Fe y Crecimiento

Mientras que el materialismo es una trampa peligrosa que conduce a la miseria, aprender a estar contento en lo que el poder de Dios provee para nosotros es lo que conduce a la verdadera alegría.

Ir a las preguntas

Esta es la lección 5 de 5 en la serie Increible. Ver también la edición de los niños de esta lección.


Nuestra cultura actual es maldecido con una enfermedad que algunos llaman “opulencia.” Esto se puede definir como “La condición dolorosa, contagiosa, transmitida socialmente de sobrecarga, deuda, ansiedad y los residuos resultantes de la búsqueda tenaz de más.” Somos tan fácilmente atrapados en la trampa de pensar que cuanto más tenemos, más felices seremos, pero es exactamente lo contrario.

[Relacionado: ¿Cómo funciona la avaricia?]

El materialismo es una historia vieja y gastada

Mientras que el materialismo pueda que esté funcionando desenfrenadamente en el mundo de hoy, realmente no es nada nuevo. Hay un triste ejemplo de esto que se remonta a hace casi 3000 años para un rey en el Antiguo Testamento llamado Acab. Aunque Acab era increíblemente rico y poderoso, no estaba satisfecho. Un hombre llamado Nabot poseía un campo cerca del palacio de Acab y el rey decidió que tenía que tenerlo. Pero cuando Nabot se negó a vendérselo, Acab se abatió de una manera infantil.

1 Reyes 21:4 Entonces Acab regresó a su casa enojado y de mal humor por la respuesta de Nabot, y se acostó de cara a la pared y no quiso comer.

Podemos pensar que la reacción de Acab es tonta, pero podemos llegar a sentirnos de la misma manera, sólo que por lo general sabemos ocultarlo mejor. ¿Cómo podemos liberarnos de este ciclo?

[Relacionado: 5 Problemas con la avaricia]

El contentamiento es el antídoto para el materialismo

El apóstol Pablo no tuvo una vida fácil. Se enfrentó a la persecución constante, la mala salud, las dificultades físicas e hizo todo esto en el contexto de la pobreza relativa. Sin embargo, Dios le dio la solución.

Filipenses 4:11-13 No que haya pasado necesidad alguna vez, porque he aprendido a estar contento con lo que tengo. Sé vivir con casi nada o con todo lo necesario. He aprendido el secreto de vivir en cualquier situación, sea con el estómago lleno o vacío, con mucho o con poco. Pues todo lo puedo hacer por medio de Cristo, quien me da las fuerzas.

No importando sus circunstancias, él aprendió a estar contento. Ten en cuenta que esto no es algo natural, tuvo que aprenderlo. Y fue el poder de Dios que le permitió aprender. La buena noticia para nosotros es que el mismo poder está disponible para nosotros en la actualidad.

[Relacionado: Repensando el papel del dinero en nuestras vidas]

Dios trae contentamiento al dar seguridad verdadera

Uno de los mayores enemigos del contentamiento es el miedo y la preocupación por el futuro. Pero cuando entendemos el amor de Dios, y cómo Él nunca nos dejará, puede traer contentamiento profundo.

Hebreos 13:5 No amen el dinero; estén contentos con lo que tienen, pues Dios ha dicho: “Nunca te fallaré. Jamás te abandonaré”.

Dios es nuestro mayor proveedor y seguridad. Es tonto, incluso arrogante, pensar que estamos a cargo de nuestra propia seguridad mayor. Dios promete proporcionar exactamente lo que necesitamos en el momento justo. Esto puede ser muy diferente de lo que queremos o pensamos que necesitamos, pero podemos descansar en su seguridad perfecta.

[Relacionado: Jesús habla con alguien preocupado]

Dios trae contentamiento por ser nuestra verdadera fuente de gozo

Gozo no es sólo una felicidad temporal, es una satisfacción profunda y duradera, es una realización, paz y esperanza que está arraigada en Dios, y no en nuestras circunstancias temporales. A menudo quedamos atrapados en la trampa del materialismo porque creemos que tener más cosas nos traerá más alegría – pero nunca lo hace. Y es porque las cosas no son la verdadera fuente de alegría, Dios lo es.

Juan 15:9-11 “…Permanezcan en mi amor. Cuando obedecen mis mandamientos, permanecen en mi amor, así como yo obedezco los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Les he dicho estas cosas para que se llenen de mi gozo; así es, desbordarán de gozo.

Cuando buscamos y nos conectamos profundamente con Dios, descubrimos que nuestra alegría más verdadera proviene de sólo estar en relación con él. Y a medida que buscamos vivir intencionalmente lo que sabemos que Él quiere para nosotros – como el amor – ¡esto nos conecta aún más a la verdadera fuente de gozo que es él mismo, y se desborda en nosotros!

[Relacionado: Enfrentando al monstruo de la deuda]

Dios trae contentamiento a medida que Su generosidad inspira nuestra propia generosidad

Tal vez la mejor manera de superar el materialismo es llegando a ser generosos con los demás. Esto no es motivado por el altruismo, sino que es una respuesta a la pródiga generosidad de Dios que Él ha demostrado en nuestras vidas.

2 Corintios 8:2, 9 Estas iglesias están siendo probadas con muchas aflicciones y además son muy pobres; pero a la vez rebosan de abundante alegría, la cual se desbordó en gran generosidad. ……ustedes conocen la gracia generosa de nuestro Señor Jesucristo. Aunque era rico, por amor a ustedes se hizo pobre para que mediante su pobreza pudiera hacerlos ricos.

La gente en Corinto pudieron ser generosos lo que dio lugar a una alegría abundante, a pesar de su pobreza terrenal, porque entendieron la generosidad de Dios y los impuso a actuar del mismo modo. Cuando verdaderamente damos cuenta de la generosidad de Dios, vista claramente en la cruz de Jesús, ojalá que nos toque para ser generosos nosotros mismos, que es una poderosa manera de crecer en contentamiento.

Aunque ninguna de estas ideas surgen fácilmente o de forma natural, al igual que Pablo, podemos hacer todas las cosas a través del increíble poder de Dios.

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. ¿Cuáles son algunos de los síntomas más comunes de la “opulencia” en nuestra cultura de hoy?
  4. Lee 1 Reyes 21:1-7. ¿Qué  es similar y diferente entre el materialismo demostrado por Acab y el materialismo que a menudo se ve que hoy en día en nuestro mundo?
  5. Lee Filipenses 4:11-13. ¿Qué es significativo de la idea de que Pablo tuvo que “aprender” el contentamiento? ¿Qué nos enseña esto acerca de cómo funciona el contentamiento?
  6. Lee Hebreos 13:5. ¿De qué manera la fidelidad de Dios hacia nosotros nos ayuda a desarrollar contentamiento?
  7. ¿Cómo se puede discernir la diferencia entre una necesidad y un deseo cuando se trata de desarrollar contentamiento?
  8. ¿Es realmente posible que Dios sea una fuente más real de alegría que las cosas materiales? ¿Si es así, cómo?
  9. Lee Juan 15:9-11. ¿Cómo es realmente “permanecen en mi amor?”
  10. ¿Cómo puede la generosidad ayudar a desarrollar contentamiento?
  11. Lee 2 Corintios 8:2-9. ¿Cómo ha demostrado Dios generosidad hacia nosotros? ¿Cómo afecta esto a los corintios? ¿Cómo debería afectarnos a nosotros?
  12. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

Herramientas ministeriales: