Fe y Crecimiento


La historia más poderosa emocionalmente en el Antiguo Testamento nos muestra hasta dónde es capaz de llegar el amor de Dios.

Ir a las preguntas

Esta es la lección 5 de 5 en la serie Abraham.


Piensa en el examen final más difícil que hayas tenido en la escuela. Probablemente estabas bien nervioso antes de tomar este examen. Posible que no te haya ido tan bien si no estudiaste los suficiente. En Génesis 22, Abraham enfrenta su examen final. Este no es el final de su vida, pero sí es el clímax de su caminar con Dios. Esta historia demuestra lo mucho que pueda que tengas que dejar con tal de seguir a Dios. Al mismo tiempo, este capítulo demuestra el increíble amor de Dios.

Génesis 22:1-2 Tiempo después, Dios probó la fe de Abraham. —¡Abraham! —lo llamó Dios. —Sí —respondió él—, aquí estoy. —Toma a tu hijo, tu único hijo —sí, a Isaac, a quien tanto amas— y vete a la tierra de Moriah. Allí lo sacrificarás como ofrenda quemada sobre uno de los montes, uno que yo te mostraré.

Dios probará cuánto confías en Él

Esta orden tan inusual de Dios es en realidad una prueba para Abraham. Abraham no sabía que esto sería una prueba, pero ayuda a entender lo que Dios está haciendo en esta historia. Dios está probando la calidad de la fe de Abraham. Dios hara lo mismo en tu vida. Él probará tu confianza poniéndote en situaciones difíciles donde será retador obedecerlo. Más Dios tiene la intención de que triunfes en estas pruebas. Pone estas pruebas en tu vida por tu bien. Cuando pasas la prueba te das cuenta de cuánto confías en Él, y tu obediencia es un acto de adoración.

Génesis 22:3 A la mañana siguiente, Abraham se levantó temprano…y salió hacia el lugar que Dios le había indicado.

Abraham tuvo una respuesta interesante a la orden de Dos. ¡Empezó a obedecer de inmediato!

[Relacionado: ¿Estaba Dios enojado en el Antiguo Testamento?]

Dios exige que renunciemos a lo que más amamos

La orden de Dios dada a Abraham fue una orden de renunciar a lo que más amaba en el mundo: Isaac. Isaac no solo era su amado hijo, sino que era la clave a todas las promesas de Dios. Al matar a Isaac, Abraham estaría matando el pacto de Dios.

¿Quién o qué amas más que a nada en el mundo? Para la mayoría de las personas su gran amor vienen en la forma de posesiones, profesión, ambiciones personales or relaciones. Sí una de estas cosas toma el lugar de Dios en tu vida, entonces se convierten en un ídolo. Esto quiere decir que si amas cosas buenas, pero en la manera equivocada, verdaderamente te dañaran. Dios te llama amorosamente a que sueltes estas cosas. Cuando Dios es primero, todas estas otras cosas encuentran su lugar adecuado y traen gozo a tu vida.

[Relacionado: Niégate a ti mismo para un gozo mayor]

Dios nos da más de lo que alguna vez podamos darle a Él

Abraham siguió la orden de Dios obedientemente. Él e Isaac, quien probablemente es un adolescente, caminan rumbo a la montaña. Abraham amarra a Isaac, quien no se resiste, y lo pone sobre el altar. Dios lo para justo antes que Abraham baja el cuchillo.

Génesis 22:12 —¡No pongas tu mano sobre el muchacho! —dijo el ángel—. No le hagas ningún daño, porque ahora sé que de verdad temes a Dios. No me has negado ni siquiera a tu hijo, tu único hijo.

Abraham pasó la prueba. Como resultado, Dios intensificó las bendiciones que Abraham y sus descendientes recibirían.

Sin embargo, la historia apunta hacia otro Padre que sacrificaria Su Hijo. Más este Hijo no sería perdonado. Moriría como un sacrificio por los pecados del mundo. Este Hijo es Jesús. Y al igual que Abraham estaba preparado para renunciar a Isaac, el Padre renunció a Su Hijo por nosotros.

Romanos 8:32 Si Dios no se guardó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿no nos dará también todo lo demás?

Dios exige que estemos dispuestos a darlo todo por Él. Aun así, jamás podrás dar más que Dios. Esta es la razón por la cual puedes confiar completamente en Él. Al confiar en Dios, Abraham fue usado por Dios de una manera increíble. Dios todavía está escribiendo Su historia. Cuando confías en Él, tú también llegas a jugar un papel importante en esta historia.

[Relacionado: El precio de la salvación]

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. ¿Cuál es la prueba/examen más difícil que has tomado? ¿Qué la hizo tan difícil?
  4. Lee Génesis 22:1. ¿Cómo sería esta historia diferente si Abraham hubiera sabido que era una prueba desde el principio?
  5. ¿Por qué Dios nos prueba? ¿Cómo son estas pruebas para nuestro bien?
  6. Comparte acerca de una época en que tu confianza en Dios fue puesta a prueba.
  7. ¿Cómo puedes identificar lo que más ama en tu vida? ¿Cómo pueden las cosas buenas en nuestras vidas convertirse en ídolos?
  8. Lee Génesis 22:7-14. Haz una lista de las cualidades que aprendemos acerca de Dios de este pasaje. ¿Qué nos enseña acerca de Dios el nombre “Dios proveerá”?
  9. Lee Romanos 8:32. Describe los paralelos (las cosas parecidas) entre el sacrificio de Isaac y Jesús. ¿Qué podemos aprender comparando los dos?
  10. ¿Cómo el entender el corazón de Dios hacia ti te ayuda a confiar más en él?
  11. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

Herramientas ministeriales: