Vida y Relaciones

Ayuda a tus hijos a luchar contra la tentación de vivir vidas egoístas. Al contrario, animarles a ser una luz para Jesús sirviendo y amando a los demás.

Ir a las preguntas

La Gran Comisión de Jesús dice: ‘Id y haced discípulos’. Él no dice sólo los padres pueden discipular o solamente las personas inteligentes con diplomas pueden discipular a alguien. Dice que todo el mundo, y esto incluye a los niños. No importa su edad, los niños pueden entrar en la jugada de hacer discípulos. Tienen la capacidad de compartir la esperanza de Jesús con sus amigos y compañeros de clase. Por lo tanto, como padres, debemos centrarnos en animar a nuestros hijos a tener una mentalidad de ministerio, sin importar su edad.

Comience con conversaciones significativas

Se intencional con tus hijos y habla con ellos acerca de cómo hacer un impacto para Jesús con los vecinos de al lado o con sus amigos en la escuela. Anímales a ser una luz para Jesús donde están.

Mateo 5:14-16  “Ustedes son la luz del mundo, como una ciudad en lo alto de una colina que no puede esconderse. Nadie enciende una lámpara y luego la pone debajo de una canasta. En cambio, la coloca en un lugar alto donde ilumina a todos los que están en la casa. De la misma manera, dejen que sus buenas acciones brillen a la vista de todos, para que todos alaben a su Padre celestial.

Ser una luz para Jesús no significa que tienen que predicar un sermón o se han memorizado toda la Biblia. Un gesto amable y un corazón que quiere compartir con alguien son grandes maneras de compartir a Jesús con alguien. Mostrando el amor, la compasión y el sacrificio son cualidades que Jesús tiene, así que cuando tus hijos muestran estas cualidades en su propia vida, están apuntando a la gente a Jesús.

[Relacionado: Serie de Fundamentos]

Anima a tus hijos a estar enfocado en Dios

Piensa en el impacto que habrá en tu familia si se ve todo desde el punto de vista de Dios. En vez de mirar la vida con una mentalidad de “yo y mío”, ves todo como propiedad de Dios que te permite usar. Por lo tanto, no se trata de acumular cosas o hacer de tu hogar un santuario privado sólo para tu disfrute, sino que ves todo lo que tienes como una herramienta que Dios te da para beneficiar a otros.

2 Corintios 9:8 Y Dios proveerá con generosidad todo lo que necesiten. Entonces siempre tendrán todo lo necesario y habrá bastante de sobra para compartir con otros.

Busca maneras de servir a otros

Aquí es donde te puedes hacer práctico. Los niños con una mentalidad de ministerio tienen la capacidad de mirar más allá de sí mismos y ver las necesidades de los demás. Haz un plan de estrategia como familia para poder amar y servir a los demás. Piensen en sus vecinos. ¿Quién necesita un poco de ayuda con su patio o simplemente una visita amistosa de vez en cuando? Piensen en sus amigos. ¿Hay alguien a quien hacen a un lado muchas veces o nunca tiene un almuerzo para comer en la escuela? Haz un plan para invitar a ese amigo a tu casa y lleva una comida adicional a la escuela para compartir.

[Relacionado: Fundamentos para niños 3 – ¿Cómo crecer?-en inglés]

El punto es pensar en algunas maneras muy prácticas para que tus hijos puedan servir a las personas en sus vidas. Decidan ser una familia con una mentalidad de ministerio que siempre está buscando maneras de ser la luz de Jesús a los que le rodean.

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. Como familia, identifiquen sus valores familiares basados en cómo gastan su tiempo, dinero y energía. ¿Sus conclusiones les sorprenden? ¿Qué les gustaría cambiar?
  4. ¿Por qué creen que Jesús quería empoderar a su pueblo para hacer discípulos?
  5. ¿Cómo amar y servir a otros ayuda a traerlos a Jesús?
  6. Lee Mateo 5:14-16. ¿Cómo puede tu familia tener un impacto mejor en tu vecindario o con sus amigos?
  7. Lee 2 Corintios 9:8. ¿Cómo puedes usar mejor tus posesiones para beneficiar a otros?
  8. Lee Mateo 20:28. Jesús fue el mayor servidor. ¿Cuáles son algunas cosas prácticas que tus hijos pueden hacer para servir a los demás?
  9. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

ENLACES Y DESCARGAS