00a

Vida y Relaciones

Los seguidores de Jesús deben aprender a estar de pie con confianza en sus convicciones bíblicas sin dar la impresión de ser un grosero.

Jump to Questions

Esta es la lección 5 de 5 en la serie El lente. Ver también la Edición Infantil y la Edeción Juvenil  de esta lección.


Una vez que hayas conocido a Jesús de verdad, le “entras de lleno”  – y eso significa estar dispuesto a compartir tu lente con los demás. ¿Pero qué pasa cuando las personas rechazan a Dios? ¿Cómo respondes cuando te responden con enojo, argumentos, o ambigüedad? Los seguidores de Jesús deben aprender a salir al mundo con sus convicciones bíblicas sin llegar a ser un cobarde – con miedo de hablar la verdad – o un grosero -. hacerlo sin amor.

En Juan 8 Jesús modeló la combinación perfecta de la verdad y el amor cuando se encontró con una mujer que fue sorprendida en adulterio. Algunos religiosos trataron de intimidar a la multitud con su visión del mundo arrogante – pero Jesús trató con ellos de manera brillante. Sus cuatro respuestas son un modelo para todo cristiano que saldrá al mundo real con un lente bíblico.

[Tema relacionado: Como Jesús lidea con el pecado sexual]

En primer lugar, Jesús pausó

Cuando Jesús fue confrontado con una perspectiva del mundo opuesta a la suya, no se apresuró a sacar conclusiones y empezar a señalar con el dedo. Los líderes religiosos querían apedrear a la mujer sorprendida en adulterio. Pero Jesús simplemente hizo una pausa. Eso es un buen ejemplo para nosotros hoy en día cuando se nos pone en esa situación.

Juan 8:6 Intentaban tenderle una trampa para que dijera algo que pudieran usar en su contra, pero Jesús se inclinó y escribió con el dedo en el polvo.

Desconocemos lo que Jesús escribió en el polvo. Tal vez él estaba escribiendo los nombres de las amantes de los acusadores. Quizá estaba garabateando. Pero lo que estaba haciendo, fue sin duda para darse a sí mismo tiempo para medir su respuesta.

Cuando te enfrentes a una visión del mundo opuesta a la bíblica, tómalo con calma. No reacciones con ira o ignorancia. Para, ora y prepárate. Ten confianza de que un punto de vista bíblico triunfa sobre todos los demás lentes o sea sobre cualquier perspectiva.

En segundo lugar, Jesús mostró valentía

Jesús sabía que los acusadores tenían su propio pecado con que lidiar, y él quería que fueran conscientes de ello. Así que ese fue su siguiente paso a seguir.

Juan 8:7-8 Como ellos seguían exigiéndole una respuesta, él se incorporó nuevamente y les dijo: “¡Muy bien, pero el que nunca haya pecado que tire la primera piedra!”. Luego volvió a inclinarse y siguió escribiendo en el polvo.

Cuando entras en el mundo con una perspectiva bíblica, te encontrarás con todo tipo de personas con perspectivas del mundo contrarias. Algunos serán sinceros pero despistado en sus opiniones, arrastrado por las ideas peligrosas del mundo. Otros serán arrogantes y autosuficientes, determinados como los fariseos para comenzar una pelea. Aprende a distinguir la diferencia, y responder con confianza.

Por cierto, la respuesta inteligente de Jesús dió resultado con los acusadores. Lo que él dijo o escribió debe haber tocado la fibra más sensible, porque finalmente se rindieron.

Juan 8:9 Al oír eso, los acusadores se fueron retirando uno tras otro, comenzando por los de más edad, hasta que quedaron solo Jesús y la mujer en medio de la multitud.

En tercer lugar, Jesús fue personal

Cuando Jesús finalmente se volvió a la mujer atrapada en el pecado, no empezó a lanzar piedras contra ella. Fue personal con ella, listo para compartir la verdad en amor.

Juan 8:10-11 Entonces Jesús se incorporó de nuevo y le dijo a la mujer: —¿Dónde están los que te acusaban? ¿Ni uno de ellos te condenó? —Ni uno, Señor —dijo ella. —Yo tampoco —le dijo Jesús—. Vete y no peques más.

Nota que Jesús no trató de abordar este tema delicado en público. Él esperó hasta que la multitud se había ido, y luego habló de ello. Aunque Jesús era un gran predicador, reconoció que las personas necesitan atención individual. Este es su plan para alcanzar al mundo: enviando mentores quienes están equipados para compartir la verdad en el contexto de una relación personal.

[Tema relacionado: Cómo ayudar a los demás a buscar de Dios]

Finalmente, Jesús llegó a la verdad

Después de todo lo dicho y hecho, y una vez que la base adecuada se colocó para la conversación, Jesús le hizo ver el pecado a la mujer y la desafió a empezar a vivir para honrar a Dios.

Juan 8:11 “..Ve y no peques más.”

Como seguidores de Jesús, creemos que un lente bíblico requiere que nos alineemos con la perspectiva de Jesús. Eso significa que existe el bien y el mal, y hay que estar dispuestos a llamar al pecado pecado. El seguir a nuestros corazones pecaminosos conducirá a una vida de destrucción y desesperanza. Y el no estar dispuestos a compartir una visión bíblica del mundo con confianza – tan impopular como puede que sea – al final no es algo muy amoroso.

Los seguidores de Jesús están siguiendo a un hombre con una misión. Siempre iba por el mundo, y así debemos hacerlo nosotros. Pero al igual que Jesús, debemos estar dispuestos a compartir la verdad con amor, ofreciendo al mundo una relación de cambio de vida con Dios.

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. Da un ejemplo de lo que sería ir al mundo a compartir la verdad de la Biblia sin amor. Por lo general, ¿cómo es recibido ese tipo de mensaje?
  4. Lee Juan 8:6-8. ¿Qué piensas que Jesús habría escrito en el polvo? Diviértete especulando al respecto.
  5. Jesús mostró valentía ante los fariseos. ¿Cuáles son algunas situaciones en tu vida que requieren valor de tu parte con el fin de compartir la verdad desde un lente bíblico?
  6. Lee Juan 8: 9-11. ¿Por qué crees que Jesús esperó a que todos se fueran para hablar con la mujer? ¿Qué le dijo a ella? ¿Qué hubieras dicho tu? ¿Qué habría dicho un fariseo?
  7. Jesús le dijo a la mujer ve y no peques más. ¿Crees que ella obedeció? Explica.
  8. Anota el nombre de una persona que necesita escucharte hablarle la verdad de Cristo. ¿Qué es lo que tienes que decir? ¿Qué debe ocurrir en tu relación con esa persona con el fin de hacer que él o ella sea receptiva a tu mensaje? (Ver ¿Cómo ayudar a alguien a buscar a Dios.)
  9. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

Herramientas ministeriales: