Fe y Crecimiento

Hay un montón de malas ideas acerca de Dios y la espiritualidad en el mundo. Éstos son las cinco más comunes

Ir a las preguntas

Este tema es una adaptación del canal de Bryan y Tracy Dwyer de YouTube.

Hay un montón de malas ideas acerca de Dios y la espiritualidad en el mundo. En este artículo se presentan las cinco ideas malas más comunes.

Primera: Jesús era sólo un buen tipo

Esta es la idea de que Jesús fue verdaderamente un gran tipo, un maestro sabio, un líder espiritual amoroso, un profeta inspirado por Dios o tal vez incluso una creación especial de Dios enviado para salvar al mundo – pero él no era Dios mismo. Se pinta a Jesús como algo menos que el Dios eterno, increado que creó y gobierna el universo. Sin embargo, la Biblia enseña claramente que Jesús era, de hecho, Dios en la carne que vino a la tierra para salvar a la humanidad. Enseña que Jesús nunca fue creado, pero ha existido eternamente como parte de la Divina Trinidad del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Jesús se refirió a sí mismo como Dios, Él recibió adoración como Dios y sus discípulos enseñaron que era Dios. Juan 1:1-3; 8:58; 20:28-31, Colosenses 1:15-17; 2:9, Filipenses 2:5-8, Hebreos 1:8.

Segunda: No tomes la Biblia demasiado literal

Esta es la idea de que la Biblia es un gran libro que puede ser muy útil en muchas áreas, pero no es para ser tomada demasiado literal. Muchos creen que, si bien la Biblia podría ser inspirada por Dios en cierto nivel, hay muchos errores, corrupciones y mitos en el texto. Muchos también creen que la Biblia fue escrita a una hora determinada y hacia una cultura determinada y que gran parte de ella está fechada y es irrelevante para el mundo de hoy. Debido a esto, mientras que es bueno estudiar la Biblia por algunos principios generales, no hay que tomarlo demasiado literal o aplicar toda su enseñanza a nuestras vidas hoy en día. Sin embargo, cuando realmente te fijas en los hechos descubres que la Biblia que tenemos hoy en día es en realidad un registro muy preciso de lo que fue escrito hace siglos y ha demostrado no tener errores significativos. Y si bien es importante interpretar correctamente la Biblia, teniendo en cuenta los matices culturales, género y diferentes tipos de técnicas literarias, la Biblia en realidad habla muy relevante para nuestro mundo de hoy y en ella la verdad no ha cambiado solo porque el mundo ha cambiado. La Biblia también enseña que las palabras de la Escritura son las palabras de Dios, y como tal, quiere decir que tiene autoridad en nuestras vidas. Así que incluso cuando la Biblia es políticamente incorrecta para los estándares del mundo de hoy, podemos confiar en que es de Dios, por tanto, su enseñanza es perfecta y eternamente relevante. 2 Timoteo 3:15-17, 2 Pedro 1:21 1 Corintios 14:37.

Tercera: Dios será bueno con todos al final

Esta idea, a menudo llamada universalismo, es la idea de que todo el mundo va al cielo al final. Realmente no importa en qué religión creíste o no creíste, Dios es un Dios muy agradable y no castigaría a nadie en el infierno, por lo que con el tiempo, todos terminaran en el cielo. Algunos creen que si no llegas a creer en la verdad espiritual correcta en esta vida, se te dará otra oportunidad en la vida futura para volverse a Dios y aceptar Su verdad. Otros simplemente creen que no hay una sola manera correcta y que todos los caminos finalmente conducirán al cielo. Sin embargo, la Biblia enseña claramente que la única manera de llegar al cielo es mediante reconoce tu pecado y poner tu fe en Jesucristo para el perdón de tu pecado. Enseña que si niegas a Jesús, o ignoras a Jesús, crees en un Jesús que no es el que se describe en la Biblia, o eliges un camino además de Jesús, no irás al cielo cuando mueras, sino más bien pasarás la eternidad en el infierno. Juan 14:6, Mateo 7:13-14; 25:31-46, Hechos 4:12, 1 Juan 5:11-12.

Cuarta: Los buenos van al cielo

Esta es la idea de que con tal que hagas todo lo posible para ser una buena persona, terminaras en el cielo. Es diferente del universalismo que dice todo el mundo va al cielo, pero dice que cualquiera puede ir al cielo, siempre que lo bueno supera el mal y evite los pecados realmente grandes. Esencialmente, hace que el cielo sea la recompensa para las personas que intentan todo lo posible por ser buenas personas. Diferentes personas y grupos tienen diferentes ideas sobre lo que constituye ser bueno, o lo bueno que tiene que ser, pero la idea es la misma – siempre y cuando seas bueno y sigas las reglas, podrás ir al cielo. Sin embargo, la Biblia enseña que no importa lo duro que tratemos de ser buenos, nunca vamos a ser lo suficientemente bueno por nuestra cuenta. Enseña que todo ser humano está infectado con el pecado inherente e incluso las cosas buenas que hacemos están contaminadas por nuestro pecado. Y, además, la Biblia enseña que la norma de Dios para entrar en el cielo es la perfección absoluta, por lo que todos nosotros quedamos cortos. Así que al final, no importa lo mucho que lo intentemos, nunca podremos ser lo suficientemente bueno. En cambio, en lugar de tratar de hacer que nuestro bien supere nuestra maldad, la Biblia enseña que necesitamos ser perdonados por nuestros pecados y ser declarados perfectos por Dios, poniendo nuestra fe en Jesucristo. Romanos 3:21-23; 4:5-6; 6:23, Efesios 2:8-9, Filipenses 3:9 2 Timoteo 1:9.

Quinta: Los cristianos serán sanos y ricos

Esta idea, a menudo llamada el “evangelio de la prosperidad”, es la idea de que si realmente estás viviendo para Dios como Él quiere, serás próspero con salud física y económicamente. Muchas personas creen que la salud y la riqueza son formas de recompensar a aquellos que son fieles a Dios en esta vida, y por el contrario, la enfermedad y la pobreza son de alguna manera castigos por la falta de fe o comportamientos pecaminosos. Esta idea establece la expectativa de que los buenos cristianos serán preservados de las dificultades en esta vida, mientras que los cristianos más débiles se verán obligados a soportar las dificultades. Sin embargo, la Biblia nunca equivale la salud física a la prosperidad financiera con buena fe o justicia. Nunca promete una vida fácil y fortuna a los que son fieles o una vida de dificultad y dolor a los que son infieles. De hecho, la riqueza se describe a menudo en términos muy negativos y el sufrimiento en términos muy positivos. La Biblia enseña claramente que a veces Dios bendice a la gente con salud, riqueza y experiencias positivas. Pero Dios también a veces bendice a la gente con problemas, sufrimiento y tiempos difíciles como un medio para crecer o para glorificarse a sí mismo. No hay ninguna razón bíblica para que el cristiano espere bendiciones físicas y terrenales por la fidelidad o, dificultad física y terrenal en caso de infidelidad. Lucas 12:15, Mateo 6:19-25, John 15:18-20, Hechos 12:1-3 2 Corintios 12:7-10, 1 Timoteo 6:6-11, Santiago 1:2-4.

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. ¿Cuál de estas cinco herejías crees que es la más fácil de creer? ¿Por qué?
  4. Las herejías a menudo prosperan debido a que contienen una parte de verdad. ¿Cuál es la parte verdadera en cada una de estas herejías?
  5. ¿Cómo podemos conseguir el discernimiento que necesitamos para combatir estas herejías?
  6. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

ENLACES Y DESCARGAS