Vida y Relaciones

El amor es importante. ¡La palabra “amor” se encuentra más de 500 veces en la Biblia! Dios ha hecho todo lo posible para modelar amor por nosotros. Tenemos que seguir ese ejemplo y trabajar en amar a nuestros hijos de la manera en que Dios quiere.

Ir a las preguntas

Esta es la lección 3 de 4 en la serie Criando adolescentes.


El amor es importante. ¡La palabra “amor” se encuentra más de 500 veces en la Biblia! Dios ha hecho todo lo posible para modelar amor por nosotros. Tenemos que seguir ese ejemplo y trabajar en amar a nuestros hijos de la manera en que Dios quiere.

Consejo #1: Tu hijo necesita tu amor

Dios nos creó a todos nosotros con una necesidad de ser amados. Él nos creó para estar conectados con otros, no desconectados. Tu adolescente está en un punto crucial en su desarrollo: está averiguando quién es y cuál es su valor en la sociedad. Los adolescentes necesitan saber que son amados por ti. Si ellos no sienten tu amor, lo buscarán en otra parte o en alguna otra persona.

Consejo #2: Habla de amor con tus palabras

Tu adolescente necesita escuchar palabras de amor de parte tuya. Palabras como: “Te amo”, “Estoy orgulloso de ti”, “Eres hermosa / guapo”, “Eres inteligente”, y muchas más. Esta es la forma más directa amar. Las palabras son poderosas. Ellos recordarán tus palabras de amor al igual que recordarán las cosas que se dicen sin amor.

Consejo #3: Muestra amor con tus acciones

La forma más sencilla de hacerlo es a través de tu tiempo. Pasen tiempo de calidad juntos. Muéstrales a tus hijos que estás dispuesto a poner todo a un lado para pasar tiempo con ellos. Otra manera de mostrar amor es con tu afecto.

Consejo #4: Celebra la singularidad de tu hijo

Tu hijo adolescente es una creación única de Dios. Tómate el tiempo para celebrar su singularidad. Elógialo por sus talentos y logros individuales. Asegúrate de que no se sienta que lo comparas con otros hermanos, pero que él o ella se destaca por sí mismo,a. Presta atención a las cosas que le preocupan y encuentra maneras de conectar con él /ella sobre esas cosas.

Salmo 139:13-18 Tú creaste las delicadas partes internas de mi cuerpo y me entretejiste en el vientre de mi madre. ¡Gracias por hacerme tan maravillosamente complejo! Tu fino trabajo es maravilloso, lo sé muy bien. Tú me observabas mientras iba cobrando forma en secreto, mientras se entretejían mis partes en la oscuridad de la matriz. Me viste antes de que naciera. Cada día de mi vida estaba registrado en tu libro. Cada momento fue diseñado antes de que un solo día pasara. Qué preciosos son tus pensamientos acerca de mí, oh Dios. ¡No se pueden enumerar! Ni siquiera puedo contarlos; ¡suman más que los granos de la arena! Y cuando despierto, ¡todavía estás conmigo!

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. En una escala del 1-10, ¿qué tan bien estás amando a tu adolescente? ¿En qué  podrías mejorar? ¿En qué diría tu hijo que podrías mejorar?
  4. ¿Dónde los adolescentes buscan amor si no lo encuentran dentro del hogar? ¿Cuáles son los peligros que pueden resultar de esto?
  5. ¿Por qué son las palabras importantes para expresar amor?
  6. ¿Por qué también es importante mostrar amor?
  7. ¿Qué más pueden comunicar las acciones que las palabras no pueden?
  8. ¿Cuáles son algunas maneras de conectar con tu adolescente?
  9. ¿Por qué debes celebrar las cualidades únicas de tu adolescente? ¿Qué puede suceder en una familia si esto está ausente?
  10. ¿Estás familiarizado con los lenguajes del amor. ¿Cuál crees que es el lenguaje de amor de tu adolescente? ¿Cómo puedes esa información ayudarte a que ames mejor a tu adolescente?
  11. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

Herramientas ministeriales: