historia de Salomón, estamos listos para ver el verdadero genio del autor de los Proverbios. Famosamente, Dios le hizo a Salomón la oferta de toda una vida.

1 Reyes 3:5 Esa noche, el Señor se le apareció a Salomón en un sueño y Dios le dijo: —¿Qué es lo que quieres? ¡Pídeme, y yo te lo daré!

En un momento, Dios abrió su cartera, sacó su tarjeta de crédito, abrió el cofre del tesoro e invitó a Salomón a pedir lo que quisiera. ¿Puedes siquiera imaginarte la oportunidad que tuvo Salomón y la tentación que le habría seguido? ¿Y si Dios te diera la misma opción? ¿Qué pedirías? El texto bíblico nos da la respuesta de Salomón.

1 Reyes 3:9 Dame un corazón comprensivo para que pueda gobernar bien a tu pueblo, y sepa la diferencia entre el bien y el mal. Pues, ¿quién puede gobernar por su propia cuenta a este gran pueblo tuyo?

[Relacionado: Los libros de sabiduría del Antiguo Testamento]

Salomón pide “un corazón comprensivo” para servir a Dios. Nunca te pierda eso, pidió sabiduría para poder servir mejor a Dios y a su pueblo. Dios le ofreció a Salomón cualquier cosa que su corazón desea y sorprendentemente Salomón eligió la única cosa que todos necesitan – a Dios y su sabiduría.

El libro de Proverbios es una prueba de la sabiduría eterna del rey Salomón. Toma la serie de 31 días ¿Qué si? para un estudio de un capítulos al día de todo el libro.

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. Si pudieras tener algo de Dios ¿qué te gustaría y por qué? ¡Se honesto!
  4. El texto dice que Salomón amaba a Dios. ¿Qué crees que significa amar a Dios?
  5. En 1 Reyes 3:3 dice que Salomón amaba a Dios pero se juntó en los lugares equivocados. ¿Es posible amar a Dios por una parte y actuar erróneamente por la otra? Explica.
  6. ¿Cuáles son algunos “lugares equivocados” que no serian bueno para que el pueblo se vaya?
  7. Salomón entiende que aunque él es un rey terrenal también es un siervo (sirviente) de Dios. ¿Hay una correlación con entender lo grande que es Dios y convertirse en su siervo?
  8. ¿La gente te describiría como un siervo? ¿Por qué o por qué no?
  9. Lee 1 Reyes 3:7 ¿Alguna vez te has sentido incapaz de hacer algo que Dios te pidió que hicieras?
  10. Busca la palabra sirviente/siervo en tu concordancia y lista los nombres que encuentres de los que son llamados un siervo de Dios. Luego comparte sus nombres y por qué ser un sirviente/siervo es tan importante para Dios.
  11. Lee 1 Reyes 3:9  Salomón tomó la decisión correcta al pedir por Dios y su sabiduría. ¿Por qué cree que fue una decisión inteligente por parte de Salomón?
  12. ¿Qué sabiduría de Dios necesitas en este momento?
  13. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

Herramientas ministeriales: