Equipos y Liderazgo

Como un nuevo templo de Dios, la iglesia reunida expresa la presencia de Dios – especialmente cuando actuamos para construirnos el uno al otro en Cristo.

Ir a las preguntas

Lee En la presencia de Dios: Una teología Bíblica de la adoración, David Peterson, Capítulo 7.

Pablo hizo hincapié en la adoración como una forma consagrada de la vida en respuesta a la obra de salvación misericordiosa de Dios. Pero no limita la adoración a solo la ética. Pablo también habla de la naturaleza y el propósito de las reuniones cristianas y en qué sentido adoramos a Dios en la asamblea de Su pueblo.

Encontrarse con Dios cuando la iglesia se reúne

Un no creyente puede encontrar a Dios con una respuesta de entrega (1 Corintios 14:24-25), pero el evangelismo no es el propósito principal de la reunión de los cristianos en el Nuevo Testamento. Pablo pone más énfasis en la edificación del pueblo de Dios. Esto sucede a través del don de profecía, y de hecho, a través de toda una serie de ministerios verbales cuando la congregación se reúne. Los cristianos se acoplan con Dios cuando la Biblia se expone formalmente y cuando los creyentes de manera informal se exhorta entre sí. En resumen, nos encontramos con Dios cuando nos encontramos los unos con los otros.

La iglesia como el templo del Espíritu Santo

1 Corintios 3:16 señala a la iglesia como el nuevo templo. La morada de Dios en la tierra no es un santuario especial, sino el pueblo de Dios en sí mismo, sobre todo cuando se reúnen en el nombre de Jesús. Esta identidad llama a la iglesia a preservar celosamente la unidad que comparten en Cristo (1 Corintios 3:17). Andit le pide a la iglesia a que mantengan su santidad en relación con el mundo que la rodea (2 Corintios 6:16-18). En Efesios 2:19-22, la iglesia se ve como el templo de Dios, pero esto incluye una asamble celestia, en lugar de una asamblea local, que abarca a judíos y gentiles de todas las edades. A la luz de esto, cada reunión de cristianos es una expresión de la iglesia celestial, y la realidad de Dios puede encontrarse en medio de su pueblo.

La edificación y la reunión de la iglesia

Pablo usa regularmente el lenguaje de la “edificación” para explicar el propósito de las reuniones cristianas. La palabra significa construir algo, y Pablo la utiliza principalmente para referirse no al crecimiento individual, sino al establecimiento numérico y espiritual del pueblo de Dios. Abarca el evangelismo y la plantación de iglesias, así como un proceso de enseñanza y seguido de aliento.

El concepto de edificación se mezcla con la idea de la iglesia como el cuerpo de Cristo. Esta metáfora hace hincapié en dos cosas: las relaciones de los cristianos entre sí en comunión y ministerio mutuo; y la relación de toda la iglesia a Cristo como cabeza. En Efesios 4:12-16, la iglesia se construye cuando los miembros sirven unos a otros con palabras y hechos que rodean la presencia y la supremacía de Jesús. En 1 Corintios 14, tal edificación tiene lugar cuando las personas comparten la verdad con otros en amor. La edificación es en última instancia la obra de Cristo, a través de los cristianos que utilizan sus dones uno hacia el otro cuando se reúnen.

La Cena del Señor en Corinto

1 Corintios 10-11 ofrece un ejemplo de los problemas relacionados con la edificación. Pablo trata con problemas con la práctica de la Cena del Señor de la iglesia. Esta es una comida comunal que los cristianos compartían en memoria del y como participación en el sacrificio de Cristo en la cruz – una comida de verdad y no sólo un ritual simbólico. El sacrificio de Cristo creó un nuevo pueblo, pero los Corintios estaban comiendo la comida de una manera que dividía a los ricos de los pobres, negando así la unidad del pueblo de Dios en Cristo. La Cena del Señor claramente fue con la intención de centrarse en las relaciones, así como en el anterior sacrificio y en el regreso venidero de Cristo.

La adoración en la iglesia y en el mundo

En el Nuevo Testamento, ya no es relevante pensar en la adoración en términos de cualquier lugar santo, persona, o temporada que crea una distancia de la vida cotidiana. Así que la adoración no es sólo lo que se lleva a cabo en un edificio de la iglesia o servicio. De hecho, cuando la iglesia se reúne, el enfoque de Pablo está en participar en la edificación de la iglesia. Esto incluye la oración y la alabanza, pero también el administrarse entre sí para anunciar y aplicar las verdades del Evangelio. Cristo habita en y con su iglesia. Esta experiencia se lleva a cabo más plenamente mientras el pueblo de Dios se reúne para expresar nuestra devoción a él y en servirnos unos a otros.

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. “Nos encontramos con Dios cuando nos encontramos el uno al otro.” ¿Estás de acuerdo o en desacuerdo, y por qué?
  4. ¿Cuál es el papel que juegan las palabras, cuando el pueblo de Dios se acoplan entre sí corporativamente?
  5. Si la iglesia es ahora el templo de Dios, ¿cómo es que los cristianos deben actuar?
  6. Explica “la edificación.” ¿Cómo se produce en la iglesia?
  7. ¿Qué sugiere la metáfora del “cuerpo” acerca de la relación de los cristianos con los demás? ¿Y con Cristo?
  8. Piensa en la asamblea descrita en 1 Corintios 14. ¿De qué manera son nuestras asambleas contemporáneas similares o distintas a ese modelo? ¿De qué manera deberían ser similares o distintas a ese modelo?
  9. ¿Qué sugiere 1 Corintios 10-11 sobre el significado y la práctica de la Cena del Señor?
  10. ¿Qué aplicaciones prácticas se pueden extraer de este capítulo acerca de cómo se practica la adoración cuando se reúne la iglesia?
  11. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

ENLACES Y DESCARGAS