Fe y Crecimiento

¿Qué quiso decir Jesús cuando dijo que debes “nacer de nuevo”?

Ir a las preguntas

A veces se oye una palabra en los grupos de conexion, estudio Bíblico, o en la iglesia y no se sabe muy bien lo que significa. Pero eres demasiado tímido o te da vergüenza preguntarle a alguien. Una de esas palabras es la regeneración. Es una palabra que muchos cristianos no entienden, pero tiene una importancia enorme para cualquier seguidor de Jesús.

El momento de la regeneración

La regeneración es la obra especial de Dios en una persona dándoles vida nueva. Es una transformación total. Es un trasplante de corazón completo. Y es toda la obra de Dios. En concreto, la regeneración es la obra del Espíritu Santo al entrar en tu vida.

En el momento de la conversión, una persona llega a la fe en Cristo y se regenera por el Espíritu Santo. Esto es lo mismo a lo que Jesús se refiere en Juan 3 cuando dice que una persona tiene que nacer de nuevo. Deben ser hechos nuevos por Dios.

Juan 3:3  Jesús le respondió: —Te digo la verdad, a menos que nazcas de nuevo,[a] no puedes ver el reino de Dios.

La regeneración fue prometida en el Antiguo Testamento

La palabra regeneración no aparece demasiado en la Biblia, pero se cita por todos lados. Una de las maneras más fáciles de entender la regeneración es mirar a la promesa de la regeneración que se encuentra en el A.T.

Ezequiel 36:26-27 Les daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de ustedes. Les quitaré ese terco corazón de piedra y les daré un corazón tierno y receptivo. Pondré mi Espíritu en ustedes para que sigan mis decretos y se aseguren de obedecer mis ordenanzas.

Retrocedamos por un momento y encontremos el contexto de este versículo. Dios está escribiendo a su pueblo en el A.T. En el A.T. cuando una persona ponía su fe en Jesús no recibía el Espíritu Santo de Dios. El Espíritu iba y venía en la vida de una persona. Como resultado, los humanos no podían fundamentalmente honrar a Dios con sus vidas.

Esto nos lleva a un problema más grande que tenemos en la vida: la maldad humana. El pecado nos separa de Dios y nos hace incapaces de complacerlo. Pero Dios quiere que lo honremos con nuestras vidas. Entonces, ¿cómo puede Dios usar a personas en mal estado para que lo honren? Él nos tiene que cambiar. Nos debe regenerar. Y esa es la promesa de Ezequiel.

Dios dice que un día daría a su pueblo un corazón nuevo. Ahora, el corazón es el lugar de tus valores y principios más profundos. Es el trono de tus emociones. Y está en mal estado en nosotros a causa del pecado. Pero Dios promete cambiar todo eso. Dios nos dará un corazón nuevo y vamos a tener su Espíritu. Esto sucede cuando ponemos nuestra fe en Jesús. Esta es la obra de la regeneración. Dios entra en tu vida y te hace un trasplante de corazón.

Dios nos hace completamente nuevos

Piensa en ello de la siguiente manera. Hace unos meses, mi calentador de agua se rompió. Probé cada truco que encontré en YouTube para solucionarlo, pero era inútil. Tenía que sustituir toda la unidad del quemador. Bueno, esto es algo así como la obra de Dios en nosotros. Dios no sólo improvisa una solución con nuestros corazones y pone un poco de cinta adhesiva en ellos. Él nos da un nuevo corazón que le ama y respeta. Y esa es la obra de la regeneración.

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. ¿Cuál es la definición de la regeneración? ¿De qué manera esta definición te ayudará a entender lo que quiere decir Jesús cuando dice que tienes que “nacer de nuevo” (Juan 3:3)?
  4. Lee Ezequiel 36:26-27. Enumera las promesas que Dios hace a su pueblo en este pasaje.
  5. ¿De qué manera se interpone el pecado en el camino de la obediencia a Dios?
  6. ¿Cuál es alguna evidencia en tu vida de que has experimentado una transformación total desde que te hiciste cristiano?
  7. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

ENLACES Y DESCARGAS