Vida y Relaciones

El orgullo siempre quiere meter el “yo” en  medio de las cosas.

muerte al orgullo y a la humildad falsa

En nuestra cultura, el orgullo y la arrogancia a menudo son aplaudidos. Muchas figuras del deporte u otras celebridades siguen afirmando que son los mejores. Ellos quieren tener el mayor número de seguidores en Twitter. Quieren que se inclinen a su grandeza y si no lo hacen, no tienen necesidad de ti. Este no fue el ejemplo de Jesús.

No hagan nada por egoísmo

Filipenses 2:3-4 No seas egoísta; no traten de impresionar a nadie. Sean humildes, es decir, considerando a los demás como mejores que ustedes. No se ocupen solo de sus propios intereses, sino también procuren interesarse en los demás.

El orgullo es lo opuesto a egoísmo. Es pensar en los demás como más importante que tú mismo. Las preguntas no son, “¿Cómo encajo en esto?”. “¿Quién cuidará de mí?” o “¿Cómo puedo estar en lo cierto?”. Se puede notar que se trata de “yo” en las preguntas, al igual que se oye un “yo” al final de la palabra “orgullo”. Este tipo de orgullo conduce a una visión ciegamente exagerada de sí mismo, así como una actitud de derecho.

Este tipo de orgullo es bastante fácil de detectar, pero también hay otro tipo de orgullo que se disfraza de humildad. Este tiene el mismo enfoque en sí mismo, pero se muestra de forma diferente. “Ay, soy yo.” “Mi vida es tan dura”. “No he hecho nada malo, ¿por qué es tan difícil mi vida”. Esta es una humildad falsa.

El orgullo arruina relaciones, arruina oportunidades y te arruina a ti mismo. En un intento de preservarnos a nosotros mismos nos hemos arruinados a nosotros mismos.

El ejemplo de Cristo

Filipenses 2:5-11 Tengan la misma actitud que tuvo Cristo Jesús. Aunque era Dios, no consideró que el ser igual a Dios fuera algo a lo cual aferrarse. En cambio, renunció a sus privilegios divinos; adoptó la humilde posición de un esclavo y nació como un ser humano. Cuando apareció en forma de hombre, se humilló a sí mismo en obediencia a Dios y murió en una cruz como morían los criminales. Por lo tanto, Dios lo elevó al lugar de máximo honor y le dio el nombre que está por encima de todos los demás nombres para que, ante el nombre de Jesús, se doble toda rodilla en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra, y toda lengua declare que Jesucristo es el Señor para la gloria de Dios Padre.

Mira el ejemplo de Jesús, a pesar de que él era Dios, se humilló a sí mismo, tomó la forma de un hombre, y vino a servir y morir por todos de nosotros. Ninguno de nosotros merece este tipo de sacrificio. Y ¡lo hizo con alegría! A medida que seguimos este ejemplo de Cristo y servimos a los demás humildemente, también nosotros tendremos gozo.

VER Y COMENTAR:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. Lee Filipenses 2:3-4. Comparte de un momento en que alguien te trató con humildad.
  3. Haz una lista de algunas de las razones por las que es difícil actuar con humildad. ¿Crees que es más difícil para una persona más realizada (con logros)? Explica.
  4. Habla de un momento en que el orgullo te cegó a ti o a alguien que conoces?
  5. Define la “humildad falsa” en tus propias palabras. Da un ejemplo de ello. ¿Por qué la gente lo hace?
  6. Lee Filipenses 2:5-11. Describe la actitud de Cristo hacia los pecadores y hacia la cruz. Contrástalo con tu actitud hacia las personas que están “por debajo” de ti.
  7. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

 

ENLACES Y DESCARGAS