Fe y Crecimiento

El gran intercambio explica lo que sucedió cuando Jesús murió en lugar nuestro en la cruz. Nos enseña cómo podemos ser aceptables a Dios.

Ir a las preguntas

La Biblia enseña que el requisito para entrar al cielo es la perfección absoluta. No bueno o muy buena, pero perfecto. Jesús enseñó esto claramente:

Mateo 5:20Les advierto: a menos que su justicia supere a la de los maestros de la ley religiosa y a la de los fariseos, nunca entrarán en el reino del cielo.”

Mateo 5:48 Pero tú debes ser perfecto, así como tu Padre en el cielo es perfecto.

Así Que si no obedecemos todos los mandatos de Dios perfectamente, no podemos entrar en el cielo. Entonces, ¿qué esperanza tenemos?

Nuestra esperanza es que Dios ha ofrecido, por gracia, darnos la perfección que nunca podríamos obtener nosotros mismos. En un gran intercambio hermoso, Dios ofrece, no sólo quitar nuestro pecado, sino darnos Su justicia perfecta en su lugar.

Así es como se describe este gran cambio en la Biblia.

2 Corintios 5:21 RVC Al que no cometió ningún pecado, por nosotros Dios lo hizo pecado, para que en él nosotros fuéramos hechos justicia de Dios.

En primer lugar, Dios toma todo nuestro pecado y lo pone en Jesucristo. Así que cuando Jesús murió en la cruz, estaba pagando la pena completa por el pecado – no por Su propio pecado, (él no tenía ninguno), sino por los nuestros. Pero entonces, a cambio de nuestro pecado, Dios nos da la perfecta justicia de Jesús. Jesús fue la única persona que ha vivido a la perfección y se ganó la perfecta justicia requerida para el cielo. Y cuando ponemos nuestra fe en él, Dios toma la perfección de Jesús y dice que cuenta para nosotros – Dios le atribuye la perfección de Jesús a nuestra cuenta. De la misma manera que Jesús fue declarado pecado aunque nunca había pecado, somos declarados perfectamente justos, aunque estamos lejos de serlo.

Así, mientras que no tenemos ninguna esperanza de volver a ser perfectamente justo por nuestra cuenta, podemos tener en la perfección requerida para entrar al cielo si confiamos en Jesús.

Romanos 4:24-25 también para nuestro beneficio, porque nos asegura que Dios nos considerará justos a nosotros también si creemos en él, quien levantó de los muertos a Jesús nuestro Señor.

Este gran intercambio de nuestro pecado por la justicia de Dios está disponible para cualquier persona que confía en Jesucristo.

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. Explica el gran intercambio entre nosotros y Jesús.
  4. ¿Cuál es el requisito para entrar al cielo?
  5. ¿Has confiado en Cristo para que te perdone tu pecado? ¿Si no, qué te está deteniendo?
  6. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

ENLACES Y DESCARGAS