Equipos y Liderazgo

Los líderes eficaces de los grupos de conexión saben el propósito del grupo y trabajan intencionalmente para crear una experiencia de grupo que los llevará hasta la meta.

Ir a las preguntas

Esta es la lección 2 de 3 en nuestra Serie de Entrenamiento para grupos de conexión.


Un grupo de conexión eficaz tiene un sentido de dirección y propósito. Sus líderes saben hacia dónde se dirige el grupo, y trabajan intencionalmente para crear el tipo de experiencia que los llevará donde quieren llegar. El ambiente correcto tiene cuatro elementos.

Crea un grupo invitacional.

Ya que la madurez implica ayudar a otros a buscar de Dios, un grupo efectivo se enfoca hacia fuera. Ayuda a sus miembros a aprender a preocuparse y a incluir a las personas que no están allí todavía.

Juan 1:40-42 Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de estos hombres que, al oír lo que Juan dijo, siguieron a Jesús. Andrés fue a buscar a su hermano Simón y le dijo: “Hemos encontrado al Mesías” (que significa “Cristo”). Luego Andrés llevó a Simón, para que conociera a Jesús. Jesús miró fijamente a Simón y le dijo: “Tu nombre es Simón hijo de Juan, pero te llamarás Cefas” (que significa “Pedro”).

Después que Andrés se encontró con Jesús, no mantuvo esa relación para sí mismo. Invitó a otra persona.

Dale apertura a tu grupo invitando. Como equipo, invita a todos tus conocidos. Ponte en el vestíbulo (lobby) todos los domingos e invita a las personas que conoces. Entrena a tu grupo a que piense de una manera invitacional. Pasen el tiempo hablando de quién podría ser invitado. Identifiquen momentos estratégicos para invitar, y planificar como un grupo para esas oportunidades.

Crea un grupo que descubre la verdad juntos.

Las personas aprenden y crecen a través de la participación. Tu papel no es dar una conferencia, pero facilitar el descubrimiento y la aplicación. Los recursos en buscadeDIOS.org te ayudarán a tener conversaciones atractivas donde las personas descubren y comparten juntos la verdad.

Crea un grupo de confianza.

Hacer discípulos es más que solo estudiar la verdad. Las personas necesitan un entorno relacional saludable para procesar y aplicar la verdad en sus vidas.

Efesios 4:15 En cambio, hablaremos la verdad con amor y así creceremos en todo sentido hasta parecernos más y más a Cristo, quien es la cabeza de su cuerpo, que es la iglesia.

Crecemos más como Jesús cuando la verdad se combina con el amor. Tu trabajo como líder es crear un ambiente de confianza – un lugar seguro donde las personas pueden hablar abiertamente acerca de la vida a la luz de la verdad de Dios. Enseña a tu grupo a mantener la confidencialidad y tratarse unos a otros sin juzgar.

Crea un grupo que se reproduzca.

Al un grupo madurar, pasa “por el círculo completo” a través de tres etapas:

  • Inicio – un grupo parte a un comienzo saludable.
  • Crecimiento – los miembros acrecen en la fe y el grupo crece en número y liderazgo.
  • Reproducción, – tu grupo da a luz a un nuevo grupo.

Tu objetivo final es el de reproducir tu grupo. Ten la intención de esto desde el principio. Esto afectará la forma de preparar, dirigir la discusión y compartir las tareas semanales. (La hoja de trabajo del Plan reproducción del grupo te ayudará.) Tu grupo nunca se reproducirá a menos que abracen esta visión. Debes promover continuamente y planificar para ello desde el día en que comience tu grupo.

No se puede planificar la forma de avanzar a menos que conozcas a tu grupo. A esto le llamamos evaluación.

1 Corintios 3:1-3cuando estuve con ustedes, no pude hablarles como lo haría con personas espirituales. Tuve que hablarles como si pertenecieran a este mundo o como si fueran niños en Cristo. Tuve que alimentarlos con leche, no con alimento sólido, porque no estaban preparados para algo más sustancioso. Y aún no están preparados,3 porque todavía están bajo el control de su naturaleza pecaminosa. Tienen celos unos de otros y se pelean entre sí…

La evaluación del apóstol Pablo le ayudó a decidir cómo trabajar con estas personas. Del mismo modo, la evaluación te ayuda a saber cómo compartir la verdad correcta en el momento correcto y lo que el grupo necesita después.

Tu primera responsabilidad al dirigir un grupo es crear el tipo de ambiente correcto.

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. ¿Qué puede hacer un líder para ayudar a un grupo de conexión a ser más invitacional?
  4. ¿Qué rasgos has visto que hacen que un grupo sea raro o poco acogedor para los recién llegados?
  5. ¿Por qué es importante que un líder de grupo no adopte el papel de maestro de la Biblia o de un experto?
  6. ¿Has estado en un grupo donde se sentía como un lugar seguro para compartir abiertamente sobre tu vida? ¿Qué hizo que se sintiera así?
  7. ¿Por cuál etapa de la vida del grupo estas más entusiasmado de dirigir, y por qué?
  8. Lee 1 Corintios 3:1-3. ¿Cómo opinas de la evaluación de los miembros del grupo?
  9. ¿Cuáles son algunos de los factores que dificulta que los grupos se reproduzcan en nuevos grupos?
  10. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

Herramientas ministeriales: