Vida y Relaciones

El tercer principio para un matrimonio saludable se trata de la comunicación y el conflicto. Las parejas necesitan aprender a expresar sus pensamientos, sentimientos y expectativas de una manera productiva.

Ir a las preguntas

Esta es la lección 3 de 3 en la serie Principios básicos del matrimonio.


El tercer principio para un matrimonio saludable se trata de la comunicación y el conflicto. Las parejas necesitan aprender a expresar sus pensamientos, sentimientos y expectativas de una manera productiva.

Principio #3 del matrimonio: Las parejas saludables se mantienen hablando

La comunicación – e incluso el conflicto – no es algo que temer. Con una buena comunicación, puedes estar seguro de que puedes resolver tus conflictos y estar más unidos como pareja.

[Serie relacionada: Cómo mantenerse conversando en el matrimonio]

Esta bien pelear por un matrimonio saludable

“Pelear”en tu matrimonio es algo bueno, si lo haces bien. Es una señal de que estás dispuesto a comprometerte con tu cónyuge en asuntos de su relación. Nunca es una buena señal cuando una persona quiere darse por vencido y encerrarse en sí mismo. Así que no trates de evitar los conflictos en tu matrimonio. En cambio, velos como una oportunidad para crecer.

Evita “Los tres hábitos malos” del conflicto

Antes de hablar del conflicto bueno, señalaremos tres hábitos comunes que no son saludables en el matrimonio. Mira si puedes reconocer alguno en tu propio matrimonio:

  1. Escalamiento. “Las escaleras mecánicas” dan un montón de gritos en una  pelea. Se convierten en un agresor que hace que la otra persona tema que no es seguro participar en el conflicto.
  2. Escapada. El “escapista” quiere evitar el conflicto a toda costa. En vez de  admitir su decepción, se tragan sus verdaderos sentimientos y resienten a su cónyuge en silencio.
  3. Invalidación. Al “invalidador” le gusta ser condescendiente y hace que su cónyuge se sienta estúpido o estúpida. Este podría ser el peor hábito de todos, ya que degrada a su cónyuge y señala a un problema más grave de orgullo.

[Relacionado: No permitas que la mala comunicación descarrile tu matrimonio]

Toma a pecho “Los tres hábitos buenos” del Conflicto

Las parejas saludables luchan contra los malos hábitos de la comunicación y los reemplazan con hábitos buenos. Prueba estas tres cosas:

  1. Usa declaraciones como “me siento … porque …” No solo señales con el dedo y culpes. Habla de tu punto de vista y cómo te sientes personalmente sobre la situación.
  2. Se un oyente activo. No sólo esperes para dar tu punto de vista. Escucha la perspectiva de tu cónyuge y dilo de nuevo en tus propias palabras.
  3. Llega a una solución. No te limites a debatir y discutir. Asegúrate de hablar acerca de lo “que aprendieron” como pareja. ¿Qué harán en el futuro?

Tu objetivo en el matrimonio debe ser levantar a tu cónyuge con tus palabras, incluso en medio del conflicto. En lugar de decir cosas hirientes, opta por encontrar una manera productiva de expresarte para que beneficie a tu cónyuge.

Efesios 4:29 No empleen un lenguaje grosero ni ofensivo. Que todo lo que digan sea bueno y útil, a fin de que sus palabras resulten de estímulo para quienes las oigan.

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. ¿Cómo has tratado los conflictos en tu matrimonio hasta ahora?
  4. En una escala del 1-10, ¿con qué frecuencia sientes que tu cónyuge no entiende tu punto de vista? En tu opinión, ¿qué contribuye a la ruptura?
  5. ¿Con cuál de los hábitos malos para la comunicación tienes más problemas? ¿Cómo ha afectado ese hábito a tu matrimonio?
  6. Lee Efesios 4:29. En una escala del 1-10, evalúa tu capacidad para usar las palabras de manera constructiva. ¿De qué manera puedes mejorar?
  7. Revisa los buenos hábitos de la comunicación. ¿En qué habilidad necesitas para trabajar más? ¿Cómo pueden esas habilidades ayudarte la próxima vez que tengas un conflicto?
  8. ¿Con qué frecuencia tomas pasos de acción en tus conflictos? ¿Qué te impide avanzar?
  9. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

Herramientas ministeriales: