Vida y Relaciones

Cuando Jesús encontró a la mujer sorprendida en adulterio, modeló para cada cristiano cómo vivir en la tensión entre juzgar y no juzgar.

Ir a las preguntas

Esta es la lección 1 de 4 en la serie Versus. Ver también la Edición Infantil  de esta lección.


¿Deberían juzgar los cristianos? La mayoría de la gente piensa que no. Pero ¿qué pasa cuando alguien está claramente pecando – y dice ser un seguidor de Dios? ¿Son las reglas diferente para alguien que no dice seguir a Jesús? Jesús mismo una vez se vio en esta situación (ver Juan 8). La verdad es que probablemente todos hemos estado allí. Así que… ¿deberías juzgar o no?

No juzgues… hasta que tu corazón esté  bien

Uno de los pasajes más incomprendidos en la Biblia viene del sermón de Jesús en el monte en Mateo.

Mateo 7:1 “No juzguen a los demás, y no serán juzgados.”

Si paras de leer allí, te has perdido el punto principal. Jesús NO nos está diciendo que nunca juzguemos; Él ESTÁ diciendo que no seas un crítico hipócrita. Un versículo después lo aclara:

Mateo 7:5 ¡Hipócrita! Primero quita el tronco de tu ojo; después verás lo suficientemente bien para ocuparte de la astilla en el ojo de tu amigo.

El punto de Jesús es que debemos tratar con nuestro pecado primero antes de empezar a preocuparnos por lo que otros están haciendo mal. Esto lo hacemos al confiar en Jesús para el perdón de nuestros pecados. Entonces recibimos el Espíritu Santo que nos lleva a honrar a Dios en nuestra vida y hábitos cotidianos. Y últimamente, comenzamos a mirar fuera de nosotros y a ayudar a otros a buscar de Dios – señalándoles amablemente la paja en sus ojos y guiandolos a confiar en Jesús para recibir salvación.

[Relacionado: ¿Deberían los cristianos juzgar a los demás]

Sé valiente al pasar juicio dentro de la iglesia

Más tarde Jesús dio instrucciones paso a paso para llamarle la atención a otra persona que decía ser un seguidor de Jesús.

Mateo 18:15-16 “Si un creyente peca contra ti, háblale en privado y hazle ver su falta. Si te escucha y confiesa el pecado, has recuperado a esa persona; pero si no te hace caso, toma a uno o dos más contigo y vuelve a hablarle, para que los dos o tres testigos puedan confirmar todo lo que digas.”

Algunas personas no entienden esta instrucción y la consideran demasiado dura. Pero lee el pasaje de nuevo y enumera los pasos. Jesús en realidad estaba estableciendo un proceso que le dio a la parte ofensora (al que cometió la ofensa) la mayor oportunidad posible de ser restaurado a una relación sana con la parte ofendida. Pasar juicio dentro de la iglesia siempre tiene que ver con ayudar a la otra persona a volver a estar en las relaciones correctas – con Dios y con los demás.

[Relacionado: Tres pasos para decir en voz alta a un cristiano]

Ten cuidado en pasar juicio fuera de la iglesia

Aunque los cristianos están llamados a pasar juicio dentro de la iglesia para el beneficio de los hermanos en la fe, no es su lugar juzgar a los que están fuera. Pablo lo dejó claro en su primera carta a Corinto.

1 Corintios 5:12-13 No es mi deber juzgar a los de afuera, pero sí es responsabilidad de ustedes juzgar a los que son de la iglesia y están en pecado. Dios juzgará a los de afuera; pero como dicen las Escrituras: “Quiten al malvado de entre ustedes”

Pablo confirma las enseñanzas de Jesús acerca de juzgar a los de dentro, pero aclara nuestro papel con los de afuera. Los que están lejos de Dios no viven en el mismo libro de jugadas como los cristianos, y regirlos a una norma bíblica simplemente no tendría sentido. Tenemos que aprender a compartir la verdad correcta en el momento adecuado con los de afuera de la iglesia, haciendo todo lo posible por ganarlos para Cristo.

Cuando Jesús se encontró con la mujer que fue sorprendida en adulterio, no brincó a juzgarla. El, primero, desafió a sus acusadores, y luego, cuando estaba a solas con ella, gentilmente le perdonó sus pecados. Pero al final del encuentro, la retó a “no pecar más”. En la respuesta de Jesús vemos cómo vivir en la tensión y compartir la verdad con amor.

[Relacionado: Yendo fuera | El lente # 5]

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. Comparte de un momento en que te sentiste juzgado. En retrospectiva, ¿crees que la persona tenía razón para decirte algo? Explica.
  4. Lee Mateo 7:1. ¿Por qué es este un versículo tan mal entendida hoy en día? ¿Cómo Mateo 7:5 aclara la confusión?
  5. Cuando es ofendida o pecan en contra suya, la mayoría de la gente no puede ir a esa persona de una manera amorosa e intencional. ¿Qué hacen en su lugar de eso? ¿Cual es el resultado?
  6. Lee Mateo 18:15-16. En tus propias palabras, describe los pasos hacia la reconciliación dados por Jesús. ¿Alguna vez has tratado de aplicar estos pasos en un conflicto? ¿Qué pasó?
  7. Lee 1 Corintios 5:12. ¿Por qué la Biblia da instrucciones diferentes para juzgar a los no cristianos y para juzgar a los cristianos? Da un ejemplo de cuando juzgar a un cristiano de acuerdo a los estándares bíblicos no tendría sentido.
  8. ¿Jesús juzga a la mujer sorprendida en adulterio en Juan 8? Explica.
  9. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

Herramientas ministeriales: