Fe y Crecimiento

Dios viene a nosotros en nuestros fracasos con gracia y verdad para que aprendamos y maduremos como un seguidor de Jesús.

Ir a las preguntas

Esta es la lección 2 de 5 en la serie Abraham.

La Biblia no esconde las debilidades y las locuras de las personas de las que leemos. Abraham acaba de tener una experiencia maravillosa de la bondad de Dios para con él. Se le dio la promesa de convertirse en el padre de una nación que traería bendición a todo el mundo. Pero entonces una prueba se le apareció en su vida y expone una debilidad.

A menudo la tentación viene después de los triunfos

Génesis 12:10-12 En aquel tiempo, un hambre terrible azotó la tierra de Canaán y obligó a Abram a descender a Egipto, donde vivió como extranjero. Al acercarse a la frontera de Egipto, Abram le dijo a su esposa Sarai: “Mira, tú eres una mujer hermosa. Cuando los egipcios te vean, dirán: “Ella es su esposa. ¡Matémoslo y entonces podremos tomarla!”.

Una hambruna vino sobre la tierra donde vivía Abraham y por tanto, se trasladó a Egipto. Cuando entró en Egipto, Abraham tuvo miedo de que su vida fuera amenazada, por lo que mintió. Así que imagínate tener un gran momento con Dios el domingo, pero luego el lunes te enfrentas a un jefe después de haber cometido un error. Te preocupas que si dices la verdad podrás ser despedido o pueda que tengas que pagar un fuerte multa así que mientes. Todos nos enfrentamos a estos momentos en los que somos tentados a mentir o hacer otra cosa que la palabra de Dios prohíbe.

[Relacionado: Abraham y el sueño americano]

Mentir muestra una falta de confianza en Dios

Génesis 12:14-15 Efectivamente, cuando Abram llegó a Egipto, todos notaron la belleza de Sarai. Cuando los funcionarios del palacio la vieron, hablaron maravillas de ella al faraón, su rey, y llevaron a Sarai al palacio.

Abraham temía por su vida. Él mismo estaba convencido de que si los egipcios lo matarían si descubrían que Sara era su esposa. Así que les dijo a los egipcios que ella era su hermana. Sara era una mujer hermosa y cuando ella entró en el nuevo país las noticias de su llegada llegaron a oídos de Faraón. Faraón quedó complacido por el aspecto de Sara y la tomó como una de sus concubinas. Faraón le dio a Abraham una barbaridad de mercancía como agradecimiento por haberle dado su esposa. Sara es puesta en una terrible situación, mientras que Abraham está sentado sobre el lujo.

Abraham dudaba claramente de la promesa que Dios le había hecho. Tuvo que ir a otro país y temer por su vida. Nosotros también podemos caer fácilmente en la misma trampa cuando las dificultades llegan a nuestras vidas. Podemos sentir que Dios ha perdido el control o que no nos cumplira su promesa. Así recurrimos a algo que Dios no quiere que hagamos y empeoramos la situación.

[Relacionado: Admitiendo que estás mal como padre]

El fracaso nunca es fatal con Dios

Génesis 12:17 Pero el Señor envió plagas terribles sobre el faraón y sobre todos los de su casa debido a Sarai, la esposa de Abram.

Dios vuelve a Abraham para ayudarlo en una situación tan extrema. Este episodio de su vida podría haber sido mucho peor si no fuera porque Dios viene en su ayuda. Abraham había sido atrapado mintiendo al líder más poderoso de Egipto. No olvidemos que Abraham era un hombre sin derechos en un país extranjero. Después que Faraón le dio la bienvenida a Sara en su palacio, varias enfermedades cayeron sobre él y su familia. Faraón no apreció que todo esto viniera sobre él y es capaz de conectar lo ocurrido como resultado de la mentira de Abraham. Él le dijo a Abraham que se fuera de inmediato de Egipto para que no sucediera algo peor. Dios le proporcionó protección al hombre al que llamó para que lo represente ante el mundo.

Veremos que Abraham camina con Dios dando tres pasos hacia adelante y dos pasos hacia atrás. A medida que pasa el tiempo por Abraham ve la fidelidad inmerecida de Dios y comienza a confiar más. Dios actúa de la misma manera con su pueblo hoy en día como lo hizo con Abraham. Empezamos a madurar en el carácter cristiano conforme vemos la bondad de Dios y su fiel amor para con nosotros. Dios convierte nuestros fracasos de ser fatal a ser transformadores.   

Lecturas diarias

[Relacionado: ¿Cómo perdonarte a tí mismo]

 

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. ¿Puede alguien pensar en una persona famosa que arruinó su carrera por mentir?
  4. Lee Génesis 12:10-12. ¿Puedes relacionarte a Abraham de ser tentado después de tener un encuentro con Dios?
  5. Lee Génesis 12:14-15. Hablar de un momento en que una prueba en tu vida te tentó a ya no querer seguir a Dios.
  6. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

Herramientas ministeriales: