Vida y Relaciones

¿Qué hacemos cuando estamos envidiando y celosos,as de otra persona? Allen Parr nos da cinco consideraciones para ayudarnos a superar los celos.

Ir a las preguntas

Este contenido está adaptado del canal de YouTube The Beat de Allen Parr.

¿Qué hacemos cuando estamos envidiando y celosos,as de otra persona? Allen Parr nos da cinco consideraciones para ayudarnos a superar los celos.

La mentira de la felicidad

Rechazar la idea de que “si sólo tengo X cosa o persona, seré realmente feliz.” El enemigo utiliza esto para mantenernos buscando todo menos a Dios. Dos pasajes bíblicos nos ayudan a entender esto.

Lucas 15:11-32 nos muestra a un joven que pensó que sería más feliz viviendo “la buena vida” pero a mitad de la historia, se da cuenta de lo tonto que ha sido y vuelve a casa con su padre amoroso. Él terminó con los cerdos aun con una gran suma de dinero.

Luego, en Eclesiastés, el autor trató de encontrar la felicidad en el vino, las mujeres, la riqueza y el trabajo, sin embargo, seguía vacío.

Eclesiastés 2:11 Pero  al observar todo lo que había logrado con tanto esfuerzo, vi que nada tenía sentido; era como perseguir el viento. No había absolutamente nada que valiera la pena en ninguna parte.

La verdadera felicidad no se pudo encontrar fuera de la relación del escritor con Dios.

El síndrome del metro

Nada le gustaría más al enemigo que nos comparemos constantemente a otras personas. Es probable que nos desanimemos cuando estamos más vulnerables porque no tenemos lo que otros tienen. A esto se le llama el síndrome del metro (lo que se usa para tomar medidas) porque tendemos a compararnos a los demás. Dios nos advierte en contra de esto.

Éxodo 20:17 “No codicies la casa de tu prójimo. No codicies la esposa de tu prójimo, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su burro, ni ninguna otra cosa que le pertenezca”.

Dios le ordenó a Israel que no codiciará las posesiones, relaciones y éxitos de los unos y los otros. ¿Por qué? Porque sabe que la envidia es tóxica. Destruye las relaciones y nos hace priorizar a los ídolos falsos en lugar de las conexiones sanas con Dios y los demás.

[Relacionado: 5 Problemas con avaricia]

El principio del espejo

Dios puede usar nuestros celos para revelar lo que está sucediendo dentro de nosotros. Los celos revelan los ídolos que hay en nuestras vidas. Si somos consumidos con la búsqueda de algo, es probable que esté revelando que estamos más interesados en buscar tal cosa en lugar de buscar de Dios.

Mateo 6:24 Nadie puede servir a dos amos. Pues odiará a uno y amará al otro; será leal a uno y despreciará al otro. No se puede servir a Dios y al dinero.

[Relacionado: ¿Cómo funciona la avaricia]

Cuidate contra la ingratitud

En el libro de Números, Israel vagó durante cuarenta años en el desierto. Esto es porque Dios estaba disgustado con su constante queja a pesar de la milagrosa liberación de Egipto y Su provisión en el desierto hasta el cuidado de su ropa, protegiéndolos, y alimentandolos. A pesar de que Dios visiblemente hizo tanto por ellos, fueron consumidos por lo que no tenían. Así que Dios los castigó al no permitir que entraran a la tierra prometida. A excepción de unos pocos seguidores fieles como Josué y Caleb, toda la primera generación se extinguió y fueron sus hijos los que entraron en la tierra prometida de Israel.

Jesús enseñó que Dios provee para nuestras necesidades, por lo que no tienes que dejarte dominar por el miedo o la falta de confianza, y no tenemos que obsesionarnos con lo que el mundo nos dice que debemos tener.

Mateo 6:31-33 Así que no se preocupen por todo eso diciendo: “¿Qué comeremos?, ¿qué beberemos?, ¿qué ropa nos pondremos?”. Esas cosas dominan el pensamiento de los incrédulos, pero su Padre celestial ya conoce todas sus necesidades. Busquen el reino de Dios[a] por encima de todo lo demás y lleven una vida justa, y él les dará todo lo que necesiten.

[Relacionado: La inutilidad de una mentalidad de yo primero]

La prueba de la humildad

Si eres celoso y envidioso de los demás, debes tener la humildad para confesar tus celos. Puede ayudarte a acercarte a esta persona y proporcionarles una oportunidad para que te enseñen cómo llegaron hasta donde están. En lugar de ser envidioso y celoso, esto puede convertirse en una motivación positiva hacia lo que Dios tiene para ti y no para otros.

Santiago 5:16  Confiésense los pecados unos a otros y oren los unos por los otros, para que sean sanados. La oración ferviente de una persona justa tiene mucho poder y da resultados maravillosos

[Relacionado: El ídolo de la envidia]

La Biblia nos advierte contra los celos y la envidia una y otra vez. Caín mató a su hermano Abel por celos, y si no tenemos cuidado, también “matará” nuestras relaciones con los amigos, familiares y la familia de la iglesia. Si eres celoso y envidioso de otras relaciones, familias, trabajos, casas, o cualquier otra cosa de otras personas, es el momento para que te confieses a Dios, a tí mismo, y en amigos cristianos de confianza que te harán responsable y oraran por ti. No dejes que la envidia gobierne tu vida por más tiempo.

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. ¿De qué o de quién estás celoso?
  4. ¿Alguna vez has conocido a alguien que es excesivamente envidioso,a o celoso,a, tal vez incluso tú mismo,a? Describe esa persona.
  5. ¿Has sido alguna vez tentado a pensar: “Si sólo tuviera X cosa, yo sería feliz?” ¿Cuál fue el resultado?
  6. Describe una vez que fuiste mal agradecido, o describe a alguien que ha sido mal agradecido contigo. ¿Cómo te sentiste después?
  7. ¿Cómo crees que se siente Dios cuando no mostramos gratitud hacia él?
  8. ¿Por qué piensas que la gente es celosa y envidiosa el uno del otro?
  9. Éxodo 20:4 dice que Dios es celoso. ¿Qué nos muestra el contexto del pasaje acerca de “los celos” de Dios? ¿Cómo es diferente de los celos humanos?
  10. De los cinco principios de Allen presentados anteriormente, ¿cuál va más contigo? ¿Por qué?
  11. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

ENLACES Y DESCARGAS