Vida y Relaciones

Aprende cómo nuestro propio enojo provoca conflictos en el matrimonio.

Ir a las preguntas

La guerra interna

Santiago 4:1-2 ¿Qué es lo que causa las disputas y las peleas entre ustedes? ¿Acaso no surgen de los malos deseos que combaten en su interior? Desean lo que no tienen, entonces traman y hasta matan para conseguirlo. Envidian lo que otros tienen, pero no pueden obtenerlo, por eso luchan y les hacen la guerra para quitárselo…

Santiago hace una pregunta interesante: “¿Qué causa las guerras y los pleitos entre ustedes?”. Él no ubica la fuente del enojo en otras personas, o en experiencias pasadas o en el modo en que una persona fue criada. Dice que se trata de las pasiones (malos deseos) que están en guerra dentro de nosotros.

La idolatría del ego

Otra persona no puede hacernos enojar. Es el pecado dentro de nosotros que quiere nuestro propio camino (nuestra propia manera) o ajustar las reglas en una relación. La mayoría del enojo proviene del egocentrismo. No sentimos servir o no queremos decir lo siento. Hacemos excusas para nuestro propio enojo y decimos que no es un pecado para nosotros. Por ejemplo, culpamos a la genética y decimos: “Es sólo porque soy irlandés.”

La muchas caras del enojo

Un poco de ira es el tipo explosivo que es fácil de detectar. Otro es el tipo más pasivo. Es el asesino silencioso. Jesús no restan importancia a la ira. En el Sermón de la Monte, que iguala al enojo con el asesinato. El enojo que no se trata mata, mata las relaciones.

El enojo crónico

Algunos enojos pueda que sean un comportamiento aprendido. La gente se vuelve tan acostumbrada a tratarse mal entre sí mal que se convierte en un hábito arraigado. Incluso, pueden dejar de responder emocionalmente al enojo porque se ha vuelto tan normal. Hay otros que han sucedido este tipo de cosas horribles en el pasado o han experimentado algunas injusticias profundas para las que no han tenido ningún contexto para lidiar con sus sentimientos. Esta ruptura puede conducir al enojo crónico.

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. ¿Cuáles son algunas de las pasiones o malos deseos en tu interior que ves que causa conflictos en tus relaciones?
  4. Lee Colosenses 3:19. ¿Cuál es el mandamiento en este versículo? Está escrito a los maridos, pero ¿crees que se podría aplicar a las esposas también? Da algunos ejemplos de cómo has tratado con dureza a tu cónyuge.
  5. ¿Te has notado a ti mismo dando excusas por tu enojo? ¿Cuáles son algunas de tus excusas y crees que son legítimas?
  6. ¿Cómo crees que responderías de manera diferente si comenzaras a pensar en el enojo como proviniendo de tu interior en vez de del exterior?
  7. Lee Efesios 4:26. Da algunos ejemplos de cómo se puede estar enojado sin pecar.
  8. Dado que el enojo es una emoción humana que todos experimentamos, ¿cuáles son algunas cosas que podrías hacer para responder a esta poderosa emoción de una manera saludable?
  9. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

ENLACES Y DESCARGAS