Fe y Crecimiento

En el momento en que confiaste en Jesús para la salvación, Dios te dio su Espíritu Santo. Esta es una verdad misteriosa que tiene implicaciones increíbles para vivir tu vida diaria.

Ir a las preguntas

Dios quiere que como cristianos vivamos vidas que lo honren. El honrar a Dios con nuestras vidas es nuestra responsabilidad. Lo bueno es que Dios nos ha dado su Espíritu Santo para que sea nuestra guia y podamos así vivir vidas que lo honren. Empecemos leyendo

Efesios 1:13 Además, cuando creyeron en Cristo, Dios los identificó como suyos al darles el Espíritu Santo, el cual había prometido tiempo atrás.

Cada cristiano tiene el Espíritu Santo en su vida.

Sí tú eres un seguidor de Cristo, entonces tú tienes él Espíritu Santo de Dios. No siempre sentirás su Presencia y pueda que ni lo percibas, pero Él está allí.

1 Corintios 2:12-14  Y nosotros hemos recibido el Espíritu de Dios (no el espíritu del mundo), de manera que podemos conocer las cosas maravillosas que Dios nos ha regalado. Les decimos estas cosas sin emplear palabras que provienen de la sabiduría humana. En cambio, hablamos con palabras que el Espíritu nos da, usamos las palabras del Espíritu para explicar las verdades espirituales;  14 pero los que no son espirituales no pueden recibir esas verdades de parte del Espíritu de Dios. Todo les suena ridículo y no pueden entenderlo, porque sólo los que son espirituales pueden entender lo que el Espíritu quiere decir.

El Espíritu Santo te ayuda a entender la Biblia.

Pueda que entendamos muchas cosas sin el Espíritu Santo como quien escribio la biblia, la trama, los personajes y las ideas principales del pasaje, pero esto no necesariamente penetra nuestras mentes y corazones ni se convierten en verdades bíblicas que transforman nuestras vidas hasta que el Espíritu Santo está activo cuando leemos la Biblia.

El Espíritu Santo te guía en la oración.

A veces es un desafío orar, a veces ni sabemos por qué orar. Tenemos necesidades pero no sabemos cómo traerlas en oración, tenemos sentimientos y emociones pero no sabemos cómo articularlos ante Dios él Padre, y es allí donde entra en acción el Espíritu Santo, ora por nosotros.

Él Espíritu Santo también nos guía trayendo a nuestra mente la gente o las cuestiones por la cual debemos de orar. Hay veces que cuando estamos orando se nos vienen ciertos pensamientos, y creo que es el Espíritu Santo quien nos está guiando y mostrando por lo que orar.

Romanos 8:26 Además, el Espíritu Santo nos ayuda en nuestra debilidad. Por ejemplo, nosotros no sabemos qué quiere Dios que le pidamos en oración, pero el Espíritu Santo ora por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras.  

El Espíritu nos dirige a una vida de obediencia.

Cuando tienes al Espíritu Santo puedes empezar a tener los “frutos del Espíritu”.

Gálatas 5:22-23 En cambio, la clase de fruto que el Espíritu Santo produce en nuestra vida es: amor, alegría, paz, paciencia, gentileza, bondad, fidelidad, humildad y control propio.  

Todos estos frutos, amor, paciencia, gozo y los demás son cosas que Dios quiere  ver en tu vida y es el Espíritu Santo quien te guia en eso, quién te está transformando, cambiando y convirtiéndose en una persona que verdaderamente tenga estas cualidades en su vida. El Espíritu te insta a que obedezcas a Dios y que lo honres  con tu vida. No estás solo, Él está trabajando en ti y a la medida que el Espíritu trabaje en tu vida te llevará a tener más gozo y mientras percibas al Espíritu Santo trabajando en tu vida te guiará a tener una relación más profunda con Dios.

[Relacionado: Todo sobre andar en el Espíritu]

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. ¿Cuáles son algunas cosas que te han enseñado acerca del Espíritu Santo?
  4. ¿Por qué crees que la oración puede resultar difícil?
  5. Describe un momento en que te has sentido guiado,a por el Espíritu Santo a orar por algo o alguien.
  6. ¿Qué frutos del Espíritu ves más en tu vida? ¿Y cuáles ves menos?
  7. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

ENLACES Y DESCARGAS