Fe y Crecimiento

¿Quieres tener la habilidad de prosperar y crecer en la vida sin esforzarte tanto como los demás?

Ir a las preguntas

Fructífero se describe como “tener la capacidad de prosperar, ser exuberante, tener un flujo libre de crecimiento y aumento sin realmente esforzarse duramente.” Por tanto, una vida fructífera es una que está lleno de gracia y el favor de Dios. No importaría en que estación te encontrarás porque donde quiera que estés, estarás rodeado por la presencia de Dios. ¿El requisito previo para tener una vida fructífera? Permanecer siempre en la presencia de Jesús. Aquí está lo que esto implica:

Completa entrega y dependencia de Jesús

Juan 15:4 Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Pues una rama no puede producir fruto si la cortan de la vid, y ustedes tampoco pueden ser fructíferos a menos que permanezcan en mí.

Permanecer en Jesús significa que tienes que depender totalmente de Él, y no en tus propias fuerzas, habilidades, o tus propios logros. Es similar a la ilustración de la fruta. Sí, la fruta crece de forma natural, pero necesita estar conectada directamente a la rama con el fin de obtener todos los nutrientes necesarios para el crecimiento. Del mismo modo, hay que aferrarse a Jesús porque Él es nuestra fuente de vida plena y fructífera.

Comunicación constante con Jesús

Juan 15:5 “Ciertamente, yo soy la vid; ustedes son las ramas. Los que permanecen en mí y yo en ellos producirán mucho fruto porque, separados de mí, no pueden hacer nada.”

Permanecer en Jesús es comunicarse con él todos los días. Observa que el versículo anterior dice:“Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes.” Esto significa tener una relación con él. Las relaciones requieren dedicación mutua de ambas partes, lo que se traduce en comunicación a pesar de las demandas del día. ¿Cómo puedes tener una relación con alguien si no hablas con ellos?

Fe confiada y confianza en Jesús

Juan 15:7 Si ustedes permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pueden pedir lo que quieran, ¡y les será concedido!

Una cosa es hablar con Jesús en privado, y otra es caminar con Él diariamente. Estar con él donde quiera que vayamos, y en todo lo que hacemos. Para esto está el Espíritu Santo – para ser nuestra ayuda y guía accesible en cada paso que damos. La fe es importante para permanecer en Jesús. Sin fe, no podemos agradar a Dios o ver cómo Dios puede obrar en y a través de nuestras vidas. La fe es lo que conecta las promesas de Dios a nuestro destino.

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. ¿Qué tipo de conversaciones tienes con alguien que te importa profundamente? ¿De qué hablas a menudo con ellos?
  4. ¿Compartes el mismo tipo de conversaciones y momentos con Jesús? Si es así, discute cómo puedes comprometerte a profundizar tus momentos con Jesús. Si no, discute una manera práctica que puedes hacer para empezar a hacer los encuentros con Jesús más consistentes y significativos.
  5. ¿Cómo es la imagen de la fruta y una vid útiles para describir tu relación con Dios?
  6. ¿Cuáles son las cosas que todavía no has rendido a Jesús?
  7. ¿Cuál es una situación en la que te gustaría tener más fe?
  8. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

ENLACES Y DESCARGAS