Vida y Relaciones, Matrimonios y Familia

k

Una y otra vez, los esposos han comentado en tres temas… que me sorprendió y pueda que te sorprenda a ti también.

Ir a las preguntas

Este artículo es una adaptación de la versión en inglés escrita por J. Parker, una bloguera, y publicado en Fulfilling your vows

Hay tres cosas que tu esposo siente sobre el sexo que pueda que no sepas o creas. J. Parker, habiendo blogueado durante cuatro años sobre el sexo en el matrimonio cristiano, ha registrado más de 6.800 comentarios sobre esto. Aunque su principal audiencia son esposas, muchos hombres proporcionan comentarios útiles. Una y otra vez, los esposos han comentado en tres temas que la han sorprendido.

No se sorprendió por lo que los hombres describen sobre el sexo, sino más bien la intensidad de sus sentimientos tal como se expresan en muchas palabras e historias salidas del corazón. Así que aquí hay tres cosas que tu marido probablemente siente sobre el sexo, que pueda que no sepas o creas.

1. El sexo está irrevocablemente enlazado con sus sentimientos de amor
Se ha expresado como “Para los hombres, la intimidad es igual a sexo” o “Las mujeres tienen relaciones sexuales cuando se sienten amadas; los hombres se sienten amados cuando tienen relaciones sexuales“, o “El sexo es una necesidad emocional para él.” Pero como sea que lo digas, la realidad es que la mayoría de los esposos, es que los sentimientos de amor están enmarañados de manera irrevocable en el acto sexual. Para un marido, hacer el amor es una forma primaria de sentir, fomentar, y expresar amor con su esposa.

Mira algunas maneras que la Biblia describe la intimidad sexual de un marido:

Proverbios 5:1 Es una cierva amorosa, una gacela llena de gracia. Que sus pechos te satisfagan siempre. Que siempre seas cautivado por su amor.

Cantares 4:10 Tu amor me deleita, tesoro mío, esposa mía. Tu amor es mejor que el vino, tu perfume, más fragante que las especias.

Cantares 7:10 RVC Yo soy de mi amado, y él halla en mí su deleite.

Para el esposo, el sexo es una experiencia embriagadora, deliciosa que descansa en su deseo de ti,no sólo por el sexo. Su pacto de amor no se limita a la cama de matrimonio, pero está irremediablemente envuelto en ese acto íntimo.

2. Uno de sus mayores deseos es satisfacerte sexualmente
Algunas dicen que los hombres sólo se centran en sus deseos sexuales- recibiendo liberación física y viven sus fantasías sexuales. Sin embargo, los esposos expresan en repetidas ocasiones lo desesperadamente que desean que sus esposas disfruten del sexo. Ellos no quieren que ellas “estén” solamente, pero que se deleiten profundamente en la experiencia. La mayoría de los esposos “se aguantan” de llegar a su propio placer, llevan a cabo una gran parte del “trabajo,” responden a las sugerencias, y tratan diversas maneras hasta que ella es complacida. La satisfacción de un esposo, e incluso la identidad, está entrelazada en su capacidad para llevar a su esposa al éxtasis.

Un mandamiento particularmente interesante del Antiguo Testamento es: “A un hombre recién casado no se le debe reclutar para el ejército ni se le debe asignar alguna otra responsabilidad oficial. Debe estar libre para pasar un año en su casa, haciendo feliz a la mujer con la que se casó“ (Deuteronomio 24:5). “Haciendo feliz” también ha sido traducido como “gozar” o “alegrar”. Este mandamiento hizo hincapié en la importancia de que un marido se acomode en la unión marital  asegurando a su esposa de su intimidad, incluyendo la intimidad sexual. El marido está encargado esencialmente con asegurarse de que ella esté feliz… incluso en el dormitorio.

Ningún versículo bíblico prioriza el placer sexual de un marido por encima del de la esposa. 1 Corintios 7 dice que las esposas tienen derecho a la intimidad sexual.

1 Corintios 7:3 El esposo debe satisfacer las necesidades sexuales de su esposa, y la esposa debe satisfacer las necesidades sexuales de su marido.

Aunque la secuencia del versículo pueda que no sea intencional, el placer de la esposa se menciona primero, no como algo que se le vino a la mente después. La satisfacción de la mujer es una prioridad, al igual que probablemente lo es para su marido.

3. Piensa que tu cuerpo es hermoso
Sea que eres una supermodelo de veinte años de edad, o una abuela de sesenta y algo, a él le gusta tu cuerpo. A menudo percibimos nuestros cuerpos como menos-menos que la modelo de la portada de la revista, menos de lo que queremos o de lo que solía ser, menos de lo que pensamos que él debería desear. Pero la mayoría de los esposos están emocionados por las curvas femeninas de sus esposas, por su piel más suave, y sus excitantes partes privadas. Ellos desean que sus esposas crean en sus palabras afirmativas… y dejen que ellos se deleiten en esa belleza.

En Cantares 1:5-7, la esposa expresa su duda acerca de su belleza, pero el esposo repetidamente le asegura lo “hermosa” que ella es (1:15, 4:1, 5:9, 7:1, 7:6 y más). Él describe tres veces dentro de los ocho capítulos lo tan maravillado que esta del cuerpo que Dios le ha dado a ella (4:1-16; 6:4-10, 4:1-9).

Sin embargo, muchas mujeres se resisten a compartir sus cuerpos libremente con sus maridos. Considera esta instrucción a una novia en una canción de boda real en Salmo 45 y cree lo que la Biblia dice de tu esposo.

Salmo 45:11 Pues tu esposo, el rey, se deleita en tu belleza;

Cuando tu marido diga que eres hermosa, elige creerle que está diciendo la verdad … y deja que se deleite.

Por supuesto, hay excepciones a cada uno de estos puntos. Algunas mujeres tienen esposos que son críticos con la apariencia de ellas o no tienen interés en el sexo. Si este es tu caso, lo siento mucho.Pero Dios puede trabajar en tu matrimonio y en la intimidad sexual. también.

Aún así, estos tres son los temas más comunes de los maridos. Así que pregunta si tu marido se siente de esta manera, o si lo crees, y que puedes hacer para buscar la intimidad sexual, según Dios, en tu matrimonio.

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. Hacer el amor es más satisfactorio cuando ambos lo desean, pero ¿cuál debería ser la respuesta cuando uno de los dos no lo desea en ese momento?
  4. Si tú como mujer no deseas tener intimidad por equis razón, ¿como podrían tratar el asunto para que puedas experimentar una mutua intimidad sexual placentera? Comparte hasta donde te sientas comoda o sea apropiado.
  5. Como esposo, ¿cómo podrías hacer sentir a tu esposa cómoda con su cuerpo, si esto es un problema, para que pueda gozar de una intimidad plena?
  6. ¿Por qué crees que en la mayoría de los casos, pero no en todos, la esposa es la menos interesada en tener relaciones sexuales con más frecuencia e intensidad?
  7. Lee 1 Corintios 7:3 ¿qué piensas de lo que dice este versículo? ¿Cómo puedes aplicarlo a tu vida? y ¿a la vida de tu esposo,a?
  8. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

ENLACES Y DESCARGAS