Fe y Crecimiento

00a

Para la mayoría de las personas, el primer impulso en la oración es orar por nuestras propias necesidades. Efesios 3 también modela como orar los mejores tipos de oraciones por los demás.

Ir a las preguntas

Esta es la lección 5 de 6 en la serie EnriquéceteVer también la Edición Infantil y la Edeción Juvenil  de esta serie.


Nuestro primer impulso en la oración es por lo general orar por nosotros mismos. Esta bien. Jesús nos invita a orar por nuestras necesidades todos los días (Mateo 6:11-12). Cuando si oramos por los demás, la atención se centra a menudo en un problema de salud o una crisis de vida. Por el contrario, el apóstol Pablo nos muestra cómo orar por lo mejor de Dios para su pueblo.

Efesios 3:14-15 Cuando pienso en todo esto, caigo de rodillas y elevo una oración al Padre, el Creador de todo lo que existe en el cielo y en la tierra.

Estamos confiados cuando oramos por otros cristianos por dos razones. En primer lugar, estamos apelando a Su padre, que se preocupa por ellos, incluso más que nosotros. En segundo lugar, el Dios que escucha nuestras oraciones es el Creador de todo. Él tiene poder ilimitado para hacer cualquier cosa que decida hacer.

Ora para que otros crezcan en el poder del Espíritu Santo.

Efesios 3:16-17 Pido en oración que, de sus gloriosos e inagotables recursos, los fortalezca con poder en el ser interior por medio de su Espíritu. Entonces Cristo habitará en el corazón de ustedes a medida que confíen en él. Echarán raíces profundas en el amor de Dios, y ellas los mantendrán fuertes.

Dios nos ha dado recursos increíbles en Cristo. Hemos sido escogidos como Sus hijos, perdonados de nuestros pecados, dado el Espíritu Santo, hechos vivos espiritualmente, otorgados el poder de la resurrección, y mucho más. De esos recursos, él empodera a su pueblo con fuerza interior. Todos necesitamos fuerza interior para vencer la tentación, enfrentar dificultades, hacer cosas difíciles para Dios, y cambiar nuestros hábitos.

El resultado de este trabajo interior es que Jesús se convierte en algo más que un visitante, pero residente permanente en nuestros corazones. El Espíritu Santo limpia nuestra “casa” interior para hacer de cada uno de nosotros un hogar apropiado para Jesús. Por eso, cuando oramos por otros, podemos pedir no sólo ayuda material, sino por el poder interior del Espíritu que permite que la presencia de Jesús trabaje profundamente dentro de nosotros.

[Tema relacionado: Cómo orar por las personas que mentoreas]

Ora para que otros puedan conocer el amor de Dios

Efesios 3:17-19Echarán raíces profundas en el amor de Dios, y ellas los mantendrán fuertes. Espero que puedan comprender, como corresponde a todo el pueblo de Dios, cuán ancho, cuán largo, cuán alto y cuán profundo es su amor. Es mi deseo que experimenten el amor de Cristo, aun cuando es demasiado grande para comprenderlo todo…

Muchos del pueblo de Dios no viven en la realidad diaria de Su amor. El amor de Dios nunca puede ser plenamente comprendido o medido, sin embargo, Dios quiere que lo entendamos en nuestra experiencia. Él quiere que sepamos lo mucho que nos ama. Así que podemos orar para que los demás conozcan realmente el amor de Dios – en todas sus dimensiones – de una manera que cambie sus vidas.

[Tema relacionado: Ora bendiciones sobre tus hijos]

Ora para que otros puedan experimentar la plenitud de Dios

Efesios 3:19-21 Entonces serán completos con toda la plenitud de la vida y el poder que proviene de Dios. Y ahora, que toda la gloria sea para Dios, quien puede lograr mucho más de lo que pudiéramos pedir o incluso imaginar mediante su gran poder, que actúa en nosotros. ¡Gloria a él en la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones desde hoy y para siempre! Amén.

El plan de Dios para Su pueblo es soltar toda la extensión de su vida y poder en nuestras vidas. La vida cristiana es simplemente la vida sobrenatural de Dios en nosotros y a través de nosotros. Dios tiene el poder de hacer más en nosotros de lo que podemos imaginar, ya que trae honor a Sí mismo a través de su obra en nosotros. Así que ora para que otros cristianos tomen grandes pasos de fe y obediencia – que compartan su fe, mentoreen a otros, sirvan y den – en formas que expresen el grado de presencia y poder de Dios en sus vidas

No dejes de orar por tus propias necesidades, o por las necesidades prácticas de las personas que te rodean. Pero también puedes añadir esta nueva dimensión poderosa a tus oraciones. Ora por otros cristianos – y por ti mismo – para experimentar cada vez más del abundante poder, presencia y amor de Dios.

[Tema relacionado: Más allá de la mediocridad]

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. ¿Qué porcentaje de tus oraciones se centran en ti mismo? ¿En otros?
  4. Lee Efesios 3:16. Identifica algunas áreas donde se necesita fuerza interior del Espíritu Santo.
  5. Lee Efesios 3:18-19. ¿Cómo sabes cuando otra persona te ama? ¿Cómo sabes cuando Dios te ama?
  6. “La vida cristiana es simplemente la vida sobrenatural de Dios en y a través de nosotros.” ¿Estás de acuerdo o en desacuerdo, y por qué?
  7. Lee Efesios 3:20. ¿Cuáles son algunas cosas que Dios quiere lograr en y a través de ti que van más allá de tu imaginación o de tu creencias?
  8. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

Herramientas ministeriales: