Fe y Crecimiento

En respuesta a Jesús, los sabios le dieron regalos generosos sin negarle nada.

Ir a las preguntas

Esta es la parte 1 de 5 en la Serie La historia de la Navidad según las personas que verdaderamente estuvieron present.


Los regalos son una parte importante de la Navidad. Demuestra cómo amamos, cuidamos y valoramos a los demás. En parte, la tradición de dar regalos de Navidad se remonta a los que conocemos comúnmente como los reyes magos. En la historia original de Navidad, son reconocidos por los regalos que le trajeron al niño Jesús, al reconocer quién era y por qué su nacimiento importaba.

Los sabios buscaron a Jesús

Mateo 2:1-2 Jesús nació en Belén de Judea durante el reinado de Herodes. Por ese tiempo, algunos sabios de países del oriente llegaron a Jerusalén y preguntaron: “¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Vimos su estrella mientras salía y hemos venido a adorarlo”.

Los sabios (o magos) eran como los eruditos religiosos de alta posición. Su estudio de las estrellas los convenció de que un niño nacería y que sería rey de los Judíos. Ellos no sabían todo sobre Jesús, pero entendían lo suficiente como para salir de sus casas y viajar una gran distancia, con gran esfuerzo y gasto, para encontrar a este niño. Dios se aseguró de que supieran cómo encontrar lo que estaban buscando.

¿Tiene Jesús al menos este lugar mínimo en tu vida: que estás dispuesto a buscarlo? La cuestión de quién es Jesús merece un poco de esfuerzo. ¡La búsqueda vale la pena! Dios no te dejará en la oscuridad si realmente lo estás buscando.

[Relacionado: ¿Quiénes eran los reyes magos?]

Los magos adoraron a Jesús

Mateo 2:11 Entraron en la casa y vieron al niño con su madre, María, y se inclinaron y lo adoraron.

Cuando los sabios encontraron a Jesús, actuaron sin dudar. Se tiraron al suelo delante de él con una expresión de humildad y homenaje.

Jesús es nombrado el Salvador y Rey por Dios. Al igual que los sabios, cuando se dan cuenta de quién es Jesús, la respuesta correcta es darle honor y alabanza. La búsqueda no es sólo de encontrar a Jesús. Una vez que descubras quién es, ¿cuál debe ser tu respuesta? No tiene sentido decir que sabes quién es, pero no lo honras y adoras.

Los sabios le dieron regalos a Jesús

Mateo 2:11 Luego abrieron sus cofres de tesoro y le dieron regalos de oro, incienso y mirra.

Los sabios ofrecieron a Jesús más que homenaje. Prepararon regalos significativos para él, a un costo y esfuerzo tremendo. En el mundo antiguo, el oro era el regalo más común para la realeza. Este regalo reconoció la realeza de Jesús. El incienso era un incienso utilizado por los sacerdotes para adorar a Dios en el templo. Este regalo nos señala hacia el papel sacerdotal de Jesús como nuestro mediador ante Dios. Pero también hace alusión a su deidad, como uno que es digno de recibir la adoración que el incienso sugiere. La mirra es una especia utilizada para embalsamar a los muertos. Este regalo es profético del sufrimiento y muerte de Jesús en la cruz para salvarnos de nuestros pecados.

Los regalos muestran cuánto nos importa una persona. El dar sacrificialmente nos lleva más allá del mero servicio de labios para expresar una lealtad que nos cuesta algo. Por supuesto, Jesús no necesita nada de nosotros. Pero como rey, podemos darle nuestra obediencia y servicio. Como nuestro Sumo Sacerdote y Dios, podemos traerle nuestra adoración. La mirra, por el contrario, representa su regalo para nosotros. Él dio su vida libremente, como un acto de pura misericordia, para hacernos justos ante Dios o sea para que estemos bien con Dios. En respuesta, nuestro mayor regalo es vivir para él.

Los sabios se entregaron a Jesús

Dios le dio al mundo a Jesús. Cuando los sabios reconocieron la importancia de su nacimiento, viajaron largamente y pusieron sus vidas en peligro, en reconocimiento de quién es él. Le dieron regalos costosos, pero más allá de eso, tomaron un riesgo mayor. Ellos dieron su tiempo y esfuerzo. Invirtieron más que sus palabras e incluso, más que sus tesoros. Se entregaron a sí mismos.

El regalo de Dios para ti es Jesús. Su nacimiento muestra lo mucho que Dios te valora. ¿Cuál es tu regalo en respuesta a él? Él se merece tu lealtad, tu obediencia y tu adoración. Se merece tu propia vida.

[Relacionado: Haz lugar para dar}

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. ¿Cuál ha sido el mejor regalo de Navidad que has recibido, y por qué?
  4. Lee Mateo 2:9. ¿Cómo ha cambiado la imagen que tenías de los sabios (reyes magos?
  5. Piensa acerca de cómo Dios guió a los sabios (magos) a Jesús. ¿Qué lecciones podemos aprender de esto?
  6. Lee Isaías 9:6-7. ¿Cómo esta profecía se relaciona con las expectativas en torno a la venida del “rey de los judíos”?
  7. Lee Mateo 2:11. ¿Cómo definirías “la adoración”? ¿Por qué el inclinarse es una expresión de adoración?
  8. Lee Mateo 2:11. ¿Qué significan los tres regalos que dieron los sabios (reyes magos)?
  9. ¿Qué se puede decir de una persona según los regalos que le da?
  10. ¿Qué sugieren los regalos de los sabios (reyes magos) de cómo podemos responder a Jesús?
  11. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

Herramientas ministeriales: