Fe y Crecimiento

Puedes tener confianza en el crecimiento y el progreso de la obra de Dios (en ti y en otros), aunque parezca insignificante en el momento.

Ir a las preguntas

Esta es la parte 1 de 4 en la serie Parábolas perplejas.


¿Te sientes impaciente con Dios? Tal vez has estado orando a Dios para que haga algo y no ves ningún resultado, o los resultados son confusos. Jesús dijo a dos parábolas para animar a su pueblo para que no se den por vencidos con Dios. Estas parábolas sugieren tres maneras en que debemos confiar que Dios hace su trabajo.

Marcos 4:26-32 Jesús también dijo: “El reino de Dios es como un agricultor que esparce semilla en la tierra. Día y noche, sea que él esté dormido o despierto, la semilla brota y crece, pero él no entiende cómo sucede. La tierra produce las cosechas por sí sola. Primero aparece una hoja, luego se forma la espiga y finalmente el grano madura. Tan pronto como el grano está listo, el agricultor lo corta con la hoz porque ha llegado el tiempo de la cosecha”. Jesús dijo: “¿Cómo puedo describir el reino de Dios? ¿Qué relato emplearé para ilustrarlo? Es como una semilla de mostaza sembrada en la tierra. Es la más pequeña de todas las semillas, pero se convierte en la planta más grande del huerto; sus ramas llegan a ser tan grandes que los pájaros hacen nidos bajo su sombra”.

Se paciente con el tiempo de Dios
No siempre podemos distinguir cuando Dios está trabajando. En el versículo 27, la semilla crece de forma invisible. Esto sugiere que hay un misterio para la obra de Dios. No podemos hacer nada para acelerar el tiempo de Dios. Al igual que el agricultor, tenemos un papel que desempeñar. En el v26, él planta, y en el v29, recoge. Pero si está dormido o despierto (v27) – no importa lo que haga – la semilla sigue creciendo por su cuenta. Eventualmente habrá una cosecha, pero viene en su propio tiempo. Incluso si no podemos verlo, podemos confiar en que el tiempo de Dios siempre es correcto.  

Confía en los métodos de Dios
Estas parábolas nos animan que la obra de Dios progresará, pero no siempre entendemos cómo sucede. Como una semilla, la obra de Dios tiene su propio poder interno. Cuando nos fijamos en lo que Dios está haciendo, puede parecer pequeño e insignificante, pero al igual que la pequeña semilla de mostaza (v31), el reino de Dios crecerá (32).

He aquí una advertencia: la obra o sea el trabajo de Dios pueda que no se parezca a lo que se espera. Los judíos pensaron que el reino de Dios traería la derrota militar de los enemigos de Israel. Así no fue como Jesús reveló Su reino. Jesús debió haber parecido débil y poco llamativo a la luz de lo que esperaban. Así que no te pierdas el trabajo de Dios en tu vida y en la de otros solo porque esperas que sea diferente de lo que es. Puedes confiar que la manera de obrar de Dios siempre es correcta.

Puedes estar seguro de que Dios puede trabajar a través de ti
Pueda que te sientas tan insignificante y sin importancia como una pequeña semilla de mostaza. Pero estas parábolas muestran que, a menudo, Dios empieza con pequeñeces. No importa cómo te sientas de ti, puedes confiar en que Dios trabaja en la vida de los demás a través de ti – si estás disponible para él.

La obra de Dios en este mundo no siempre parece de la manera en que pensamos que debería ser. Así que no te desanimes cuando no puedas ver lo que Dios está haciendo en tu vida o en la vida de otros. Las semillas que Dios siembra crecerán. Pueda que no sea en nuestro tiempo, o de la manera que esperamos, pero si puedes confiar en que Dios terminará lo que empezó en ti y a través de t

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. ¿Cómo has visto que el tiempo de Dios ha llegado justo a tiempo en tu propia vida o en la de otros?
  4. ¿Por qué es difícil esperar en el tiempo de Dios?
  5. ¿Has estado en situaciones donde oras fervientemente y no viste los resultados que querías? ¿Qué pasó?
  6. Lee Mateo 13:53-58. Jesús no encajo con las expectativas de las personas. ¿Cómo has visto que el trabajo de dios no siempre es como esperamos?
  7. Los primeros discípulos de Jesús dejaron todo para seguirlo (Mateo 4). ¿Qué pasos debes tomar para estar disponible para que Dios trabaje a través de ti?
  8. Lee 1 Corintios 3:6-8. ¿Cómo puedes confiar más y más en Dios de que él terminara la obra que empieza?
  9. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

ENLACES Y DESCARGAS