Equipos y Liderazgo

Para crear una cultura discipuladora, una iglesia necesita grupos de conexión que hagan las cosas correctamente, dirigidas por líderes comprometidos que hacen las cosas correctamente.

Ir a las preguntas

Esta es la lección 1 de 3 en nuestra Serie de Entrenamiento para grupos de conexión.


Para crear una cultura discipuladora, una iglesia necesita grupos de conexión que hagan las cosas correctamente, dirigidas por líderes comprometidos que hacen las cosas correctamente. Considera lo estratégico que sería un grupo de conexión en el ministerio de una iglesia.

Los grupos de conexión cierran la brecha de la verdad a la vida

Los sermones son importantes, pero los grupos de conexión llevan a las personas más lejos en su búsqueda de Dios. Crecemos por descubrir y compartir la verdad de Dios con los demás. Ese proceso sólo da comienzo en un servicio dominical. En los grupos de conexión, las personas pueden aprender y aplicar la verdad juntos.

Los grupos de conexión son una necesidad logística

Una sola persona no puede pastorear a todos. De hecho, el diseño de Dios es que los pastores equipen a otros para que lleven a cabo el ministerio.

Efesios 4:11-12 Ahora bien, Cristo dio los siguientes dones a la iglesia: los apóstoles, los profetas, los evangelistas, y los pastores y maestros. Ellos tienen la responsabilidad de preparar al pueblo de Dios para que lleve a cabo la obra de Dios y edifique la iglesia, es decir, el cuerpo de Cristo.

Moisés tuvo problemas con la carga de cuidar al pueblo de Dios hasta que aprendió a dividir la atención en grupos más pequeños.

Éxodo 18:13-22 …Moisés se sentó para oír los pleitos que los israelitas tenían unos con otros. Y el pueblo esperó a ser atendido delante de Moisés desde la mañana hasta la tarde… —¡No está bien lo que haces! —exclamó el suegro de Moisés—. Así acabarás agotado y también se agotará el pueblo. Esta tarea es una carga demasiado pesada para una sola persona… elige, de entre todo el pueblo, a algunos hombres con capacidad y honestidad, temerosos de Dios y que odien el soborno. Nómbralos jefes de grupos de mil, de cien, de cincuenta y de diez personas… Ellos te ayudarán a llevar la carga, para que la tarea te resulte más fácil.

Los grupos de conexión permiten que cada quien en una iglesia reciba atención pastoral – no de un pastor con exceso de trabajo, sino de las personas que mejor los conocen.

El discipulado ocurre en tres entornos importantes: la familia, grupos de conexión, y las relaciones de mentoría individual. Los grupos de conexión ayudan a preparar a las personas para dirigir espiritualmente en sus casas. También proporcionan un gran lugar para formar relaciones de mentoría.

Los grupos de conexión son intencionales en hacer discípulos

Se necesita un cierto tipo de grupo para ayudar a la gente a buscar de Dios. Muchos grupos comparten la verdad y fomentan relaciones de una buena manera. Eso es importante. Pero a la mayoría de los grupos de conexión les falta un tercer elemento vital: no crean discípulos que hagan discípulos.

Ayudar a las personas a buscar de Dios es el llamado de todos los cristianos, no sólo de unos pocos pastores o líderes. Eso define la prioridad de los grupos de conexión. Luego, el grupo hace discípulos que a su vez hacen discípulos, el resultado natural es que el grupo va a reproducirse en nuevos grupos.

Los grupos de conexión son dirigidos por líderes comprometidos

Para hacer discípulos, los líderes de un grupo deben estar comprometidos con dos tareas esenciales.

  • Crear un entorno saludable en el grupo. Ayuda a la gente a ser invitacional. Ayuda a descubrir la verdad de Dios juntos. Construye un grupo de confianza. Prepara al grupo para reproducirse.
  • Desarrollar personas en el grupo. Ayuda a las personas a que se preocupen los unos por los otros. Mentorea discípulos y capacítalos para guiar a otros discípulos. Desarrolla un equipo de co-líderes.

Estar al frente de un grupo es un reto, por lo que es importante conocer tu parte versus la parte de Dios. Sólo Dios puede trabajar en las personas para traerles vida, motivarlos y transformarlos. Mientras seas fiel al hacer tu parte, puedes confiar en Dios para hacer la suya.

Si quieres estar al frente de un grupo de conexión, únete a un grupo y participa. Aprende el manejo de las cosas bajo la mentoría de un líder con experiencia. Completa el Entrenamiento para grupos de conexión. También toma el Entrenamiento de mentoría.

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. Piensa en el mejor grupo de conexión del cual has sido parte. ¿qué lo hizo un gran grupo?
  4. ¿Cuáles son los puntos fuertes de un sermón versus a una discusión en grupo de conexión? ¿Cómo los dos trabajan juntos para hacer discípulos?
  5. ¿Alguna vez has experimentado el cuidado pastoral en un grupo de conexión? ¿Cómo impactó tu vida?
  6. ¿Qué crees que sucederá eventualmente en un grupo de conexión que no es intencional en hacer discípulos que hagan discípulos?
  7. ¿Cuáles son los rasgos personales más importantes que ayudarán a un líder de grupo a que tenga éxito? Explica tu respuesta.
  8. Mientras te preparas para dirigir un grupo, ¿cómo ayuda a que tengas en cuenta tu parte versus a la parte de Dios?
  9. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

Herramientas ministeriales: