Vida y Relaciones

En la vida escogerás ese camino que sigue la sabiduría divina o el camino del mal que lleva al peligro, daño y destrucción.

Ir a las preguntas

Esta es la lección 4 de 5 en la serie ¿Qué si?. Ver también la Edición Infantil de esta lección.


¿Alguna vez le has dado direcciones a alguien? Si verdaderamente querías ayudar a esa persona, te aseguraste de que esas direcciones estuvieran perfectamente claras para que llegue seguro a su destino. La Biblia nos enseña que en la vida, cada uno de nosotros debe escoger entre dos caminos que determinarán el destino de nuestra vidas.

La Biblia describe estos caminos de diferente maneras: el camino correcto, o el camino angosto, y el camino malo, el camino pecaminoso o camino ancho. Por hoy, piensa en estos dos caminos así: el camino autodirigido y el camino dirigido por Dios. El camino autodirigido es en el cual tú tomas decisiones basado en tus sentimientos, deseos, y luchas por el control de tu vida. El camino dirigido por Dios es el camino que está sometido a Dios y a su forma de ver al mundo. La Biblia nos enseña algunas verdades alarmantes acerca de esto dos caminos.

La mayoría de las personas toman el camino autodirigido

El camino más popular es el de nuestra preferencia. Las personas no están muy interesadas en el plan de Dios para sus vidas, así que escogen su propio camino.

Proverbios 4:14-15 No hagas lo que hacen los perversos ni sigas el camino de los malos. ¡Ni se te ocurra! No tomes ese camino. Aléjate de él y sigue avanzando.

Mientras que típicamente no pensamos que la mayoría de la gente es malvada o mala, la Biblia revela que la orientación natural y humana es hacia nuestro propio placer y caminar lejos de Dios. Este camino es atractivo porque se trata de nosotros solamente y de lo que queremos.

El camino autodirigido viene con consecuencias dolorosas

A pesar de que sea popular, el camino autodirigido es el camino más destructivo de tomar. Por eso es que la Biblia es tan firme a que lo evites. Este es el camino a la adicción, dolor y soledad.

Proverbios 4:16-17 Pues las personas malvadas no pueden dormir sin hacer la mala acción del día. No pueden descansar sin antes hacer tropezar a alguien. ¡Se alimentan de la perversidad y beben el vino de la violencia!

Nadie conscientemente quiere ir por este camino, pero una vez que estés en él por mucho tiempo, no lo quieres dejar.

Proverbios 4:19 Pero el camino de los perversos es como la más densa oscuridad; ni siquiera saben con qué tropiezan.

El camino autodirigido te deja lejos de Dios y lejos de lo que te hará feliz en la vida. Verdaderamente no podrás distinguir entre lo correcto y lo malo una vez que hayas caminado lo suficientemente lejos en este camino.

El camino dirigido por Dios es una guia para la vida

El final del camino autodirigido hace que el camino dirigido por Dios sea una mejor opción para cada uno de nosotros. El camino dirigido por Dios trae consigo sabiduría de Dios la cual nos da una guía y reglamento para la vida.

Proverbios 4:10-13 Hijo mío, escúchame y haz lo que te digo, y tendrás una buena y larga vida. Te enseñaré los caminos de la sabiduría y te guiaré por sendas rectas. Cuando camines, no te detendrán; cuando corras, no tropezarás. Aférrate a mis instrucciones, no las dejes ir; cuídalas bien, porque son la clave de la vida.

A través del libro de Proverbios, se personifica a la sabiduría (Proverbios 4:6) como una guía, un maestro valioso, o a alguien que puede ayudarte a evitar los enredos más grandes de la vida. La vida autodirigida ofrece una caída tras otra. La vida dirigida por Dios te mantiene cerca de tu Creador.

El camino dirigido por Dios lleva a una vida de gozo

Lejos de ser una vida de carga o de seguir reglas, la vida dirigida por Dios te guiara a una felicidad mayor de lo que alguna vez te hayas imaginado.

Proverbios 4:20-23 Hijo mío, presta atención a lo que te digo. Escucha atentamente mis palabras. No las pierdas de vista. Déjalas llegar hasta lo profundo de tu corazón, pues traen vida a quienes las encuentran y dan salud a todo el cuerpo. Sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque este determina el rumbo de tu vida.

Lo mejor que puedes hacer por ti mismo es darle la sabiduría de Dios a tu vida (Proverbios 4:7).  Si te encuentras en el camino autodirigido, la única alternativa es regresarte a Dios y empieza a  escuchar su sabiduría para tú vida. La mejor manera de mantenerte en la vida dirigida por Dios es guardando tu corazón. En la Biblia, tu corazón es el lugar de tus valores, motivos y deseos más profundos. Cuando vienes a Dios, él renueva tu corazón y lo llena con lo que trae gozo verdadero.  

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. ¿Qué tan bueno eres en recordar direcciones o dar direcciones a la gente?
  4. Describe brevemente tanto el camino dirigido por Dios como el camino autodirigido.
  5. Lee Proverbios 4:14-15. ¿Por qué crees que el escritor de Proverbios es tan duro en su advertencia contra la elección del camino autodirigido?
  6. ¿Cuál es tu reacción a la idea de que la mayoría de la gente está en el camino que aleja a Dios?
  7. Lee Proverbios 4:19. ¿Alguna vez te sentiste como si estuvieras atrapado en una vida como esta? Explica.
  8. Lea Proverbios 4:10-13. Enumera algunos de los beneficios de la sabiduría que encuentras en este pasaje y en todo el capítulo.
  9. ¿Cómo es la sabiduría la clave de la vida?
  10. Lee Proverbios 4:20-23. ¿Qué significa guardar tu corazón? ¿Cómo es que guardar tu corazón te mantiene cerca de Dios?
  11. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

Herramientas ministeriales: