fi-la-ley-del-mormon-de-la-progresion-eterna

Fe y Crecimiento

¿Qué es la enseñanza de la progresión eterna y por qué es falsa?

video link

Jump to Questions

Articulo escrito por Matt Slick y traducido al español.

De acuerdo con la Iglesia de Jesucristo de los Últimos Días (mormones), la Ley de la progresión eterna es la enseñanza de que los hombres pasan de ser hijos espirituales de Dios en la preexistencia de ganar cuerpos físicos aquí en la tierra, y, finalmente, después de la muerte, la gente entra en uno de los tres niveles del cielo: Telestial, Terrestre y Celestial. En el mormonismo, cada persona que existe primero tuvo una existencia antes de nacer aquí en la tierra. Dependiendo del comportamiento en esa preexistencia, los seres espirituales nacen aquí en la tierra – algunos a las familias mormonas y otros para otras familias en otros lugares en la tierra. Según la doctrina mormona, el objetivo es vivir una vida lo suficientemente digna para ser exaltado a Dios.

Por favor, tenga en cuenta las siguientes citas de fuentes mormonas.

  • “A raíz de las revelaciones que recibió, José Smith enseñó con autoridad muchas verdades registradas en la Biblia, que anteriormente no se habían comprendido. Algunos de estos son: que somos hijos espirituales de Dios, que teníamos una existencia pre-mortal, que estamos en la mortalidad para probarnos a nosotros mismos, y que si somos fieles podemos volver a vivir eternamente en la presencia de Dios y por medio de la progresión eterna volverse semejante a Dios, ” (N. Eldon Tanner, “Las aportaciones del profeta José Smith”, Ensign (Edición de Conferencia), noviembre 1979,p.52).”
  • Es razonable creer, en ausencia de la revelación directa por la cual sólo el conocimiento absoluto de la materia podría ser adquirida, que, de acuerdo con el plan del progreso eterno de Dios, se proporcionará avance dentro de cada uno de los tres reinos especificados para, a pesar de que es posible el progreso de un reino a otro las Escrituras no hacen ninguna afirmación positiva,” (James E. Talmage, Artículos de Fe, 1984, p.371).
  • “El propósito principal del evangelio de Jesucristo y el objetivo final de la progresión eterna es recibir la vida eterna, es decir, llegar a ser como Dios es. Se entiende a fondo, sin embargo, que una gran mayoría de la familia humana nunca llegará a ser dioses, porque para ello tienen que aceptar el verdadero evangelio, recibir todas las ordenanzas, incluyendo el matrimonio celestial, obedecer todos los mandamientos de Dios fielmente hasta el fin,” (Milton R. Hunter, Cristo en la América antigua, p.168).

La teología mormona enseña lo siguiente como el proceso de convertirse en dioses y diosas en la progresión eterna.

  1. Pre-existimos como inteligencias.
  2. Las inteligencias se mueven en” forma de espíritu “a través del proceso de la procreación, donde dios y su esposa diosa, que tiene un cuerpo de carne y huesos, producen descendencia espíritu.
  3. La descendencia espíritu entonces nace en cuerpos mortales aquí en la tierra.
  4. Después de la muerte, vamos al paraíso o prisión espiritual.
  5. En el  juicio, después, somos asignados uno de los tres niveles del cielo (Telestial, Terrestre, Celestial), o que vamos a “las tinieblas de afuera.”
  6. La divinidad es alcanzada por aquellos mormones que guardaron la Ley Celestial. El resto se convierten en ángeles en los otros dos niveles del cielo.
  7. El proceso de la progresión eterna continúa como aquellos que se han convertido en dios y diosa entonces producen descendencia espíritu.

En resumen, el mormonismo enseña que teníamos una preexistencia, que hemos nacido aquí en tierra, y que si somos lo suficientemente buenos mormones, podemos llegar a ser dioses y diosas de nuestros propios mundos.

¿Cómo deberían responder los cristianos?

El cristiano debe responder a la enseñanza mormona de la progresión eterna, primeramente orando por la salvación de los mormones, y que sean liberados de sus falsas enseñanzas. En segundo lugar, a pesar de que niegan la suficiencia de la Biblia, debes citar las Escrituras.  Isaías 55:11 dice, “Lo mismo sucede con mi palabra.

La envío y siempre produce fruto; logrará todo lo que yo quiero, y prosperará en todos los lugares donde yo la envíe.” Debes confiar en el poder de la palabra de Dios y decirsela a los mormones. Vale la pena presentar las siguientes Escrituras.

  • Dios no fue exaltado. Él siempre ha sido Dios. “Antes de que nacieran las montañas, antes de que dieras vida a la tierra y al mundo, desde el principio y hasta el fin, tú eres Dios.” (Salmo90:2).
  • No podemos llegar a ser dioses  “Pero tú eres mi testigo, oh Israel —dice el Señor—, tú eres mi siervo. Tú has sido escogido para conocerme, para creer en mí y comprender que solo yo soy Dios. No hay otro Dios; nunca lo hubo y nunca lo habrá.. (Isaías 43:10).
  • No hay otros dioses. “No tiemblen; no tengan miedo. ¿Acaso no proclamé mis propósitos para ustedes hace mucho tiempo? Ustedes son mis testigos, ¿hay algún otro Dios? ¡No! No hay otra Roca, ni una sola.” (Isaías 44:8).

Los miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, los mormones, han sido seducidos por la idea de llegar a ser como Dios, y teniendo sus propios mundos. No son capaces de ver que el premio de la salvación es el Señor Jesucristo y su presencia – no auto-exaltación a un estado divino. Así que oren por las personas perdidas del mormonismo para que Dios les conceda el arrepentimiento que conduce al conocimiento de la verdad (2 Timoteo 2:25).

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. ¿Qué debemos hacer como cristianos para ayudar a los mormones a salir de la mentira?
  4. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

ENLACES Y DESCARGAS