Fe y Crecimiento

La parábola del administrador astuto (Lucas 16: 1-3) es una de las lecciones de Jesús más difíciles de abordar. Parece que él quiere que nos pongamos del lado del malo de la historia, pero si profundizamos un poco más, vemos que hay algunas lecciones importantes de aprender.

Ir a las preguntas

Esta es la parte 2 de 4 en la serie Parábolas perplejas.


La parábola del administrador astuto (Lucas 16: 1-3) es una de las lecciones de Jesús más difíciles de abordar. Parece que él quiere que nos pongamos del lado del malo de la historia, pero si profundizamos un poco más, vemos que hay algunas lecciones importantes de aprender sobre cómo manejamos el dinero hoy en día.

Acepta la perspectiva de Dios sobre el dinero
No debemos ser deshonesto como el administrador en la historia. Pero, al igual que el administrador de la historia, nosotros (1) somos los administradores del dinero de Dios, (2) un día deberemos dar cuentas de cómo usamos lo que él nos ha dado, y (3) debemos invertir con este futuro en mente. Este también es el punto principal de otra parábola sobre el dinero, la parábola de los siervos (Mateo 25:14-30).

Si fallamos en tener la perspectiva correcta y permitimos que el dinero nos domine, en vez de verlo como una herramienta para honrar a Dios e invertir en Su reino, nos hundiremos en una destrucción espiritual.

1 Timoteo 6:9 Pero los que viven con la ambición de hacerse ricos caen en tentación y quedan atrapados por muchos deseos necios y dañinos que los hunden en la ruina y la destrucción.

[Relacionado: No quieras ser rico]

Nuestro gasto revela cuánto vale Dios para nosotros
El versículo nueve dice que debemos utilizar nuestros recursos seculares para beneficiar a otros y hacer amigos. Tu riqueza no tiene por qué no tener sentido para la eternidad. Cuando le das a Dios, estás diciendo que deseas a Dios por encima de todo lo demás. Es por eso que Jesús termina la parábola con el versículo 13.

Lucas 6:13 “Nadie puede servir a dos amos. Pues odiará a uno y amará al otro; será leal a uno y despreciará al otro. No se puede servir a Dios y al dinero”.

La generosidad te da la bienvenida en el cielo
Hay una lección más poderosa escondida en el versículo nueve. Vivir generosamente con Dios resultará en una bienvenida especial en el cielo (pero sí eres salvo, no hay nada, aparte de la gracia de Dios, que te de salvación). Por otra parte, gastar tu dinero sólo en ti mismo te llevará a lamentarte en el futuro.

Empieza a pensar de manera diferente sobre tu dinero. Se astuto y mira el panorama eterno. Tal vez es el momento de empezar a dar generosamente a las cosas de Dios.

Mateo 6:21 Donde esté tu tesoro, allí estarán también los deseos de tu corazón.

La condición de nuestro corazón puede ser medida por lo que deseamos. Sí tus tesoros están en este mundo, también lo está tú corazón, y sí tu corazón está en este mundo entonces no puede estar con Dios en Su mundo.

[Relacionado: La generosidad de Dios hacia ti]

Empieza a pensar diferente sobre tu dinero. Se astuto y mira al panorama eterno. Ya sea en pequeñeces o en grandezas, los seguidores de Jesús deben estar contribuyendo hacia la obra del reino de Dios.

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. Todo lo que tenemos es un regalo de Dios. ¿Qué significa esto sobre cómo debemos gastar nuestros recursos, tiempo, y energía?
  4. Lee 1 Timoteo 6:9. ¿Cómo es que el ir tras las riquezas y ganancias materiales nos puede llevar a la destrucción? ¿Has visto que esto pase en tu vida o en la vida de las personas que conoces?
  5. Lee Lucas 6:13. ¿Por qué no podemos servir a Dios y al dinero al mismo tiempo?
  6. Lee Mateo 6:21. ¿Cómo es que lo que más deseamos (Dios, familia, dinero, drogas) refleja la trayectoria (camino) espiritual que estamos siguiendo? Comparte un ejemplo, si lo tienes, de la vida real?
  7. ¿Reflejan tus hábitos de dar y servir las verdades discutidas en este tema? Sí no, ¿qué puedes hacer para mejorar?
  8. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

Herramientas ministeriales: