00a

Fe y Crecimiento

Salmo 139 es uno de los salmos más poderosos de la Biblia. Este salmo procede de rey David, y nos muestra que antes de que nosotros empecemos a buscar de Dios, Dios nos ha buscado.

Jump to Questions

Ver también la Edición Infantil y la Edeción Juvenil  de esta lección.


Salmo 139 es uno de los salmos más poderosos en la Biblia. Este salmo viene del rey David, y nos muestra que aun antes de que nosotros empezáramos a buscar a Dios, Dios nos buscó.

Dios conoce tu verdadero yo.

El comienzo de este salmo deja claro que Dios nos conoce mejor de lo que nosotros nos conocemos a nosotros mismos.

Salmo 139: 1-4 (NTV) Oh Señor, has examinado mi corazón y sabes todo acerca de mí. Sabes cuándo me siento y cuándo me levanto; conoces mis pensamientos aun cuando me encuentro lejos. Me ves cuando viajo y cuando descanso en casa. Sabes todo lo que hago. Sabes lo que voy a decir  incluso antes de que lo diga, Señor.

Los teólogos hablan del hecho de que Dios es omnisciente. Esto significa que Dios lo sabe todo, incluyendo el pasado, presente y futuro. Ciertamente, el Salmo 139 afirma la omnisciencia de Dios, pero parece que en este pasaje se está hablando de algo más profundo que la omnisciencia. Está diciendo que Dios verdaderamente te entiende. Él conoce todos tus pensamientos, toda tu historia, todos tus temores, todas tus alegrías, y todas tus penas.

Dios está más cerca de ti de lo que te imaginas.

Este salmo también nos muestra que donde quiera que estemos, Dios está allí

Salmos 139:7-8 ¡Jamás podría escaparme de tu Espíritu! ¡Jamás podría huir de tu presencia! Si subo al cielo, allí estás tú;  si desciendo a la tumba,[a] allí estás tú.

No importa dónde estamos, en la vida o la muerte, Dios está allí. El salmista dice que pudiéramos viajar al otro lado de la tierra, a los océanos más lejanos, pero Dios todavía estaría presente. Los teólogos llaman a esto la omnipresencia de Dios.

Sin embargo, al igual que con la omnisciencia, en estos versículos se discute algo más que una doctrina teológica. Puede ser aterrador darse cuenta de que no podemos jamás alejarnos de Dios. De hecho, incluso David hace este punto en los versículos 11-12. A causa de nuestro pecado, nos sentimos tentados a tratar de huir de Dios. Pero esto es inútil, Dios siempre está cerca de nosotros y siempre nos quiere ayudar. (Salmo139:10)

Dios siempre ha estado obrando en tu vida.

Si acabas de comenzar a buscar de Dios, pueda que sientas como que Dios es una  parte nueva de tu vida. En realidad, la Biblia deja claro que Dios ha estado obrando en tu vida aún antes de que nacieras.

Salmo 139:13, 15-16 Tú creaste las delicadas partes internas de mi cuerpo y me entretejiste en el vientre de mi madre… Tú me observabas mientras iba cobrando forma en secreto, mientras se entretejían mis partes en la oscuridad de la matriz. Me viste antes de que naciera. Cada día de mi vida estaba registrado en tu libro. Cada momento fue diseñado antes de que un solo día pasara.

Desde la concepción hasta la muerte, Dios tiene un plan para tu vida. Dios te ha puesto en esta tierra para que le conozcas, lo honres, y para ayudar a otros. Y Dios te ha estado buscando durante toda tu vida. La prueba más clara es que envió a su hijo Jesucristo a morir por tus pecados en la cruz. Lo hizo para que lo conozcas verdaderamente.

¿Cómo respondemos a tan maravilloso un mensaje?

Salmo 139:17-18 Qué preciosos son tus pensamientos acerca de mí,[a] oh Dios. ¡No se pueden enumerar! Ni siquiera puedo contarlos; ¡suman más que los granos de la arena! Y cuando despierto,  ¡todavía estás conmigo!

Lleguemos a conocer a este maravilloso Dios y experimentar más de su presencia en nuestras vidas.

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. ¿De qué tema sabes más? ? ¿Cuál crees que es tu área de especialización?
  4. ¿Cómo te sientes al hecho de que Dios conoce todos tus pensamientos, y todo sobre ti?
  5. Lee Salmo 139:7-12. ¿Qué tan al tanto estás de la presencia de Dios en tu vida?
  6. ¿Alguna vez has tratado de huir de Dios? ¿Cómo regresaste a Él?
  7. Al mirar hacia atrás en tu vida, ¿cómo ves a Dios obrando en tu pasado?
  8. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

Herramientas ministeriales: