Equipos y Liderazgo

Los grupos de conexión que se enfocan solo en ellos, se preocupan principalmente en sus propios miembros y es poco probable que alguna vez se reproduzca. Se necesita un liderazgo intencional para ayudar a un grupo de conexión a desarrollar una preocupación para aquellas personas que aún no forman parte del grupo.

Ir a las preguntas

No hay nada más emocionante que un grupo de conexión que está creciendo. Pero a menos que los líderes sean intencionales, la mayoría de los grupos, naturalmente, se asientan en un enfoque interno. Una vez que se pierde el enfoque hacia el exterior, es difícil volver a encenderlo. Es difícil mover al grupo hacia la reproducción. Así que construye una orientación hacia los de afuera en tu grupo desde el principio, y mantén la llama viva.

Comienza con el líder

Tu cuidado y preocupación por las personas fuera del grupo será contagiosa. Si esto no es algo natural en ti, cultívalo. El grupo rápidamente se moldeara a tus valores y prioridades. Al menos busca a alguien para añadir a tu equipo de liderazgo que tenga un interés vivo por las personas que están lejos de Dios.

Es un signo de madurez

Maduramos ayudando a otros a buscar de Dios. Eso significa que hay que ayudar a los demás a confiar en Jesús para la vida eterna. Si tu grupo no se preocupa por las personas que no están allí todavía, su grupo no va a producir discípulos de Jesús  maduros. Los cristianos que no se preocupan por la gente perdida muestra que no son maduras. No importa la cantidad de conocimiento que tengan o que tan empapados están en la vida de la iglesia, les falta el corazón de Jesús hacia la gente. Los cristianos que no han captado la visión de ir círculo completo en su propia búsqueda de Dios es probable que se estanquen y desarrollen una fe de solo los domingos.

Difunde la visión

Recuérdale a la gente el propósito del grupo. Tienes que repetirlo una y otra vez porque la gente se olvida. Ellos fácilmente regresaran a su anterio punto de vista sobre lo que creen que es un grupo de conexión y la madurez espiritual. La gente se siente cómoda en sus propias relaciones existentes. Así que tienen que ser desafiados y motivados con regularidad. Exprésale a tu grupo una meta para el crecimiento numérico. El crecimiento numérico es el subproducto práctico de un enfoque hacia fuera que conecta con personas reales.

Hablen sobre los desafíos juntos

Ayuda a tu grupo a procesar los retos de incluir a los recién llegados. Se franco sobre las dificultades que vienen con ser hospitalario y abierto. Explica cómo la adición de nuevas personas afectará la dinámica del grupo. ¡Ayuda a las personas a ver cómo esos inconvenientes valen la pena! Recuérdales que como seguidores de Cristo renunciamos a cosas que nos gustan por las cosas que amamos. Por lo que estamos dispuestos a renunciar a nuestra estrecha comunión y comodidad relacional para ver que la gente llegue a la fe y comiencen a buscar de Dios.

Ora consistentemente

Haz del enfoque por los de afuera parte de la vida de oración como grupo. Oren a menudo por la comunidad y sus necesidades. Oren por la gente en general y por nombre de las personas que aún no forman parte del grupo. Oren por sus corazones para que se alineen con el corazón de Dios. Oren para que Dios ponga gente en su camino.

Entrena a tu grupo para que sea invitacional

Ayuda a los miembros de tu grupo a dar pasos de fe para llegar e invitar a otros a su grupo. Entrénalos a cómo ser acogedores con los huéspedes. Inviten a las personas que están espiritualmente inquietas quiénes aún pueda que estén lejos de Dios, pero tal vez están abiertos a la fe o tienen preguntas. También inviten a los asistentes a la iglesia que necesitan tomar el siguiente paso en la búsqueda de Dios.

[Relacionado: Entrena a tu grupo a ser Invitacional]

[Relacionado: Cómo hacer que tu grupo sea acogedor para las visitas]

Encuentra maneras de servir a la comunidad

Aumenta tu enfoque hacia fuera saliendo a la comunidad. Como grupo, conéctense a proyectos de ayuda/alcance o de servicio para la comunidad o proyectos que tenga tu iglesia. O crea un proyecto por tu propia cuenta basado en las necesidades de la comunidad que despiertan tu preocupación. Lo ideal sería que busques proyectos que les permitan construir relaciones en el vecindario. Además, tu proyecto puede ser una puerta de entrada a tu grupo. Invita a otros a unirse a medida que avanzas. Después de servir, tomen un tiempo para disfrutar juntos de un momento de compañerismo.

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. ¿Puede un grupo de conexión ser saludable sin enfocarse hacia fuera? Explica.
  4. ¿Cuáles son algunas evidencias de que un grupo está enfocado hacia dentro? y ¿enfocado hacia fuera?
  5. ¿Cómo puede un grupo que está enfocado hacia dentro cambiar de una mentalidad que se enfoque hacia fuera?
  6. ¿Cuáles son algunos de los desafíos de recibir gente nueva en un grupo?
  7. ¿Cómo puede ayudar el servicio comunitario a cambiar la actitud de tu grupo hacia los de afuera?
  8. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

ENLACES Y DESCARGAS