Vida y Relaciones

Si realmente quieres sobrevivir y ganar como padre, tendrás que dominar lo básico. La regla más fundamental para la crianza de los hijos es que establezcas las prioridades para toda la familia.

Ir a las preguntas

Esta es la lección 1 de 3 en la serie Guía de supervivencia para los padres.


Si verdaderamente quieres una fundamento saludable para tu familia, crea un hogar para tus hijos centrado en Dios.

Principio para la crianza #1: Pon a Dios en primer lugar.

Es importante empezar con el fundamento correcto. Dios es el creador de todas las cosas, incluyendo la familia. Él sabe cómo todo funciona. Debemos seguir Su plan. Sí haces de Dios tu prioridad, esa relación afectará positivamente cada aspecto de tu familia.

Deuteronomio 6:1-2 “Esos son los mandatos, los decretos y las ordenanzas que el Señor tu Dios me encargó que te enseñara. Obedécelos cuando llegues a la tierra donde estás a punto de entrar y que vas a poseer. Tú, tus hijos y tus nietos teman al Señor su Dios durante toda la vida. Si obedeces todos los decretos y los mandatos del Señor, disfrutarás de una larga vida.

Cuando Dios está en el centro de tu familia y de tu hogar tendrás una vida bien ordenada.

Los padres deben modelar una búsqueda de Dios en sus propias vidas.

Padres, ustedes ponen el tono en su hogar. Sí quieren que Dios esté en el centro de su familia, asegurense de que Dios esté en el centro de tu propia vida primero. Tus disciplinas espirituales te ayudarán a moldearte en la clase de padre que Dios quiere que seas y tus hijos observaran y seguirán tú guianza.

Deuteronomio 6:5-6 Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas. Debes comprometerte con todo tu ser a cumplir cada uno de estos mandatos que hoy te entrego.

Dios debe ser la máxima prioridad en el hogar.

Los padres ponen mucho esfuerzo y dinero en otras cosas: escuela, deportes, ropa, entretenimiento, etc. En lo que pasas la mayoría de tu tiempo indica lo que tiene la prioridad mayor en tu vida. Dios necesita estar en la parte superior de esa lista. Tus hijos deben entender que tomar tiempo para leer la Biblia, orar juntos e ir a la iglesia son de suma importancia.

Deuteronomio 6:7 Repíteselos a tus hijos una y otra vez. Habla de ellos en tus conversaciones cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes.

[Relacionado: Cómo la iglesia puede cambiar tu familia]

[Relacionado: Toma la iniciativa con tus hijos]

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. Comparte una historia de “supervivencia” -tuya o de alguien más.
  4. Trata de articular dos o tres de los mejores “principios” que tus padres usaron cuando te criaron.
  5. Lee Deuteronomio 6:1-7. ¿Por qué crees que Moisés enfatizó hablarle a los padres de Israel? ¿Crees que los padres de hoy son tan importantes para la sociedad como lo fueron en aquel entonces?
  6. En una escala del 1-10, califica tu propia búsqueda de Dios. ¿Qué puedes hacer para mejorar?
  7. ¿Cuál crees que tus hijos dirían es la máxima prioridad en tu hogar?
  8. ¿Qué clase de legado te dejaron tus padres? ¿Qué clase de legado quieres dejarle a tus hijos?
  9. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

Herramientas ministeriales: