Vida Y Relaciones

Perdonarte a ti mismo,a por algo que hiciste – a ti mismo,a o a otros – es tan fácil como 1-2-3.

Ir a las preguntas

Perdonarte a ti mismo,a por algo que hiciste – a ti mismo,a o a otros – es tan fácil como 1-2-3:

Paso #1: Se honesto contigo mismo y arrepiéntete.

Antes de que puedas perdonarte a ti mismo,a, tienes que ser realista y admitir lo que salió mal. Haz un inventario personal de la situación. Se completamente honesto acerca de tu parte en la situación, y evita señalar con el dedo. Un corazón verdaderamente arrepentido dice: “metí la pata y estoy dispuesto a cambiar”. Este es el paso más difícil en el proceso. El rey David se sinceró acerca de su pecado y escribió una canción sobre ello:

Salmo 51:2-3 Lávame de la culpa hasta que quede limpio y purifícame de mis pecados. Pues reconozco mis rebeliones; día y noche me persiguen.

[Relacionado: ¿Cuál es el arrepentimiento verdadero?]

Paso #2: Se honesto con los demás y pide perdón.

Antes de que te perdones a ti mismo,a por tus errores, necesitas aclarar el ambiente con cualquier otra persona que pueda haber sido afectado por tus palabras o acciones. ¿Has pecado contra Dios? Confiesaselo a él. ¿Pecaste contra un amigo o miembro de la familia? Trágate tu orgullo y acude a ellos. Ya has sido honesto contigo mismo,a, así que ahora humíllate y se honesto con los demás. Y aquí están las buenas noticias: aunque otros no puedan perdonarte, Dios ya lo ha hecho.

1 Juan 1:9 Pero si confesamos nuestros pecados a Dios, él es fiel y justo para perdonarnos nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad.

[Relacionado: ¿Cómo funciona el perdón]

Paso #3: Perdónate a ti mismo,a.

Así que aquí está la pura verdad: si has completado los pasos 1 y 2 anteriormente explicados, tienes derecho al paso 3. La palabra de Dios sobre ti es “Perdonado”. Escucha esa palabra y confía en él. Deja de golpearte a ti mismo y sólo cree lo que Dios ha dicho ya acerca de ti. Y cada vez que tu propio corazón trate de avergonzarte de nuevo con ese pasado de culpabilidad, perdonate a ti mismo,a. Haz una costumbre activa de ello hasta que la verdad del perdón pase de tu cabeza al corazón.

[Relacionado: 3 preguntas para los que luchan con la falta de perdón]

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. ¿Es más fácil que te perdones a ti mismo,a o perdonar a otros? ¿Por qué?
  4. Comparte de un momento en que perdonaste a alguien por un mal que te hicieron. ¿Cómo les afectó?
  5. Explica el arrepentimiento. ¿Lo has hecho? Explica.
  6. Lee Salmos 51. Circula las palabras o frases que saltan a tu vista. ¿Puedes identificarte con los sentimientos de David? Explica.
  7. Lee 1 Juan 1:9. ¿El perdón de de Dios para ti hace que sea más fácil perdonarte a sí mismo,a? ¿Por qué o por qué no?
  8. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

ENLACES Y DESCARGAS