Fe y Crecimiento

La historia de Moisés nos enseña que podemos elegir hablar palabras que levantan incluso cuando la vida misma nos está derrumbando.

Ir a las preguntas

Esta es la lección 1 de 4 en serie de la serie Las últimas palabras. Ver también la edición infantil de esta lección.


Moisés es uno de los personajes más triunfante en toda la historia, pero su vida estaba llena de pruebas y tragedia. Su historia nos enseña que podemos elegir hablar palabras que levantan incluso cuando la vida misma nos está derrumbando.

¿Cuál fue la historia de Moisés?

Moisés nació en un momento peligroso en la historia de Israel. La nación había sido esclavizado durante 400 años por Egipto, la casa del poder en el Medio Oriente antiguo. Amenazado por el rápido crecimiento de la nación de esclavos, el faraón ordenó que todos los niños hebreos recién nacidos fueran ahogados en el río Nilo (ver Éxodo 1). Moisés fue famosamente salvado, adoptado por la misma hija del faraón, y criado en la casa real (ver Éxodo 2).

El triunfo de la vida temprana de Moisés pronto dio paso a las pruebas. Mató a un egipcio y se vio obligado a huir al desierto – donde pronto fue llamado por Dios para volver a Egipto y liberar a los israelitas de la esclavitud. Atrapado durante 40 años en el desierto mientras guiaba a su pueblo hacia la tierra prometida, Moisés repetidamente fue decepcionado y frustrado por una nación de quejosos. En una trágica lección de liderazgo, Moisés fue descalificado de entrar personalmente en la Tierra Prometida (ver Números 20).

De pie al borde de Canaán y hablandole por última vez a la nación hebrea, Moisés pudo haber hablado una maldición en su frustración. En cambio, sus últimas palabras estaban llenas de esperanza:

Deuteronomio 33:28-29 “Así que Israel vivirá a salvo, el próspero Jacob habitará protegido en una tierra de grano y vino nuevo, donde los cielos dejan caer su rocío. ¡Qué bendito eres, oh Israel! ¿Quién es como tú, un pueblo rescatado por el Señor?…

La última palabra de Moisés fue “bendito”

los lectores de hoy en día no culparían a Moisés si sus palabras hubieran sido tóxicas y amargadas en sus últimos días. Él había derramado su vida por esta nación ingrata, y no viviría para ver los mejores días. Pero Moisés bendijo a Israel en lugar de maldecirlos. Les recuerda que ellos son salvados por el Señor, y su futuro es brillante en Él. Como escribe Dallas Willard, “Bendición es la proyección de lo bueno en la vida de otro.” Como un padre que habla sobre la vida de sus hijos predilectos, Moisés dejó claro que deseaba lo mejor para su pueblo propenso al pecado.

[Relacionado: Oren bendiciones sobre sus hijos]

Podemos elegir hablar bendiciones o maldiciones

La lección se aplica a todos nosotros hoy en día. No siempre podemos controlar las cosas malas que nos suceden, pero solo nosotros podemos elegir hablar bendiciones o maldiciones como respuesta. Vendrán pruebas – ya sea financiera, relacional, emocional o física. La respuesta saludable es entrar en cada prueba con una actitud positiva y viendo hacia el futuro.

Efesios 4:29 No empleen un lenguaje grosero ni ofensivo. Que todo lo que digan sea bueno y útil, a fin de que sus palabras resulten de estímulo para quienes las oigan.

En el pasaje completo citado anteriormente (ver Efesios 4:23-27), Pablo desafía a sus lectores a dejar que el Espíritu renueve sus pensamientos y actitudes. Es decir, después de todo, sólo tiene que revelar lo que ya está dentro del corazón (ver Mateo 12:34). Cuando nos ponemos una “nueva naturaleza” permitimos que el Espíritu Santo nos controle desde adentro hacia afuera. Finalmente, eso afecta las palabras que elegimos hablar.

Nuestras palabras tienen un poder innegable

Dios creó el mundo entero con sólo decir cosas en existencia. Esto demuestra el poder intrínseco (esencial e interno) de las palabras. Hemos sido creados a imagen de Dios, y parte de esto es nuestra capacidad de hablar y expresarnos. Aunque no podemos hablar cosas para que éstas existan como Dios puede, nuestras palabras tienen un impacto verdadero para bien o para mal.

Proverbios 18:21 La lengua puede traer vida o muerte; los que hablan mucho cosecharán las consecuencias.

La lección es obvia: usa tus palabras para bendecir y edificar. Los seguidores de Jesús deben dominar la lengua y resistir el veneno de la negatividad (ver Santiago 3:7-10). Incluso en frente de circunstancias difíciles, tenemos que mirar hacia adelante y hablar bendiciones y no maldiciones.

Eso es lo que hizo Moisés.

[Relacionado: Cuando la fe se da contra la pared | Moisés # 3]

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. De todos las pruebas de Moisés, ¿cuál te parece que fue la más difícil, y por qué?
  4. Lee Números 20:1-13. ¿Por qué crees que Moisés fue descalificado de entrar en la tierra prometida? ¿Cómo habrías reaccionado a tal castigo hubieras estado en sus zapatos?
  5. Comparte un momento en que alguien habló palabras de bendición sobre tu vida. ¿Cómo te impactó?
  6. Lee Efesios4:29. Habla de un momento en que alguien habló palabras negativas sobre tu vida. ¿Cómo respondiste?
  7. Habla de los 4 tipos de conexiones en tu hogar. ¿Cuál eres cuando llegan las pruebas? ¿Hay alguien en tu casa que habla la vida en la familia, incluso cuando los tiempos son malos?
  8. Lea Santiago 3:7-10.Haga una lista de tres personas que puede hablar en la vida. ¿Qué va a decir a ellos? Escribirlo y hacer un plan para hacerlo de esta semana.
  9. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

Herramientas ministeriales: