Equipos y Liderazgo

Estar en el liderazgo ministerial es una gran ventaja, pero esto puede traer consigo un deseo de enorgullecerse de la influencia que tienes en la vida de otros

Ir a las preguntas

Estar en el liderazgo ministerial es una gran ventaja, pero esto puede traer consigo un deseo de enorgullecerse de la influencia que tienes en la vida de otros. Cualquiera que piense que ha llegado al liderazgo debido a su propia habilidad o logros ha sido atrapado por el orgullo. Esto no es algo nuevo en el cristianismo, sino que data desde muchos años atrás a los líderes de la iglesia primitiva en el Nuevo Testamento de acuerdo con Ravi Zacharias.

[Relacionado: Muerte al orgullo (y a la humildad falsa)]

Dios merece todo el crédito

Una llamado, o el deseo de ser líder en la fe cristiana, es descrito por Pablo en la Biblia. Explicó que se puede presumir de lo que quiera, pero ganarías? Dijo que podías presumir de muchas cosas, pero él prefiere presumir de su debilidad para que nadie le daría crédito a su posición o influencia. Se puede ver en la Biblia una y otra vez que estás donde estás gracias a la presencia de Dios en tu vida y su obra, no por tu propia fuerza.

Romanos 12:3 Basado en el privilegio y la autoridad[a] que Dios me ha dado, le advierto a cada uno de ustedes lo siguiente: ninguno se crea mejor de lo que realmente es. Sean realistas al evaluarse a ustedes mismos, háganlo según la medida de fe que Dios les haya dado.

Somos llamados a servir

Si lees a través  del Nuevo Testamento, la palabra “líder” se usa menos para describir a una persona de influencia dentro de la iglesia que la palabra “servidor”. En guiar a otros, sirves y equipas a otros para seguir a Dios en lugar de buscar la influencia o atención.

Filipenses 2:3 No sean egoístas; no traten de impresionar a nadie. Sean humildes, es decir, considerando a los demás como mejores que ustedes.

No te dejes llevar por lo que la cultura te dice acerca de los líderes, más estudia la palabra de Dios y alineate con su definición. Jesús fue el mayor ejemplo de un líder que dio toda la gloria a Dios por el reconocimiento que recibió. En lugar de exaltarse a sí mismo, él eligió ayudar a los que lo rodeaban, usando su tiempo y energía en predicarles y ayudarles a descubrir el amor de Dios.

Mantente humilde

No llegaste donde te encuentras debido a tu propia habilidad. Recuerda que la Palabra de Dios te dice que eres llamado a liderar por su gracia y misericordia. Tu voz y tu cuerpo se pueden perder. Todo es frágil y vulnerable. Estás aquí por la fuerza de Dios, no la tuya. Es un regalo de Dios poder ser capaz de hablar con los demás y cumplir con lo que se te ha llamado a hacer. Él es capaz de llevarte al lugar donde él quiere que estés, y la mejor manera de llegar allí es siendo un imitador de Cristo.

[Relacionado: Cuando uno mismo es el centro]

Si eres humilde, Dios te usará de maneras profundas, pero si eres arrogante, te quebrará.

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. Si creemos que hemos ganado nuestro papel en el liderazgo en la iglesia, ¿cómo podría esto afectar nuestras acciones y actitudes?
  4. Lee Romanos 12:3. ¿Por qué es importante la evaluación honesta de tí mismo? ¿Qué pasa cuando no nos evaluamos a nosotros mismos con honestidad?
  5. ¿Por qué crees que el Nuevo Testamento pone tanto énfasis en el papel de un servidor? ¿Cómo es que ser un líder y ser un sirviente se unen en la Biblia?
  6. ¿Por qué es importante tener una base firme para tu teología como un pastor o líder de la iglesia?
  7. ¿Por qué es bueno que nos recuerden nuestra dependencia física de Dios?
  8. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

ENLACES Y DESCARGAS