Fe y Crecimiento

Dios nos presenta la oportunidad de toda una vida. ¿La aceptaremos?

Ir a las preguntas

Esta es la parte 4 de 4 en la serie Parábolas perplejas.


Todos hemos perdido una gran oportunidad en un momento u otro. Aún si has desperdiciado una gran cantidad de oportunidades en la vida, todavía hay tiempo para aceptar la invitación de Dios. Ese es el mensaje de Jesús en la parábola de la gran fiesta Lucas 14:15-24.

[Relacionado: ¿Qué si las decisiones importantísimas de la vida te salieran siempre bien? | ¿Qué sí? #3]

Esta parábola nos acerca al corazón de Dios. También nos muestra la realidad de las decisiones que tomamos en esta vida y las consecuencias de esas decisiones. Y nos da una gran visión de cómo podemos ayudar a otras personas a encontrar a Dios.

Toda excusa para no buscar de Dios no vale
Cuando escuchas las razones que la gente dio para no ir a la fiesta, es casi cómico. Pero el punto de esas excusas es mostrarnos que no hay una buena razón para no buscar a Dios. Nada es más importante o de mejor uso de tu tiempo que darle prioridad a Dios. Pero si somos honestos, muchos de nosotros no priorizamos la búsqueda de Dios. Piensa en algunas de las razones que damos para no buscar de Dios: “Estoy demasiado ocupado.” “Voy a priorizar Dios cuando sea mayor” “Estoy feliz con la vida tal como es.” “Tengo otras cosas importantes que hacer.”

La invitación de Dios para seguirle no dura para siempre. Una vez que mueres, tu decisión es definitiva. Si constantemente le decis no a Dios en tu vida, eventualmente honrará esa decisión, al igual que hizo con el primer grupo de invitados a la fiesta en la parábola.

Lucas 14:24 “Pues ninguno de mis primeros invitados probará ni una migaja de mi banquete”.

Dios invita a todos a unirse a Su familia
Esa es la parte más emocionante de la parábola. Sin duda, los invitados rechazaron la invitación. ¡Pero mira todos los extraños que fueron invitados!

Lucas 14:21, 23 “Ve rápido a las calles y callejones de la ciudad e invita a los pobres, a los lisiados, a los ciegos y a los cojos”… “Ve por los senderos y detrás de los arbustos y a cualquiera que veas, insístele que venga para que la casa esté llena.

Jesús no sólo vino a ayudar a las personas que tienen la hecha, a los ricos, o a los con moral. Jesús vino para ayudar a todo el mundo (Mateo 11:4-5). Jesús ayuda a aquellos que reconocen que necesitan Su ayuda. Y siéntete consolado: pueda que seas un extraño en tu familia. Pueda que seas menospreciado por otros. Pero Jesús vino a rescatarte.

Dios espera que invites a todos a unirse a Su familia
En la parábola, el hombre rico no sale a la calle y hace la invitación. Él envía a sus sirvientes a hacerlo por él. Y esta es una imagen de cómo trabaja Dios en la actualidad. Dios todavía está invitando a la gente a que lo sigan. Y ¿cómo lo hace con frecuencia? A través de los cristianos. Tenemos el privilegio de invitar a la gente a conocer a Dios. Somos como los sirvientes, diciéndole a todos los que podemos que Dios está preparando una gran fiesta eterna para ellos.

Dios nos presenta con la oportunidad de toda una vida: de venir y sentarnos a su mesa. ¿Le aceptaremos la invitación?

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. ¿Cuáles son algunas oportunidades grandes para ti en las que te ha ido bien?
  4. ¿Cuáles son algunas oportunidades que después te diste cuenta que se perdieron? ¿Te arrepentiste? Explica.
  5. ¿Cuáles son algunas de las excusas que has escuchado que la gente inventa para no seguir a Dios? ¿Cuáles son algunas de las excusas que has dado para no seguir a Dios?
  6. ¿Por qué crees que las personas inventan excusas para no seguir a Dios?
  7. Lee Lucas 14:21-23. ¿Cómo sería que Dios invite a los “extraños” hoy en día? ¿Quiénes son los “extraños” (los de afuera) que conoces o con los que interactúas?
  8. Lee 1 Timoteo 2:3-4. Dios quiere salvar a todos, pero puede parecer muy diferente dependiendo de quién está siendo salvo. ¿Cómo crees qué forma de Dios para salvar a la gente rica, con moral, “que la tienen hecha” difiere de la forma en que alcanza a los “extraños?” ¿Cómo debería esto afectar la manera en que tratamos de llegar a diferentes tipos de personas?
  9. Lee Mateo 28:18-20. ¿Cuáles son algunos pasos que puedes tomar para seguir mejor la “gran comisión” de Jesús en tu vida?
  10. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

Herramientas ministeriales: